Un estudio sobre el uso de herramientas
por chimpancés desacredita la teoría de
“Chimpancés en la Edad de Piedra”.

Original en inglés, publicado por “Ancient Origins” (Orígenes antiguas)
el 23 de julio de 2021. Traducción por Homero Shappley.
“Comentarios breves” en verde insertados por el traductor.

 

¡CIENTOS de CIENTÍFICOS DESACREDITADOS!
También la NATIONAL GEOGRAPHIC.

 

 

https://www.ancient-origins.net/news-evolution-human-origins/chimpanzee-tool-use-0015610

 

 

Study of Chimpanzee Tool Use Debunks “Chimps in Stone Age” Theory

23 de julio de 2021. Por  ASHLEY COWIE

 

Un chimpancé utiliza un palito como “herramienta” en su búsqueda de alimento en un hoyito en el tronco de un árbol. ¿”Inteligencia” igual a la de humanos de la Edad de Piedra?

Ashley Cowie escribe…

Quizás hayas escuchado a algún podcaster hip como Joe Rogan, o visto el video de la National Geographic en YouTube, sobre el chimpancé que pesca con una lanza. Rogan, juntamente con un número alarmante de científicos, reclaman cosas tales como: “Los chimpancés están, en la actualidad, en la Edad de Piedra”. Para el video aludido de la National Geographic: https://www.youtube.com/watch?v=7P46vKuO3Hg  

Sin embargo, parece haber sido extinguida la idea según la que el uso de herramientas por los chimpancés estuviera a la par con el de seres humanos de la Edad de Piedra. Esta clase de titular da lugar a la idea de que en el futuro nuestros peludos primates primos evolucionen al punto de tener negocios, carros, y quizás su propio teléfono inteligente. Refrescantemente, ahora un nuevo estudio demuestra claramente que “los chimpancés no han entrado a la Edad de Piedra”. Más aún, están muy lejos de lograrlo.

Comentario. ¡Ah! ¡Se equivocan la famosa National Geographic y podcasters tales como Joe Rogan! “Extinguida” su “idea según la que el uso de herramientas por los chimpancés estuviera a la par con el de seres humanos de la Edad de Piedra”. Más adelante, se presentan las pruebas.

Bien que muchos hayan reportado haber observado a los chimpancés usar herramientas a la par con los seres humanos de la Edad de Piedra, en realidad los chimpancés no han alcanzado tal nivel de habilidad innata. (La fotografía por Kajenna/Adobe Stock)

 

 

 

 

 

 

 

 

Un nuevo documento sobre el uso de herramientas por chimpancés
se sobrepone a todos los demás documentos anteriores, hallándolos equivocados.

En 2007, la National Geographic anunció que, “por primera vez, los simios grandes habían sido observados haciendo y usando herramientas para casar a mamíferos”. Se explicó en el artículo que al menos 22 papeles científicos de los 1990 y temprano en los 2000 habían documentado observaciones al efecto de que chimpancés salvajes en una sabana africana partían palitos para formar susodichas “lanzas”. Supuestamente, para usarlos como armas, metiéndolos en huecos de troncos de árboles para cazar y apuñalar a lemúridos, un tipo pequeño de primate. Según el informe de la National Geographic, esto “arroja luz”, se teoriza, “sobre la evolución del comportamiento de cazador entre los primeros humanos”.

En la actualidad, el número de estos papeles se acerca a unos cien, y todos sugieren que los simios [de actualidad] están avanzando por una trayectoria evolucionaria similar a los humanos.

Bien que los chimpancés usen herramientas,
no pueden fabricar herramientas de piedra.

(la fotografía por rai/Adobe Stock)

Mas, sin embargo, un papel de investigaciones publicado en Open Research Europe reclama haber probado que todos se equivocan, mostrando que el 99% de los científicos especialistas en simios (también, Joe Rogan), deberían renunciar su fantasía de “chimpancés en la Edad de Piedra”.

