Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Comentario sobre la
epístola de Pablo a los

COLOSENSES  

Luís Alejandro Zepeda Mir
Iglesia de Cristo de Santiago Norte
Avenida Inglaterra No. 1501 (con Marurí) – Independencia

Santiago, Chile  

Parte 4  

NO SE DEJEN ENGAÑAR CON DOCTRINAS FALSAS

COLOSENSES 2.8-23.

 

A.  CON FILOSOFÍAS Y HUECAS SUTILEZAS (2.8-10).

Pablo dice: “Mirad que nadie os engañe”, nuevamente él les estaba hablando a los Colosenses sobre el peligro del engaño como lo hizo en 2.4 , ahora les pide que miren, o sea, que pongan atención, que estén alertas, que tengan cuidado del engaño. La palabra “ENGAÑO” es una palabra muy descriptiva que significa “Ser llevado en despojo, ser llevado en cautiverio o esclavitud”.   Tal es el resultado cuando seguimos una enseñanza errada como lo es la filosofía humana. La enseñanza falsa nos puede destruir y extraviar por completo.

La palabra "filosofías" literalmente significa EL AMOR A LA SABIDURÍA. Si se tratara de la sabiduría de Dios, no habría problema.  Pero se trata de nuevos " conocimientos " basados en pensamientos humanos, no SEGÚN CRISTO.  Se trata de buscar nuevas ideas más allá de lo que CRISTO nos enseña.  Es una peligrosa curiosidad y afán por saber más que los demás, que los lleva a buscar conocimiento en fuentes que no tienen base firme ni verdadera (1 Corintios 1.19-22).

Estos falsos maestros, como muchos hoy en día, eran muy astutos. Pero en realidad sus enseñanzas no podrían ayudar a sus seguidores en nada.

Eran " huecas sutilezas ": enseñanzas sin fundamento que sólo dejarían decepcionados a los que las aceptaran.  Hay muchos que profesan amar la verdad pero sus enseñanzas no son más que "huecas sutilezas". A lo que menos se dedican es la lectura y el estudio de lo que Cristo dice en Su Palabra, aún en sus cultos que supuestamente son para "la honra y gloria de Dios".  

El problema es que estaban enseñando " según las tradiciones de los hombres ".  Ciertamente eran enseñanzas recibidas por su generación de generaciones anteriores: tradiciones bien establecidas en la mentalidad y las costumbres de la gente, pero NO SEGÚN CRISTO.  El tradicionalismo es el más fuerte aliado del ENGAÑO (Mateo 15.7-9).

Las tradiciones filosóficas que ponían en peligro a los  colosenses eran " conforme a los rudimentos del mundo ". Se trataba de los principios fundamentales del pensamiento mundano.  El pensamiento del cristiano tiene que variar drásticamente del pensamiento de la gente del mundo, aún en sus principios básicos. El abecedario espiritual del cristiano es completamente diferente al pensamiento del mundo. El no entender y practicar esto (los rudimentos del mundo) es la raíz de muchos problemas y peligros para cristianos modernos también. Muchos queremos cambiar solamente la forma externa de la vida o de la religión pero los pensamientos rudimentales que gobiernan nuestras vidas siguen siendo los que se conforman a las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, no según Cristo. No hemos adquirido la mente nueva que se necesita para asegurar la vida nueva en Cristo. Se necesita de un ROMPER COMPLETO con el viejo modo de vivir (la aplicación de este principio se verá en términos prácticos en 3.1–4.6 ). Si CRISTO ES PREEMINENTE sobre la creación y todo, ¿por qué sujetarnos  a principios mundanos INFERIORES?

En general el pensamiento humano NO ES " SEGÚN CRISTO ". El hombre nunca habría pensado en el ministerio del evangelio (1 Corintios 2:9-12). Debemos depender de la REVELACIÓN DIVINA EN CRISTO, no de nuestros propios descubrimientos ni sabiduría.

Notemos, hermanos, que no basta impartir información; debemos advertir contra los errores humanos. Tenemos otro ejemplo de la gran necesidad de escudriñar toda enseñanza a la luz de las Escrituras (Hechos 17.11).

Y Pablo continua diciendo “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad” (2.9-10).

Pablo nos dice que Cristo es DIOS – es la "DEIDAD”. La palabra "deidad" se refiere a todo atributo de Dios, todo atributo que distingue a Dios de Sus criaturas, literalmente significa TODO LO QUE ES DIOS.

