Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.


Adoración en la Iglesia de Cristo según directrices del Nuevo Testamento. Adoración contemporánea.

LISTA, con enlaces, del Contenido completo de estos estudios

Lección 4 del curso La cena del Señor. Guía para clases bíblicas.

 

La cena del Señor

Lección 4

Texto para el maestro

HPIM1651   

Troas. Sus antiguos puertos.

A la izquierda, ruinas del puerto exterior. El mar es el Egeo. Refiriéndose a sí mismo y al apóstol Pablo, el historiador Lucas dice: “Y nosotros, pasados los días de panes sin levadura, navegamos de Filipos, y en cinco días nos reunimos con ellos (los demás compañeros) en Troas, donde nos quedamos siete días” (Hechos 20:6). Navegando, arribaron a este mismo puerto de Troas. A la derecha, esta ciudad importante contaba también con un puerto interior artificial protegido de vientos y oleajes peligrosos. En la actualidad, el puerto interior se encuentra obstruido por aluvión y montecillos de arena.

Allende del mar Egeo, hacia el oeste, se encuentra la península de Grecia, dividida, en los tiempos del apóstol Pablo, en las
provincias romanas de Macedonia y Acaya, donde fueron establecidas congregaciones en Filipos, Tesalónica, Berea, Atenas, Corinto y Cencrea. 

La iglesia en Troas se reúne “el primer día de la semana
para partir el pan”
.

Hechos 20:1-11

Texto para el maestro  

-Hechos 20:1-11.   (1) “Después que cesó el alboroto, llamó Pablo a los discípulos, y habiéndolos exhortado y abrazado, se despidió y salió para ir a Macedonia. (2) Y después de recorrer aquellas regiones, y de exhortarles con abundancia de palabras, llegó a Grecia. (3) Después de haber estado allí tres meses, y siéndole puestas asechanzas por los judíos para cuando se embarcase para Siria, tomó la decisión de volver por Macedonia. (4) Y le acompañaron hasta Asia, Sópater de Berea, Aristarco y Segundo de Tesalónica, Gayo de Derbe, y Timoteo; y de Asia, Tíquico y Trófimo. (5) Estos, habiéndose adelantado, nos esperaron en Troas. (6) Y nosotros, pasados los días de los panes sin levadura, navegamos de Filipos, y en cinco días nos reunimos con ellos en Troas, donde nos quedamos siete días. (7) El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche. (8) Y había muchas lámparas en el aposento alto donde estaban reunidos; (9) y un joven llamado Eutico, que estaba sentado en la ventana, rendido de un sueño profundo, por cuanto Pablo disertaba largamente, vencido del sueño cayó del tercer piso abajo, y fue levantado muerto. (10) Entonces descendió Pablo y se echó sobre él, y abrazándole, dijo: No os alarméis, pues está vivo. (11) Después de haber subido, y partido el pan y comido, habló largamente hasta el alba; y así salió.”

TROAS

“Ciudad marítima de Misia en la costa del mar Egeo en la parte noroeste del Asia Menor, 16 km al sur del lugar donde se supone estuvo la antigua Troya. Hallábase frente a la isla de Tenedos. La región circunvecina, incluyendo toda la costa al sur del Helesponto, se llamaba también Troas o Triade. La ciudad era una colonia macedónica y romana que prometía mucho y era llamada la Alejandría Troyana. Gracias a su buen puerto, Julio César, César Augusto y especialmente Constantino pensaron seriamente establecer allí la capital del Imperio.”
(Diccionario ilustrado de “iLumina”.)

Ruinas de la antigua Troas

    

A la izquierda, restos de los baños de Herodes Atticus .

A la derecha, restos del Nympheion (fuente) de Troas.

          

A la izquierda, réplica de un barco griego del Siglo III a.C.

A la derecha, barco mercante romano. El apóstol Pablo hizo unos cuantos viajes por el mar Egeo
y el mar Mediterráneo en barcos de este tipo.

 

-Notas de orientación sobre el establecimiento de la iglesia en Troas.   Los eventos relatados en este pasaje acaecieron durante el Tercer Viaje evangelístico del apóstol Pablo. En su Segundo Viaje, el apóstol, acompañado por Timoteo, llega por primera vez a la ciudad de Troas, donde “se le mostró… una visión de noche: un varón macedonio estaba en pie, rogándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos” (Hechos 16:6-10). La fecha para este evento es el año 52 d. C. No se menciona el establecimiento de la iglesia en Troas en esta ocasión, mas sin embargo, se asume su inicio, pues en su Tercer Viaje el apóstol Pablo la encuentra ya existente. Escrutemos la secuencia de sucesos.

a)  En su Tercer Viaje, “después que cesó el alboroto” en Éfeso, Pablo se despide de los hermanos y sale “para ir a Macedona” (Hechos 20:1).