 

Comentario. ¡Equivocados cientos de “científicos especialistas en simios”! ¿Qué deberían “renunciar su FANTASÍA de ‘chimpancés [de actualidad] en la Edad de Piedra’? ¡Cientos de científicos, también la National Geografic, creyendo y promoviendo FANTASÍAS! Ver la prueba a continuación.

El proyecto STONECULT es dirigido por el Dr. Claudio Tennie, y el nuevo estudio ha sido conducido por la Dra. Elisa Bandini y el Dr. Alba Motes-Rodrigo de la Universidad de Tübingen, y el Dr. Shannon McPherron del Max Planck Instituto de Antropología Evolucionaria en Leipzig, Alemania. Publicado en la revista ERC (Open Research Europe), el papel plantea que el uso de herramientas por chimpancés no se acerca por mucho a las habilidades de los humanos de la Edad de Piedra.

¿Por dónde se desviarían tantos científicos? 

Qué conste: la pregunta de este subtítulo ¡la hacen varios científicos
con doctorados en distintas especialidades!

¡“TANTOS CIENTÍFICOS” DESVIADOS dice este subtítulo!
También la NATIONAL GEOGRAPHIC.
A continuación, las razones.

 

Las nuevas conclusiones, un tanto controversiales, fueron confeccionadas después del estudio de once chimpancés en el zoológico en Kristiansand, Noruega, y el Santuario y Orfanato de Vida Salvaje Chimfunshi en Zambia. Los chimpancés “no parecen ser capaces de fabricar espontáneamente y usar herramientas afiladas de piedra”, dice el nuevo papel, lo cual conflige directamente con cientos de estudios similares que plantean lo opuesto. Además, esta falta de habilidad e inspiración para fabricar herramientas afiladas fue observada aun cuando los chimpancés tenían a mano todos los materiales, como, además, la incentivación.

El equipo investigativo se hizo una pregunta muy clara: los chimpancés, ¿tenían la habilidad de fabricar herramientas de piedra, como lo hacían los humanos hace 2.6 millones de años? Alba Motes-Rodrigo señaló que todos los experimentos anteriores enforcaron a “los grandes simios que habían sido aculturados y adiestrados por humanos, quienes también los habían enseñado técnicas de manufactura”. Por lo tanto, la razón principal por la que los nuevos experimentos demuestran lo opuesto a estudios anteriores se debe a que se analizaron los comportamientos de chimpancés no adiestrados (no aculturados).

Dos contenedores de alimento fueron presentados a los chimpancés estudiados, separados estos de los contenedores por una plancha de Plexiglás. Para alcanzar los contenedores, los simios debían fabricar herramientas afiladas de piedra. Pese a que fueron puestos debajo de las narices de los simios una piedra de la que pudieran sacar cantos y otras piedras que servían para martillar, así partiendo pedazos afilados, no hubo evidencia alguna al efecto de que los chimpancés pudieran fabricar las herramientas necesarias para resolver el problema. Nada. Se hubiesen muerto de hambre. A diferencia de estudios anteriores, este experimento demuestra que chimpancés salvajes que no han observado durante toda su vida a seres humanos fabricar herramientas son incapaces de hacer herramientas a la par con los humanos de la Edad de Piedra.

Aceptando que los chimpancés no están en una etapa de evolución equivalente a la Edad de Piedra de humanos, ¿qué tan cerca estarían? Claudio Tennie explicó que claramente no estaban motivados a alcanzarlo, aunque los chimpancés entendieran, probablemente, que los contenedores tenían alimento. “Ninguno de los animales en el experimento siquiera intentó fabricar herramientas afiladas de piedra.” “Los chimpancés no poseen esta habilidad espontánea” para fabricar herramientas, reclama el estudio. Esto indica que “todos” los estudios previos sobre el uso de herramientas por chimpancés fueron contaminados en el sentido de que los sujetos de la prueba, a saber, los chimpancés, habían estado todos ellos en contacto cercano con humanos antes de que fueran estudiados. Tennie reiteró: “No han entrado en la Edad de Piedra”.

