Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales.

 

Falsos profetas… Falsas enseñanzas por Wuiston Medina

“Piernas adormecidas”: señal que el pastor John Kilpatrick usó para comenzar un gran avivamiento en la Brownsville Asamblea de Dios, Pensacola, Flórida.

John y Brenda Kilpatrick

¡El mismo John Kilpatrick lo contó así!

Este que escribe le oyó en un programa de televisión de Oral Roberts Ministries, donde Richard Roberts, hijo de Oral, entrevistaba a Kilpatrick (enero de 2005). Roberts interroga a Kilpatrick sobre los inicios del famoso “avivamiento en la Brownsville Asamblea de Dios” que estalló el Día de los Padres, del 1995, y Kilpatrick relata lo siguiente, parafraseando:

1.  Que aquel día había aproximadamente 1,800 personas congregadas.

2.  Que él estaba al frente, orando con un grupo.

3.  Que él mismo no hubiese querido estar presente, pues estaba muy acongojado por la muerte de su madre, fallecida hacía pocos días.

4.  Que estaba arrodillado largo rato, orando con el grupo.

5.  Que terminada la oración, al intentar incorporarse, no podía.

6.  Que sus piernas estaban trancadas de tal modo que no podía pararse.

7.  Que los hermanos cercanos a él lo levantaron, llevándolo a la tarima.

8.  Que él interpretó este acontecimiento como señal del Espíritu Santo.

9.  Que al poder dirigirse a la congregación, se lo dijo, exclamando: “¡Esto es lo que hemos venido esperando hace años! ¡Esto es obra de Dios! ¡Por esto hemos venido orando!”

10.  Que al verter él estos sentimientos e impresiones, algunos de los presentes cayeron en éxtasis.

11.  Que esto produjo una reacción en cadena, resultando en tremendo “derramamiento del Espíritu” (según él) e iniciándose un “avivamiento tal” que las noticias de lo acontecido en Brownsville corrieron pronto por iglesias cercanas, luego por el estado de Florida, entonces por la nación y aún por otros países, y que desde aquel día (según testificó) veintitrés millones de personas han visitado la Iglesia Brownsville para experimentar el “avivamiento” y recibir bendiciones.

     Al escuchar el relato, pensaba: “Bueno, pero esto, sí, es el colmo. ¡Tremendo ‘avivamiento’ entra en una congregación por las batatas de las piernas del pastor John Kilpatrick!” Hincado por buen rato, sus piernas se le adormecen. Consecuencia completamente natural de tal posición, ¿no?, pero a él, como buen pentecostal al fin, propenso siempre a interpretar cualquier anomalía como “señal del cielo… de Dios… del Espíritu Santo”, se le ocurre interpretarla como intervención sobrenatural. Pensaba para mis adentros: “Este varón no puede ser tan ingenuo, ciego, obtuso, engañándose a sí mismo, para luego engañar a multitudes.” Me sentía, confieso, muy indignado. También asombrado por el alto nivel de, ¿cómo llamarlo?, ignorancia espiritual y doctrinal, y de no ser atribuible a gran ignorancia aquella actuación infantil, pues entonces hay que clasificarla en la categoría de artimañas psicológicas astuta y oportunamente tramadas y aplicadas. ¡Gracioso pastor John! ¿Qué el Espíritu Santo se manifestase, entrando por las batatas adormecidas de sus piernas? ¿Cómo se atreve usted a plantear semejante ridiculez, y eso con cara seria? ¡Cómico pastor! No podía menos que reírme un poco. Pero enseguida me embargaron profunda tristeza y preocupación al reflexionar sobre cuán pronto las multitudes se tragan cualquier mensaje emotivo, lanzándose tras hombres como usted, en su afán desmedido de señales, sanidad, avivamiento.

     La falsedad del pastor John Kilpatrick se ha quedado ampliamente descubierta. Hank Hanegraaff, presidente de Christian Research Institute (El Instituto de Investigaciones Cristianas, dedicado a la defensa científica de la Biblia), en “Larry King Live, programa de CNN, dijo que los asistentes a la iglesia de Kilpatrick, en Pensacola, estaban siendo manipulados de tal manera que se inducían en ellos estados alterados de consciencia. Airado, Kilpatrick denunció a Hanegraaff ante los fieles en Pensacola, diciendo: “Yo le voy a profetizar que si no desiste usted de criticar al ‘Avivamiento Brownsville ’… dentro de noventa días el Espíritu Santo le va a hacer caer”. Tanto los medios cristianos como seculares reportaron esta disputa y la guerra profética de Kilpatrick contra Hanegraaff. La profecía debía cumplirse el 5 de julio del 1997. Mediante su programa radial, Hanegraaff recordaba constantemente al público el asunto de la profecía contra él, no dejándolo morir. Al acercarse la fecha, Kilpatrick se retractó, pidiendo perdón y confesando que había hablado como carnal. Pero, el fuego estaba encendido, ya que Kilpatrick había reclamada inspiración divina para su profecía, y algunos oficiales de su congregación, como también del Concilio de las Asambleas de Dios, habían respaldado y defendido al renombrado pastor. Las acusaciones, contra acusaciones y controversias seguían. Se reportó una división entre los oficiales de la Iglesia Brownsville, marchándose algunos.

     El 19 de octubre de 2003, John Kilpatrick renunció como pastor de la iglesia Brownsville. A pesar de ser “falso profeta confirmado”, ha montado un “ministerio” para “ministrar” a otros pastores. ¡Cuán ingenuos son los que mantienen en el poder, mediante sus aportaciones, participación personal y apoyo moral, a tales líderes espirituales! ¡E igualmente culpables! “Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras” (2 Juan 10-11).

Escribe Homero Shappley de Álamo .

Algunos datos tomados del sitio de Internet de Personal Freedom Outreach. www.pfo.org  Mucho material en inglés.

Falsos profetas… Falsas enseñanzas por Wuiston Medina

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.