b)  Pero, antes de pasar a Macedonia, el apóstol se detiene brevemente en Troas. Este detalle lo sabemos, no por la historia que escribió Lucas, sino por lo que escribió Pablo mismo en 2 Corintios 2:12-13. “Cuando llegué a Troas para predicar el evangelio de Cristo, aunque se me abrió puerta en el Señor, no tuve reposo en mi espíritu, por no haber hallado a mi hermano Tito; así, despidiéndome de ellos, partí para Macedonia.” “Despidiéndome de ellos.” ¿De quiénes? Se deduce que de los cristianos en Troas. La fecha para esta segunda parada de Pablo en Troas es el año 57 d. C. De no haber Pablo mismo establecido la iglesia en Troas en su primera visita en el año 52, la deducción obvia sería que otro evangelista la estableciera entre el 52 y el 57. De todos modos, Pablo la encuentra existente cuando se detiene un corto tiempo en Troas, rumbo a Macedonia y Acaya.

c)  Pasando de Troas a Macedonia, luego a Grecia, el apóstol recorre “aquellas regiones” durante unos “tres meses”.

d)  Entonces, regresa por Macedonia, acompañado por siete hermanos, llegando por tercera vez a Troas (Hechos 20:1-6), en el mismo año 57 d. C.

 

Preguntas y respuestas  

1.  Asumiendo que la iglesia en Troas fuese establecida en el año 52 d. C., y que comenzara, tal cual la iglesia en Jerusalén, a celebrar enseguida “la cena del Señor”, ¿cuántos años hacía que aquella congregación venía reuniéndose “el primer día de la semana… para partir el pan” , es decir, para celebrar “la cena del Señor”, cuando el apóstol Pablo llega por tercera vez a Troas, reuniéndose con los hermanos “en el aposento alto”?

-Cinco años. Asumamos que la iglesia en Troas fue establecida en el año 52 d. C. Lo relatado en Hechos 20:6-12 aconteció en el año 57 d.C. Entre las dos fechas, pasaron cinco años. ¡Cinco años durante los que los cristianos en Troas partían el pan “el primer día de la semana” ! Equivalente a aproximadamente doscientos sesenta domingos.

2.  ¿Qué eran “los días de los panes sin levadura” mentados en Hechos 20:6? ¿Qué tenían que ver con “la cena del Señor”?

-Respuesta. “Los días de los panes sin levadura” eran los siete días de “la fiesta solemne de los panes sin levadura”, la cual comenzaba el mismo día de la “pascua… de Jehová” (Levítico 23:4-8). Los judíos no convertidos a Cristo seguían celebrando aquellas fiestas solemnes. Igualmente, los judaizantes en la iglesia, no comprendiendo, o no queriendo comprender, que fueron abolidas al morir Cristo en la cruz (Colosenses 2:14-17). “La fiesta solemne de los panes sin levadura” se celebra anualmente. Por el contrario, “la cena del Señor” se celebra semanalmente. “Los días de los panes sin levadura” nada tenían que ver con “la cena del Señor”. Dios no ha establecido “fiestas solemnes anuales” para la iglesia.

3.  ¿Cuántos días se quedaron Pablo y sus compañeros en Troas?

-Respuesta. Siete días. Hechos 20:6. “En cinco días nos reunimos con ellos en Troas, donde nos quedamos siete días.” O, quizás ocho, si “el primer día de la semana” no figura entre los siete.

4.  ¿Qué día salieron de Troas?

-Respuesta. Asumiendo que los parámetros del tiempo indicados en el pasaje fueran los que seguían los judíos, salieron, al parecer, durante las horas diurnas de aquel mismo “primer día de la semana”. “El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente …” (Hechos 20:7). “Después de haber subido, y partido el pan y comido, habló largamente hasta el alba; y así salió(Hechos 20:11). Si “salió”, en la expresión “y así salió”, significa que “salió de Troas”, entonces, ya que “salió” después del “alba” de aquel “primer día de la semana”, hemos de entender el “día siguiente” como las horas diurnas de aquel “primer día de la semana”.

5.  ¿Qué día llegaron a Troas?

-Respuesta. Suponiendo que “el primer día de la semana” haga el número siete de los “siete días” que el apóstol Pablo y sus compañeros se quedaron en Troas, deducimos que llegaran a Troas el segundo día de la semana anterior al “primer día” cuando se reunieron con la iglesia. El “segundo día” correspondería a nuestro día lunes. Lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado, domingo (“el primer día”). Siete días.

6.  ¿En qué día de la semana se reunían los discípulos en Troas?

-El primer día de la semana , reunidos los discipulos…”

7.  ¿También se reunían en otros días?

