Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Socorro y bálsamo para el alma sufrida Muchos recursos.

Recursos para PowerPoint: Mensajes, clases, himnos

Pensamientos para hoy: DESGLOSE de TEMAS

 

Texto imprimible después de las imágenes (diapositivas)

Pensamientos para hoy

Tema 3

El "Padre Nuestro". No digas "Padre", si...

Contemplar, reflexionar, disfrutar y edificarse.

Compartir.

Usar para clases, mensajes o previo a cultos.

Este "Padre Nuestro" se presta para el fácil desarrollo de un mensaje (sermón) edificante. También clases bíblicas. El predicador o maestro competente sabrá enfatizar no solo los aspectos negativos resaltados en las tres imágenes (diapositivas) sino también los positivos de la oración como Jesucristo la enseñó originalmente, contrastándolos. Considerar las "Notas" que añadimos a las gráficas.

Para PowerPoint y otras aplicaciones

 

-Notas. La gráfica es de dos tréboles metálicos entrelazados, escogida para representar los pensamientos y acciones conflictivos, contradictorios, inconsecuentes, del creyente en Cristo que ora el "Padre Nuestro", o cualquier otra oración, más sin embargo, en su mente y diario vivir él es más mundano, carnal, materialista, que hijo espiritual de Dios, que cristiano realmente santificado, es decir, apartado de lo pecaminoso, de lo puramente terrenal, de pasiones pasajeras dañinas. Sin duda, el "Padre Nuestro" en labios de tal persona ofendería grandemente a Cristo y a su Padre celestial. "Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal" (1 Pedro 3:12).

 

-Notas. Si mira usted fijamente al centro de la gráfica sobre el trasfondo negro, quizás detecte como la forma esotérica de un caballo blanco galopando, aun volando, rápidamente. Según Apocalipsis 19:11-21, Jesucristo es jinete que viene montado sobre un caballo blanco, acompañado por "ejércitos celestiales" también montados sobre caballos blancos, con el fin de acabar de una vez para siempre con las naciones engañadas por Satanás y sublevadas contra la Deidad. Aplicada esta gráfica al presente, diríase que los preceptos sublimes y poderosos de Cristo, en los que se fundamenta el "Padre Nuestro", parten, rompen, despejan las tinieblas de la mente y espíritu del creyente que aún piensa demasiado en lo material, tal y como parte y despeja las tinieblas el veloz caballo blanco. Despedazan percepciones deficientes, erróneas, sobre lo que significa "...hágase tu voluntad". "...si no la aceptas cuando es dolorosa" encierra, potencialmente, todo un mensaje, o estudio, sobre hacer la voluntad de Dios no solo cuando nos cueste poco sino también cuando sea "dolorosa".

"Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal. Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas" (Filipenses 3:17-21).

 

-Notas. La gráfica a la derecha, con sus largos tentáculos modernos digitalizados, torcidos, puntiagudos, llenos de veneno mortal, la escogemos como símbolo de las tentaciones, los males y los sentimientos muy dañinos, tales como el "rencor", los que, tal cual tentáculos malvados, se extienden -vivos,  flagelantes, hechizantes y fuertes- desde el enorme "pulpo" cósmico de la maldad, hacia el corazón y espíritu del cristiano naufragándose en un mar tibio de ambivalencia, claudicaciones, vagancia espiritual, flojedad, negligencia, desánimo. Estos tentáculos agarran, enredan y aprietan hasta acabar con la vida espiritual del incauto, a menos que el atacado haga tremendo esfuerzo para librarse, luchando varonilmente y apelando por socorro, con sinceridad y vigor, al Salvador de corazones, almas y vidas.

A continuación, el…

Texto imprimible del escrito Padre nuestro. No digas "Padre", si...

Seguido por el texto de las Notas.

 

“Padre nuestro”

No digas “Padre”, si cada día no te comportas como hijo.

No digas “nuestro”, si vives aislado en tu egoísmo.

No digas “que estás en los cielos”, si solo piensas en las cosas terrenales.

No digas “santificado sea tu nombre”, si lo invocas con tus labios, pero tu corazón está alejado de él.

No digas “venga tu reino”, si lo confundes con el éxito material.

No digas “hágase tu voluntad”, si no la aceptas cuando es dolorosa.

No digas “el pan nuestro de cada día”, si no te preocupas por la gente que tiene hambre.

No digas “perdona nuestras ofensas”, si guardas rencor a tus hermanos.

No digas “no nos dejes caer en tentación”, si no evitas las ocasiones de pecados.

No digas “líbranos del mal”, si no tomas partido contra el mal.

No digas “Amén”, si no has tomado en serio las palabras del “Padre nuestro”.

 

Texto de las Notas

-Notas. Primera imagen (diapositiva). La gráfica es de dos tréboles metálicos entrelazados, escogida para representar los pensamientos y acciones conflictivos, contradictorios, inconsecuentes, del creyente en Cristo que ora el "Padre Nuestro", o cualquier otra oración, más sin embargo, en su mente y diario vivir él es más mundano, carnal, materialista, que hijo espiritual de Dios, que cristiano realmente santificado, es decir, apartado de lo pecaminoso, de lo puramente terrenal, de pasiones pasajeras dañinas. Sin duda, el "Padre Nuestro" en labios de tal persona ofendería grandemente a Cristo y a su Padre celestial. "Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal" (1 Pedro 3:12).

-Notas. Segunda imagen (diapositiva). Si mira usted fijamente al centro de la gráfica sobre el trasfondo negro, quizás detecte como la forma esotérica de un caballo blanco galopando, aun volando, rápidamente. Según Apocalipsis 19:11-21, Jesucristo es jinete que viene montado sobre un caballo blanco, acompañado por "ejércitos celestiales" también montados sobre caballos blancos, con el fin de acabar de una vez para siempre con las naciones engañadas por Satanás y sublevadas contra la Deidad. Aplicada esta gráfica al presente, diríase que los preceptos sublimes y poderosos de Cristo, en los que se fundamenta el "Padre Nuestro", parten, rompen, despejan las tinieblas de la mente y espíritu del creyente que aún piensa demasiado en lo material, tal y como parte y despeja las tinieblas el veloz caballo blanco. Despedazan percepciones deficientes, erróneas, sobre lo que significa "...hágase tu voluntad". "...si no la aceptas cuando es dolorosa" encierra, potencialmente, todo un mensaje, o estudio, sobre hacer la voluntad de Dios no solo cuando nos cueste poco sino también cuando sea "dolorosa".

"Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal. Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas" (Filipenses 3:17-21).

-Notas. Tercera imagen (diapositiva). La gráfica a la derecha, con sus largos tentáculos modernos digitalizados, torcidos, puntiagudos, llenos de veneno mortal, la escogemos como símbolo de las tentaciones, los males y los sentimientos muy dañinos, tales como el "rencor", los que, tal cual tentáculos malvados, se extienden -vivos,  flagelantes, hechizantes y fuertes- desde el enorme "pulpo" cósmico de la maldad, hacia el corazón y espíritu del cristiano naufragándose en un mar tibio de ambivalencia, claudicaciones, vagancia espiritual, flojedad, negligencia, desánimo. Estos tentáculos agarran, enredan y aprietan hasta acabar con la vida espiritual del incauto, a menos que el atacado haga tremendo esfuerzo para librarse, luchando varonilmente y apelando por socorro, con sinceridad y vigor, al Salvador de corazones, almas y vidas.

 

Pensamientos para hoy: DESGLOSE de TEMAS

Socorro y bálsamo para el alma sufrida Muchos recursos.

Recursos para PowerPoint: Mensajes, clases, himnos

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.