Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.


-DESGLOSE del "Contenido completo" de estos estudios

“La cena del Señor”

Lección 8 (de 15)

 

Una congregación en el oriente participa del “fruto de la vid”, el cual representa la sangre de Cristo vertida en la cruz. (www.cofchrist.org) En la India, miles de congregaciones celebran “la cena del Señor” cada primer día de la semana.

DIFERENCIAS
entre “la cena del Señor” y “el pan de la proposición”, colocado sobre su “mesa de madera de acacia” en el Lugar Santo del templo judío.

   

Una representación de la “mesa de madera de acacia”, con las “doce tortas… de flor de harina”,
seis en cada hilera”
, y recipientes de “incienso puro, siendo este incienso “para el pan como perfume”.
(
www.mishkanministries.org ) Cada día de reposo lo pondrá continuamente en orden delante de Jehová, en nombre de los hijos de Israel, como pacto perpetuo. Y será de Aarón y de sus hijos, los cuales lo comerán en lugar santo…” (Levítico 24:8-9).

Tareas

-Leer los textos del Antiguo Testamento que contienen instrucciones acerca del “pan de la proposición” y la “mesa de madera de acacia”.

-Anotar las DIFERENCIAS entre “la cena del Señor” y aquellas “ordenanzas de culto” que atañían al “santuario terrenal” bajo el “primer pacto” (Hebreos 9:1).  

-Levítico 24:5-9.  (5) “Y tomarás flor de harina, y cocerás de ella doce tortas; cada torta será de dos décimas de efa. (6) Y las pondrás en dos hileras, seis en cada hilera, sobre la mesa limpia delante de Jehová. (7) Pondrás también sobre cada hilera incienso puro, y será para el pan como perfume, ofrenda encendida a Jehová. (8) Cada día de reposo lo pondrá continuamente en orden delante de Jehová, en nombre de los hijos de Israel, como pacto perpetuo. (9) Y será de Aarón y de sus hijos, los cuales lo comerán en lugar santo; porque es cosa muy santa para él, de las ofrendas encendidas a Jehová, por derecho perpetuo.”

-Éxodo 25:23-30.  (23) “Harás asimismo una mesa de madera de acacia; su longitud será de dos codos, y de un codo su anchura, y su altura de codo y medio. (24) Y la cubrirás de oro puro, y le harás una cornisa de oro alrededor. (25) Le harás también una moldura alrededor, de un palmo menor de anchura, y harás a la moldura una cornisa de oro alrededor. (26) Y le harás cuatro anillos de oro, los cuales pondrás en las cuatro esquinas que corresponden a sus cuatro patas. (27) Los anillos estarán debajo de la moldura, para lugares de las varas para llevar la mesa. (28) Harás las varas de madera de acacia, y las cubrirás de oro, y con ellas será llevada la mesa. (29) Harás también sus platos, sus cucharas, sus cubiertas y sus tazones, con que se libará; de oro fino los harás. (30) Y pondrás sobre la mesa el pan de la proposición delante de mí continuamente.”

 

El “Lugar Santo” del tabernáculo (templo) cuyo diseño y mobiliario fueron revelados por Dios a Moisés en el monte de Sinaí. (“iLumina”) A la derecha, “la mesa de madera de acacia”, enchapada de oro, con sus doce tortas de pan sin levadura. A la izquierda, el “candelero de oro puro”, con sus “siete lamparillas”. “Mira y hazlos conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte” (Éxodo 25:31-40).

Diferencias discernidas

1.  El “pan de la proposición” pertenecía al “primer pacto”, es decir, a la “antigua ley”, a la de Moisés, el Antiguo Testamento. En cambio, “la cena del Señor” pertenece al Nuevo Testamento. De hecho, Cristo enseñó, durante la institución de “la cena” , refiriéndose a la copa: “Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto …” (Mateo 26:27-28).

2.  El “pan de la proposición” fue colocado sobre la “mesa de madera de acacia” en el Lugar Santo de aquel “santuario terrenal”, o sea, el templo material que Moisés debía edificar conforme al dechado que recibió de Dios en el monte Sinaí. En cuanto a “la cena del Señor”, el Espíritu Santo no manda a construir ningún mueble en particular para ella. De cierto, no es indispensable alguna “mesa” material para la celebración aceptable de “la cena del Señor”.

3.  Aquella “mesa” para el “pan de la proposición” debía ser fabricada siguiendo unas diecinueve especificaciones muy detalladas. Volvemos a observar que, en el Nuevo Testamento, Dios no manda a fabricar mesa alguna para la celebración de “la cena del Señor”.

4.  Sobre aquella “mesa de madera de acacia” se colocaban el “pan de la proposición” e incienso. Pero, los dos elementos requeridos para la celebración de “la cena del Señor” son el pan sin levadura y la copa.