-No encontramos información alguna al respecto.

8.  ¿Qué es el mínimo absoluto de reuniones semanales aceptable para una congregación regida por el Nuevo Testamento de Cristo?

-Una.

9.  Si las circunstancias circunscriben a una congregación a este “mínimo absoluto”, ¿qué día de la semana ha de reunirse indefectiblemente?

-El primer día de la semana. Domingo.

10.  ¿Con qué propósito específico se reunían los discípulos en Troas “el primer día de la semana”?

-“Para partir el pan.”

11.  Cierto o Falso. _________ Se sobreentiende que el Espíritu Santo instruyó, a través del apóstol Pablo, a la iglesia en Troas a reunirse “el primer día de la semana para partir el pan”.

-“Cierto.”

12.  Cierto o Falso. _________ Según 1 Corintios 11:23, el apóstol Pablo recibió, directamente “del Señor”, instrucciones sobre “la cena del Señor”.

-“Cierto.” “Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan…”

13.  Cierto o Falso. _________ La iglesia en Troas determinó el día para la celebración de “la cena del Señor”, como además, la frecuencia de la celebración. Sostener su respuesta con razones o argumentos.

-“Falso.” El apóstol Pablo recibió directamente “del Señor” instrucciones sobre “la cena del Señor”. De acuerdo a la información recopilada anteriormente en “Notas de orientación sobre el establecimiento de la iglesia en Troas”, es probable que el apóstol Pablo estableciera la iglesia en Troas. Suponiendo que lo hiciera, se infiere que él la impartiera las instrucciones sobre “la cena” que había recibido directamente “del Señor”. Así que, si la iglesia en Troas se reunía “el primer día de la semana para partir el pan”, deducimos que lo hacía por mandato del apóstol Pablo, y por ende, del Espíritu Santo, quien llenaba al apóstol de “toda la verdad” conforme a la encomienda que le fue dada por Jesucristo mismo en Juan 16:13-14. “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad… Él me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.”

14.  Cierto o Falso. _________ La iglesia en Troas se reunió aquel “primer día de la semana” porque destacados personajes de la iglesia, a saber, el apóstol Pablo y sus compañeros, habían arrimado a la ciudad.

-“Falso.” Se reunía “para partir el pan”. Hacía aproximadamente cinco años que se reunía cada domingo “para partir el pan”, estuviese presente, o no, algún “destacado personaje de la iglesia”, por ejemplo, un apóstol o profeta.

15.  Cierto o Falso. _________ La iglesia en Troas no se reunía el “primer día” de todas las semanas.

-“Falso.” Se reunía el “primer día” de todas las semanas. Ya lo había hecho por aproximadamente doscientos sesenta semanas cuando la visitan Pablo y sus compañeros de regreso a Jerusalén durante su Tercer Viaje evangelístico.

16.  Cierto o Falso. _________ La iglesia en Troas se reunía algunos domingos si; otros, no.

-“Falso.” Se reunía todos los domingos. No existe indicio alguno para sostener lo contrario. En cambio, varios textos bíblicos, consideraciones y deducciones lógicas apoyan nuestra conclusión según la que la iglesia en Troas se reunía todos y cada uno de los domingos. Pablo enseñaba la misma doctrina en todas las congregaciones. Pablo enseñó a la iglesia en Corinto a reunirse “cada primer día de la semana”. Por lo tanto, Pablo también enseñó a la iglesia en Troas a reunirse “cada primer día de la semana”.

17.  Cierto o Falso. _________ La iglesia en Troas, tal cual la de Corinto, se reunía “cada primer día de la semana”, o sea, como lo expresaríamos nosotros, “todos los domingos”, para poner aparte “la ofrenda” (1 Corintios 16:1-2), pero no participaba de “la cena del Señor” “cada primer día de la semana” . Dar razones para su respuesta.

-“Falso.” El apóstol Pablo enseñaba lo mismo en todas las iglesias. “Timoteo… os recordará mi proceder en Cristo, de la manera que enseño en TODAS PARTES y en TODAS LAS IGLESIAS” (1 Corintios 4:17). “Como en TODAS LAS IGLESIAS DE LOS SANTOS, vuestras mujeres callen en las congregaciones…” (1 Corintios 14:33-34). “En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros de la manera que ordené en las iglesias de Galacia (1 Corintios 16:1). Ya que el apóstol Pablo ordenó a las iglesias de Galacia y a la de Corinto a reunirse “cada primer día de la semana”, la sana lógica y el sentido común nos hacen concluir que enseñó lo mismo a la iglesia en Troas. Todas las congregaciones debían reunirse “cada primer día de la semana” , cada miembro poniendo “aparte algo”, como ofrenda, “según haya prosperado”. Pues bien, es del todo inconcebible que ofrendaran “cada primer día de la semana” pero que no celebraran “la cena del Señor” “cada primer día de la semana”. Que se reunieran “cada primer día de la semana” para orar, cantar himnos y escuchar mensajes, de acuerdo con lo enseñado en el Capítulo 14 de 1 Corintios, pero que no celebraran “la cena del Señor” con la misma frecuencia y en la misma reunión dominical. Guiados por estos textos bíblicos y la sana lógica, afirmamos categóricamente que la iglesia en Troas partía el pan, es decir, celebraba “la cena del Señor”, “cada primer día de la semana”. El sentido de “cada primer día” es “todos y cada uno de los primeros días”.

