Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Oración por una pareja que atraviesa la etapa de la ancianidad

www.bing.com

 

“Amado Dios y Creador, Dador y Sostenedor de la vida, de la manera que el apóstol Pablo solía orar por los hermanos de aquel Siglo I, dando gracias por ellos y aun mencionando a algunos por nombre, en estos momentos nosotros, los miembros de esta congregación, oramos a usted por nuestros hermanos Iris y Jorge, sus hijos y nietos.

Damos gracias por su entrega, constancia y abundantes frutos espirituales. Por los cuarenta y ocho años de matrimonio que cumplen precisamente en este mes. Por su excelentísimo ejemplo de fidelidad conyugal. Y le rogamos concederles el gozo de celebrar también su Aniversario de Oro, y todavía más aniversarios después. Sea hecha tu voluntad al respecto, como también en todos los aspectos de su vida, al igual que en el andar de todos y cada uno de nosotros sus hijos.

Humildemente y con plena reverencia, le pedimos que reparta a Iris y Jorge, durante los días que resten de su jornada terrenal, porciones grandes de…

-Ecuanimidad.

-Lucidez mental.

-Alegría espiritual inapagable.

-Positivismo inexpugnable.

-Paciencia imperturbable.

-Fe inquebrantable.

-Esperanza inspiradora.

-Sabiduría celestial, la cual es ‘pura… pacífica, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos… sin incertidumbre’.

Qué sea menos el estrés que experimenten en su caminar diario. Menos los sinsabores. Menos las tempestades de la vida, y de menor intensidad. Más los ratos sosegados de paz y tranquilidad. Más profunda la comprensión de seres queridos y compañeros de la fe. Más frecuente, sensible y sólido nuestro respaldo moral y espiritual para ellos. Más fuerte el amor entre los dos. Redoblados su mutuo compromiso, confianza y cuidado.

Qué el ser interior, tanto de Iris como de Jorge, lo fortalezca y haga madurar cada vez más, aunque el cuerpo físico de cada uno se debilite y se desgaste más, proceso natural en nosotros los seres humanos mientras habitemos este globo terráqueo.

Qué renueva usted de día en día el vigor emocional, moral y espiritual de esta muy amada pareja, para que, unidos sus corazones en amor y el propósito sublime de ser admitidos finalmente a su augusta presencia, vayan subiendo de gloria en gloria por los distintos niveles de esta existencia, hasta alcanzar la esplendorosa cumbre de una vida cristiana conducida, con dignidad y esmero, a su feliz culminación triunfante. Amén.”

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.