5.  Aquel “pan” se identificaba como “de la proposición”.

-“Pan de la proposición.”  “ La traducción literal del hebreo de esta frase es «panes de la cara» (es decir, «cara» de Dios). Para los hebreos este pan estaba en la presencia de Dios en el tabernáculo. También se le llamaba «pan continuo» (Números 4.7) y «pan sagrado» (1 Samuel 21.6 ).” (Diccionario ilustrado, en “ILUMINA”)  Este nombre no es aplicado al pan sin levadura de “la cena del Señor”.

6.  Los sacerdotes levíticos debían cocer cada semana “doce tortas” del “pan de la proposición”,  “cada torta… de dos décimas de efa” de “flor de harina”, poniéndolas en “dos hileras, seis en cada hilera”.

-Especificaciones semejantes no aparecen en el Nuevo Testamento para el pan sin levadura de “la cena del Señor”. Sin duda, las “doce tortas” representaban a los doce patriarcas, o las doce tribus de Israel. Ya que se ha creado para la Era Cristiana, según el Nuevo Testamento, un nuevo “Israel de Dios” (Gálatas 6:16), aboliéndose aquella “ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear… de los dos” , es decir, de judíos y gentiles, “un solo y nuevo hombre, haciendo la paz” (Efesios 2:14-16), queda sin importancia aquello de “doce tortas”. Tampoco es aplicable al “pan sin levadura” de “la cena del Señor” aquella medida de “dos décimas de efa” para las porciones a colocarse sobre “la mesa del Señor”, no estipulando el Espíritu de Dios tamaños, pesos o formas particulares para “el pan sin levadura” a usarse en “la cena del Señor”.

7.  “Pondrás también sobre cada hilera incienso puro, y será para el pan como perfume, ofrenda encendida a Jehová” (Levítico 24:7). Incienso, perfume para el pan, ofrenda encendida –ninguna práctica o concepto de estos se estipula para “la cena del Señor” en el Nuevo Testamento.

-Quien trae estas ordenanzas de aquel culto a la iglesia del Señor comete el grave error de judaizar (Gálatas 5:1-4), de establecer lo que Cristo abolió en la cruz (Colosenses 2:12-16), de volver a edificar lo que fue destruido (Efesios 2:15-21).

8.  “Cada día de reposo lo pondrá continuamente en orden delante de Jehová, en nombre de los hijos de Israel, como pacto perpetuo” (Levítico 24:8).

a)  A diferencia, “la cena del Señor” se prepara “el primer día de la semana” (Hechos 20:7), y no, en definitiva, “cada día de reposo”, o sea, cada sábado, como en el caso del “pan de la proposición”.

b)  Además, “la cena del Señor” no se lleva a cabo “en nombre de los hijos de Israel”, sino, lógicamente, en el nombre del Señor Jesucristo, quien la instituyó y cuya muerte expiatoria se anuncia a través de ella “hasta que él venga” (1 Corintios 11:26).

c)  Lo de “pacto perpetuo”, o “derecho perpetuo” (Levítico 24:9), como aplicado al “pan de la proposición” se entiende como “por vuestras generaciones”, cláusula aplicada igualmente a las demás ordenanzas de aquel pacto hecho entre Jehová Dios y el pueblo terrenal de Israel (Éxodo 29:42; 30:10, 21, 31, etcétera, etcétera). El Israel terrenal dejó de ser el pueblo electo de Dios cuando Cristo murió en la cruz, y en este contexto sus “generaciones” ya no contaban en el plan divino para la redención de toda la humanidad a través de Cristo.

9.  El “pan de la proposición… será de Aarón y de sus hijos, los cuales lo comerán en lugar santo” , según Levítico 24:9.

a)  A marcada diferencia, “la cena del Señor” es para todos los miembros fieles de la iglesia fiel al Señor en toda la tierra. No es solo para cierto “rango sacerdotal” que se atribuya privilegios no disponibles para toda la feligresía. De hecho, todo cristiano fiel integra el “sacerdocio santo” que Dios ha constituido de acuerdo con su “nuevo pacto” (1 Pedro 2:4-10), siendo Jesucristo el único “sumo sacerdote… declarado por Dios… para siempre, según el orden de Melquisedec”. En la iglesia fiel a Dios, no hay sumo sacerdote alguno puesto por los hombres u organización eclesiástica alguna, como tampoco ninguno que haya tomado para sí tal honra (Hebreos 4:14 – 5:10).

b)  Aarón y sus hijos, es decir, los sacerdotes levíticos de Israel, debían comer aquel “pan de la proposición” “en lugar santo”, es decir, en el Lugar Santo del templo judío. En cambio, todos los cristianos fieles comen “la cena del Señor” en la iglesia del Señor, la cual figura entre “los lugares celestiales” donde Dios los ha hecho sentar (Efesios 2:4-7), pues la iglesia, no siendo de este mundo (Juan 18:20), pertenece a lo celestial.

 

Bandejas (charolas) para “el pan sin levadura” y “el fruto de la vid” de “la cena del Señor”. Para la celebración
de esta fiesta solemne semanal de los cristianos no se requieren una mesa especial o siquiera recipientes especiales sino los adecuados para la congregación y sus circunstancias particulares.

 

 

-DESGLOSE del "Contenido completo" de estos estudios

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.