18.  Cierto o Falso. _________ En la reunión convocada “el primer día de la semana para partir el pan” , también era lícito, y aun beneficioso, aprovecharla para predicar, como lo hizo Pablo en Troas, cantar himnos, orar y enseñar (1 Corintios 14:15-19, 26), haciéndolo “todo para edificación… decentemente y con orden” (1 Corintios 14:26, 40).

-“Cierto.”

19.  Cierto o Falso. _________ En cuanto al día para celebrar “la cena del Señor”, y la frecuencia, el precedente de la iglesia en Troas constituye evidencia suficiente para concluir que se trata de directrices divinas aplicables a toda congregación regida por el Nuevo Testamento de Cristo. Sostener su conclusión con razones o argumentos.

-“Cierto.” Indubitablemente, la iglesia en Troas procedía conforme a directrices impartidas por el Espíritu Santo a través del apóstol Pablo. Estas enseñanzas eran uniformes para todas las congregaciones. No variaban, ni eran arbitrarias. Formaban “una misma regla” (Filipenses 3:16), la cual hacía posible que los cristianos del Siglo I hablasen “todos una misma cosa”, y que fuesen “perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer” (1 Corintios 1:10). Por lo tanto, toda congregación regida por el Nuevo Testamento está en el deber de seguirlas. Esto significa que toda congregación del tiempo presente, regida por el Nuevo Testamento, se reúne “cada primer día de la semana”, no solo para cantar himnos, orar, oír mensajes y ofrendar, sino también para celebrar “la cena del Señor”.

-¿Qué les pasará a las congregaciones, o a sus administradores, que comprenden correctamente estos temas, pero que no implantan la práctica de celebrar “la cena del Señor” “cada primer día de la semana” porque su concilio o credo no se lo autoriza, o simplemente por no pasar el trabajo de hacerlo? Dios tiene la última palabra al respecto. El Nuevo Testamento de Cristo está repleto de advertencias y censuras para quienes hacen caso omiso a la voluntad de Dios, prefiriendo seguir tradiciones, doctrinas y filosofías de hombres (Mateo 15:1-9; Gálatas 1:6-10; Colosenses 2:8; 1 Timoteo 4:1-5; 2 Timoteo 4:1-5).

20.  Después del milagro hecho en el muchacho Eutico, Pablo y los hermanos suben de nuevo al aposento alto, donde parten el pan y comen. En palabras del Versículo 11, “Después de haber subido, y partido el pan y comido, (Pablo) habló largamente hasta el alba; y así salió”.

a)  ¿Qué acción describen las palabras “partido el pan”? ¿Se refiere a “la cena del Señor” o a una cena para saciar el hambre?

-Respuesta. Ya que la iglesia en Troas se reunía con el propósito específico de “partir el pan”, las palabras “partido el pan” se entienden, naturalmente, como refiriéndose a “la cena del Señor” .

b)  “…y comido…” ¿Se trata del acto de comer “la cena del Señor” o acaso se alude a una comida que siguiera “la cena del Señor”?

-Respuesta. A nuestro entender, el sentido más natural de “y comido”, y también acorde con el contexto, es que se trata del acto de comer “la cena del Señor”. ¿“…y comido” qué cosa? “…el pan” que fue “partido”. ¿Qué “pan” fue “partido”? El mismo que se reunieron “para partir”. Y este era él de “la cena del Señor”.

-Con toda, no lo consideramos del todo impensable que los cristianos en Troas llevaran al aposento alto donde se reunían, alimentos para una cena común y corriente, participando de ella, juntamente con Pablo y sus compañeros, en algún momento propicio.

 

Arcos en Alejandría Troas. Grabado en acero por W. H. Barlett.
Publicado cerca del 1840 d. C. Por Longman. ( www.kittyprint.com )

 

Lección 4 del curso La cena del Señor. Guía para el desarrollo de clases bíblicas.

Adoración en la Iglesia de Cristo según directrices del Nuevo Testamento. Adoración contemporánea.

LISTA, con enlaces, del Contenido completo de estos estudios


  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.