Guías para clases bíblicas. Lista de muchas en esta Web.

Sermones en esta Web. Más de ciento setenta. Lista con enlaces.

Temas en PowerPoint en esta Web. Lista con enlaces.

El reloj profético. Mensaje de texto completo. Numerosos ejemplos.

Apocalipsis: Análisis de las profecías y visiones. Comentario cuya versión impresa ocupa mil cien páginas, tamaño carta.

Profecías, Fe, Dudas e Incredulidad. LISTA de las doce imágenes con sus textos acompañantes.

Profecías, Fe, Dudas e Incredulidad. LISTA COMPLETA de TEMAS y FORMATOS, con enlaces.

 

 

Cuatro grandes temas interrelacionados

 

Profecías, Fe, Dudas e Incredulidad

 

Para sermones, clases bíblicas o conferencias

 

Primera conferencia

 

Tercera diapositiva

Con el texto acompañante

 

Imagen 3 de la primera conferencia de Profecías, Fe, Dudas e Incredulidad, en editoriallapaz.

 

 

Secuencia de gráficas y textos

 

Veamos esta profecía de aquel hombre de Galilea en el contexto de los entornos en medio de los que fue pronunciada: Jerusalén, en el año 30.

La ciudad y todo el país de Israel habían estado bajo el dominio de los romanos desde 63 antes del nacimiento de Jesús de Nazaret. Herodes el Grande, cuyo reinado comenzó en 37 a. C. y finalizó con su muerte en 4 a. C., expandió notablemente el área del Monte del Templo, reedificó el Templo propio y mandó a construir anchos patios, con elegantes pórticos altos y espaciosos. Estas obras seguían después de su muerte, continuándose durante el ministerio de Cristo y hasta muchos años después. Conforme a extensas indagaciones, la pintura escogida para esta Imagen 3 recoge fielmente el panorama de Jerusalén en el año 30.

En la información dada para la Imagen 2, identificamos algunos de los “grandes edificios” de Jerusalén en el tiempo de Jesucristo. Refiriéndose a todas aquellas enormes construcciones y el material principal utilizado para edificarlas, el Señor dice: “…días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra, que no sea destruida”. ¡Insólita profecía! Los romanos no querían destruir el magnífico templo de los judíos, construido por su aliado Herodes el Grande; tampoco la gran fortaleza de Antonia, albergue de la guarnición romana que velaba por la seguridad de Jerusalén, o el hermoso Palacio de Herodes. Ni siquiera todos los judíos estaban opuestos fanáticamente a la presencia de gobernantes y soldados romanos en Jerusalén, formándose un buen número el partido llamado Herodianos. Además, había muchísimas piedras en las cimientas, los muros y los edificios, entre ellas, algunas grandísimas y extremadamente pesadas. Atreverse a profetizar la destrucción total de obras tan grandes, constantemente vigiladas por oficiales y soldados del poderoso Imperio Romano, ¡solo lo haría algún profeta desquiciado!

¿Era Jesucristo solo otro profeta loco de los muchos falsos profetas que amotinaban, de cuando en cuando, a las volubles masas de judíos? ¡Veremos en breve!

“…qué piedras…” observaron los discípulos de Cristo, señalando a las del imponente complejo del Monte del Templo. ¡Qué piedras, de verdad! En la siguiente fotografía, el Sr. Galyn Wiemers posa al lado de la piedra más grande de la muralla de contención del Monte del Templo, una de cuatro piedras que componen la Línea Maestra. Esta mide 13 metros (41 pies) de largo, 4.9 (15 pies) de ancho, por 3.7 (11.5 pies) de alto. Pesa entre 570 y 630 toneladas. Hoy día, estas piedras se encuentran justamente donde fueron colocadas por los obreros de Herodes unos pocos años antes del nacimiento de Jesucristo. Al viajar usted a Jerusalén, podría pararse al lado de ellas y tocarlas. En sus profecías sobre la destrucción de los “grandes edificios” de Jerusalén, Jesús no se refería a estas enormes piedras de la cimienta del muro de contención levantado para aumentar el espacio plano del Monte del Templo sino a las piedras de tamaño mucho más reducido usadas para construir los edificios.

 

 

En la fotografía, el Sr. Galyn Wiemers posa al lado de la piedra más grande de la muralla de contención del Monte del Templo, una de cuatro piedras que componen la Línea Maestra.
 

 

Abajo

Pórticos del templo. Fotografía de una parte del modelo realizado por Alex Garrard. Medidas del pórtico: cuarenta y cinco metros de alto, por veintitrés de ancho, por cien de largo. Cuatro hileras de elegantes columnas en el primer nivel; dos en los dos superiores.

La joven iglesia en Jerusalén se reunía a diario en el Pórtico de Salomón.

 
Esta fotografía de una parte del modelo del templo realizado por Alex Garrard muestra la grandeza y belleza de los pórticos, por ejemplo, el Pórtico de Salomón.

 

Estas dos diapositivas no figuran entre las diapositivas preparadas para el mensaje
Profecías, Fe, Dudas e Incredulidad
.

 


 

Próxima imagen 4

 

Profecías, Fe, Dudas e Incredulidad. LISTA de las doce imágenes con sus textos acompañantes.

Profecías, Fe, Dudas e Incredulidad. LISTA COMPLETA de TEMAS y FORMATOS, con enlaces.

 

El reloj profético. Mensaje de texto completo. Numerosos ejemplos.

Apocalipsis: Análisis de las profecías y visiones. Comentario cuya versión impresa ocupa mil cien páginas, tamaño carta.

¿Huyendo de Apocalipsis?

¿Ficción enigmática inentendible?

¡De modo alguno! En las primeras oraciones,
se pronuncian Bienaventuranzas para la persona
que la lee, u oye, guardando y atesorando para sí sus
fantásticas revelaciones.

Haz la prueba, comenzando con este estudio sobre
el Trasfondo histórico de Apocalipsis.

Su naturaleza fundamental, valor,
origen, quién lo escribió y dónde.

 

En la isla de Patmos, el anciano apóstol Juan, sentado en la ladera de una montaña, con un pergamino en la falda, contempla los cielos altos delante de él, mientras le revela Cristo, mediante un ángel de Dios, las profecías y visiones que componen el libro de Apocalipsis.

 

En la isla de Patmos, que hoy día pertenece a Grecia, el apóstol Juan
recibe:
"La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar
a sus siervos las cosas
que deben suceder pronto; y la declaró
enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan
.
Apocalipsis 1:1

Y ya tú sabes, con meramente leer estas primeras treinta y dos
palabras de Apocalipsis
, que el contenido del libro Dios lo
concibió en su totalidad, revelándosele a Juan por medio
de Jesucristo y el ángel encargado de guiar al apóstol.
Además, ya sabes el propósito de la “revelación”.

¿No te impresiona el tono sencillo, directo, aun sublime y
sobremanera autoritativo, de estas primeras palabras?
Tono mantenido hasta la última palabra de Apocalipsis.

 

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.