Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Martín, argentino, encuentra muy deficiente al pentecostalismo.

Estimado Señor Homero:

Me presento: Soy Martín, tengo 34 años, y vivo en, Argentina.

Quiero expresar mi total apoyo a sus pensamientos, que son nada más ni nada menos que la doctrina de la Iglesia de Cristo, descrita en el Nuevo Testamento.

Le cuento un poco sobre mí, y de cómo llegué a su página: Fui bautizado católico, obviamente sin mi consentimiento. Desde chico, puedo decir, tuve a Dios siempre presente, en mayor o menor medida, de acuerdo a mis edades. Con el tiempo, fui descubriendo cosas en la iglesia católica que no me parecían correctas: imágenes, rezos repetidos, confesiones al cura, celibatos, etc., etc. Todo ello me fue apartando del catolicismo.

Cuando fui más grande, por un error caí en una iglesia evangélica. Digo "error", porque tenía que traducir la palabra a unos alemanes amigos míos, y mi primera interpretación fue que les tradujera algo de la Biblia. Allí conocí más o menos el tipo de culto que se practicaba. Posteriormente conozco a una chica evangélica, quien me explicó de qué se trataba todo eso, y me gustó lo que me dijo en cuanto a que allí se hacía lo que hacía la iglesia primitiva. No había imágenes, no había confesiones, los pastores se casaban... "Esto me gusta", me dije. Y empecé a ir más seguido. Hasta que el circo dominguero de gente por el suelo, de pastores que hablaban en jeringonza, de prédicas a los gritos, me hizo preguntar: "¿es esto lo que quiero?"

En fin, me casé con esa chica en una iglesia evangélica. Y durante años seguí yendo a esa iglesia, pero nunca del todo convencido. Mayormente iba de acompañante y espectador. Pocas veces recibía algo de la palabra. Esa iglesia luego se fue dividiendo, y así pasamos por tres iglesias evangélicas, hasta llegar a la que "voy" ahora. En esta iglesia, como en las otras, también hay "pastoras", diezmos, lenguas, desmayados, jolgorios y orgías emocionales.
Le confieso que doy gracias a Dios por todo ello, ya que por ello se me ha dado por investigar todos esos actos, y he leído la Biblia en este año mucho más de lo que leí en toda mi vida anteriormente. Así descubrí que las "pastoras" estaban prohibidas, que los diezmos fueron abolidos para hoy ser traídos para vaciar bolsillos de gente que necesita el dinero, que las lenguas de las que habla la Biblia son idiomas del mundo, que los dones fueron dados para la edificación de la Iglesia cuando no había un Nuevo Testamento escrito, que ya no hay apóstoles ni profetas, etc.

Todo esto me ha traído muchos conflictos, con mi esposa y muchos miembros de la congregación, que no aceptan esta verdad, por más que se las ponga delante de las narices. Me dan argumentos débiles, retorciendo las Escrituras de una forma vergonzosa, y no saben responder a muchos cuestionamientos que les hago, y me doy cuenta de que no conocen a fondo las Escrituras. Con esto no quiero decir que yo sí las conozco. Muchísimo me falta todavía, pero ha despertado en mí la necesidad de estudiarlas cada vez más.

Gracias a estos conflictos, he buscado otras opiniones fuera de la Biblia para ver si no era yo el único que pensaba así, y doy gracias a Dios que he descubierto muchísimas opiniones como las mías, con sólidos fundamentos. Y su página no es la excepción. Me doy cuenta de que la mayoría de los comentarios negativos que le han hecho, son sin fundamentos bíblicos, como los que me hacen a mí. Nadie da argumentos valederos para desacreditar lo que usted dice.
Por todo ello, quiero expresar mi alegría ya que me ha dado herramientas para sostener mis ideas, herramientas que siempre han estado frente mío y que yo no había leído antes. Veo que es necesario leer cada vez más y más la Palabra del Señor, para poder hablar con autoridad.
Cada día le pido al Señor que me dé entendimiento y sabiduría para llegar a Su verdad. Y Él, de una forma u otra, me la hace llegar.

¡Dios lo bendiga mucho!

 

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.