Comentarios. Así que, cientos de papeles científicos que afirmaban tener los chimpancés del presente la habilidad de fabricar herramientas de piedra, mas, sin embargo, todos equivocados por apoyarse en estudioscontaminados. “Contaminados” porque los científicos que realizaron los experimentos no tuvieron la inteligencia de tomar en cuenta el hecho de estar observando a simios aculturados que solo imitaban a seres humanos.

Todo este escenario resalta la tendencia notable del ser humano a equivocarse, a pasar por alto factores claves, a tener por hecho lo que, en realidad, no lo es, etcétera, no siendo exentos ni científicos, maestros de religión, o revisores (como yo). Dado que tal es el caso con más frecuencia de la que quisiéramos admitir, ¿con qué justificación confiar implícita e incondicionalmente en cualquier de ellos, o nosotros mismos? Sin efectuar verificaciones exhaustivas, por arduas que resulten. ¿Aun endiosarlos? Como si fueran infalibles. Como si sus conclusiones fueran ley. Error mayúsculo en el que suele incurrirse mucha juventud, especialmente los que cursan estudios universitarios de categoría científica.

Razonemos juntos, objetivamente: si cientos de científicos se equivocan en sus experimentos y documentos sobre la supuesta habilidad de chimpancés de fabricar herramientas de piedra, ¿en cuántos asuntos más podrían equivocarse? Particularmente, en las ciencias por naturaleza bastante inexactas tales como la antropología, primatología, paleontología, psicología evolucionaria y algunas áreas de la astronomía, por ejemplo, el espacio muy, muy distante..

Arriba, en el segundo párrafo después de subtítulo, se encuentra la oración: “El equipo investigativo se hizo una pregunta muy clara: los chimpancés, ¿tenían la habilidad de fabricar herramientas de piedra, como lo hacían los humanos hace 2.6 millones de años?”

Los miembros del “equipo investigativo” que encontraron “contaminados” estudios anteriores sobre habilidades de simios, y, consiguientemente, equivocados en sus conclusiones los científicos que los realizaron, también son partidarios de la evolución darwiniana. Y también los administradores de Ancient Origins, el sitio de Internet fuente del artículo que estamos analizando.

Los miembros del “equipo” afirman que “los humanos” que vivían en la tierra “hace 2.6 millones de años” tenían “la habilidad de fabricar herramientas de piedra”. “…hace 2.6 millones de años”, en el tiempo que ellos llaman la “Edad de Piedra”. He aquí otros temas controvertidos sobre los que infinidad de científicos hacen ponencias autoritarias como si ellos mismos hubieran vivido en el planeta Tierra “hace 2.7 millones de años”. A saber, la edad del planeta Tierra y el tiempo de seres humanos en la tierra.

Temas altamente especulativos, pese a que los científicos aludidos discrepen vigorosamente. ¿Cómo saben ellos a ciencia cierta que la tierra y sus habitantes humanos tengan tanto tiempo de haber existido? Claro, traen argumentos y evidencia que consideran contundente a favor de sus convicciones. Mas, sin embargo, dado su tendencia notable de interpretar “evidencia” a su manera y formular conclusiones fundamentadas en cantidades de “suposiciones”, las que presentan, frecuentemente como “hechos”, ¿con qué lógica abrazar apresuradamente sus posiciones como si fueran verdades absolutamente incuestionables?

Por cierto, muchos científicos no lo hacen, presentando evidencia y argumentos en contra de tan larga existencia para la tierra como de 4.54 billones de años y seres humanos (Homo habilis) en la tierra desde hace 2.8 millones de años.

La obsesión que la ciencia tiene con el chimpancé está arraigada en el hecho de ser el simio nuestro pariente más cercano. La escultura en la fotografía se llama “Simio con una calavera”, por Hugo Reinhold, en 1893. (Darwin Monkey – Mono de Darwin/ CC BY-SA 4.0)

Comentario. La “Calavera” que el “simio” contempla es de un ser humano (Homo habilis). El “hecho” es que “tantos científicos equivocados”, y, además, multitudes de otros evolucionistas darwinianos, reclaman “este simio” como su pariente más cercano”. Ya que ese es el “hecho” y la verdad para ellos, ¡tienen el derecho de regocijarse por su relación con sus “peludos primates sobrinos”, al igual que con su compañía! Si eso es lo que quisieran. Si tal es el concepto que desean tener de sí mismos. Que se han evolucionado de los grandes simios, particularmente, de los chimpancés, y que no son más que una clase superior de puros animales. “Los seres humanos poseen un par menos de cromosomas que otros simios…” resulta ser una declaración que clasifica inequívocamente a los humanos (Homos habilis) como SIMIOS. https://en.wikipedia.org/wiki/Humanzee

Personalmente, tengo un concepto más alto y noble de mi ser, y una visión más ancha y sublime de mi lugar en el cosmos. Así que, “los chimpancés y los humanos están estrechamente relacionados, teniendo el 95% de la secuencia DNA y el 99% del código secuencial”. Y, por eso, algunos científicos han postulado un híbrido hipotético que llaman “humancé”, todavía inexistente, afortunadamente. Pese al parecido del DNA, la diferencia entre mi cuerpo físico y el del chimpancé es, a simple vista, ¡grandísima!

Aun y con todo, la consideración vital es que yo puedo pensar, tal y como lo estoy haciendo en este momento, en una escala real y abstracta de complejidad conceptual, racionamiento y proyección más allá -tal es me deducción y convicción- de los poderes de un cerebro meramente físico y puramente animal, por ejemplo, el del chimpancé o de cualquier otro de los simios grandes, incluso del cerebro físico de Homo habilis que los evolucionistas darwinianos también clasifican como “SIMIO”. “Un simio grande y desnudo”, como se informa que dijera uno de ellos.

El chimpancé, ¿es capaz de concebir y analizar la idea de “un concepto más alta y noble de su ser”, o de “una visión más ancha y sublime de su lugar en el cosmos”? Y eso es tan solo una parte pequeñísima de conceptos, visiones, valores, proyecciones, y regiones más allá de lo meramente visible-físico-material en los que soy capaz de pensar racionalmente, entendiéndolos, y ajustando mi existencia a ellos como yo quisiera.

Querido Evolucionista Darwiniano, ¿quiere usted decirme que esta habilidad mía, la que tenemos en común, se supone, sea el producto de una evolución puramente material-física? Desde luego que sí, y tengo conocimiento de su línea de argumentación. Sin embargo, no la acepto, pues me parece totalmente irracional pensar que el cerebro completamente físico pudiera ejecutar el salto quantum de la existencia absolutamente material-física al tipo de “pensar” que estoy manifestando en este momento. Claro, hago uso de mi cerebro humano físico para mecanografiar en computadora y publicar en el Internet lo que estoy escribiendo, mas, sin embargo, mi “MENTE” no se limita a las sinapsis de mi cerebro físico.

Enseñar, como lo hacen los evolucionistas darwinianos, no pocos con agresiva e imperiosa insistencia, que los seres humanos tienen parentesco estrecho con los chimpancés y demás simios grandes, que son de su linaje, y que no deberían ilusionarse con ser algo más que un ser animal más avanzado que ellos en la trayectoria evolucionaria, que esta es la única verdad acerca de nosotros, nos privaría de la opción de concebirnos como de un linaje muy distinto al de los simios, infinitamente superior al de ellos, a saber, del “linaje de Dios”, el Creador que nos hizo “a su imagen y semejanza”. Hechos 17:24-29; Génesis 1:26-27. Desde luego, esta opción la descartan de plano los “tantos científicos” desviados, al igual que la mayoría de los que no se tengan como tal.

 

La imagen al principio: Un estudio sobre el uso de herramientas por chimpancés concluye que los chimpancés utilizan una variedad de herramientas, mas, sin embargo, no figuran entre ellas herramientas afiladas de piedra. Fuente: Kevin Langergraber.

 

“Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando
las profanas pláticas sobre cosas vanas,
y los argumentos de la 
falsamente llamada ciencia.”

1 Timoteo 6:20

 

This subject in ENGLISH, in the all-English site Spirit of Prophecies.

 

 


 

Evolución darwiniana, ateísmo, escepticismo, humanismo y hedonismo. Muchos estudios es esta Web.

 

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.