En Cristo nada falta de la Deidad: “ toda la plenitud ". Aún la Traducción del Nuevo Mundo no puede evitar el significado de estas palabras que contradicen la teoría de los Testigos de Jehová sobre la naturaleza de Jesucristo. Lo traduce: “toda la plenitud de la cualidad divina".   Es decir que en Cristo no falta NINGUNA CUALIDAD DIVINA. ¿Es la eternidad una cualidad divina?  Por supuesto. Entonces Cristo posee esta cualidad divina: es Eterno. ¿Es cualidad divina el ser TODOPODEROSO? Sí. Entonces Cristo es también TODOPODEROSO. Y así sucesivamente se puede argumentar sobre la naturaleza de Cristo. Si algo es una cualidad divina, Cristo la tiene habitando en El en Su vida CORPORAL.

Dios, la esencia y naturaleza que es Dios, habita en el cuerpo de Cristo (Juan 1.14).   Esto en contraste completo con la idea gnóstica que Dios no puede relacionarse directamente con la materia. Esto también tiene implicaciones poderosas en cuanto a la capacidad de Dios de relacionarse con nosotros como seres humanos y de convertirnos en seres espirituales a pesar de nuestra condición humana y material. El hecho de vivir en la carne no significa que no podemos participar de la naturaleza divina ni que no podemos ser transformados en la imagen de Dios. Debemos tomar en cuenta que este versículo indica que Cristo TIENE cuerpo ahora también, aunque GLORIFICADO por supuesto (1 Juan 3.2, 3; 1 Corintios 15).  

Si no honramos a Cristo (la plenitud de todo lo que es Dios), como DEIDAD, no honramos al Padre (Juan 5.23). Tenemos una clara contradicción de la idea falsa que el Padre y el Hijo sean una sola personalidad. Cristo no es la imagen de sí mismo.

Y nosotros somos perfeccionados completamente en Cristo, sin El o aparte de El siempre seríamos incompletos e incapaces de cumplir con nuestro propósito en la vida (Juan 15.5).   Su plenitud nos llena a nosotros. Nuestra perfección depende de la de El. Los que son redimidos al estar EN CRISTO están COMPLETOS. No les falta nada a los que siendo redimidos son añadidos al cuerpo de Cristo. El nos da la paz, el gozo y el propósito de vida que buscamos.  Hay vida perfecta EN Cristo. TENEMOS COMPLETO CONOCIMIENTO DE LA VOLUNTAD DE DIOS EN CRISTO. NO NOS FALTA NADA. La filosofía, las tradiciones humanas, los rudimentos del mundo no nos pueden ofrecer nada. Esta es la aplicación práctica de la Deidad y Preeminencia de Cristo. 

Entramos en Cristo mediante la obediencia al evangelio en el bautismo (Gálatas 3.26, 27; Romanos 6.3, 4) . Cristo tiene perfecta autoridad y poder - aún sobre los poderes angélicos que exaltaban los gnósticos y los poderes diabólicos que luchan en contra a Cristo y Sus seguidores. Cristo es cabeza, o sea, tiene autoridad sobre todo ya sea en el cielo o en la tierra (Mateo 28.18) .

B.  CON EL LEGALISMO JUDIO (2.11-17).

Y Pablo continúa diciendo: “ En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos” (2.11-12).

Él comienza a hablar uno de los temas que estaba causando problemas en la iglesia de Colosas, con la llegada de los falsos maestros, ellos comenzaron a enseñar que los cristianos debían guardar la ley de Moisés para ser salvos, como ocurrió en Jerusalén  (Hechos 15.1-3) y en Galacia (Gálatas 5.3).   Y uno de los puntos que Pablo aborda es el de la Circuncisión – La circuncisión era la operación por la que se cortaba el prepucio del miembro viril masculino.

La Circuncisión, fue primero una señal de la justicia ya poseída por Abraham (Génesis 15.6; 17.10, 11; Romanos 4.9-11).   Símbolo del pacto con Dios. Luego los infantes se circuncidaban a los 8 días como señal de su relación con Dios como hijos físicos de Abraham. Y muchos se aferraron a esta práctica como algo fundamental en la fe cristiana, esencial para la salvación de nuestras almas.

Pero Pablo dice que nosotros somos completos en Cristo sin buscar la perfección en la ley.  Tenemos en realidad una circuncisión mejor que la circuncisión de los judíos pues aquella fue externa y la que hace Cristo en Sus discípulos es interna, la que Dios siempre ha deseado – LA DEL CORAZÓN (Filipenses 3.2,3).

La circuncisión que Dios hace es echar de nosotros el cuerpo pecaminoso carnal; es recibir el perdón de los pecados y empezar una vida nueva.  l bautismo es el MOMENTO en que DIOS echa de nosotros el viejo hombre de pecado, nos separa de nuestros pecados, nos perdona perfectamente de todos ellos y nos da vida nueva por Su poder infinito (Romanos 6.1-11).

Además de eso, el bautismo es una INMERSIÓN - " sepultados con él en el bautismo" (2.12). Compare Romanos 6.3-5 . Es como el ENTIERRO o SEPULTURA de un cadáver. Todo cristiano fiel que se a unido a Cristo a sido sepultado con Cristo a semejanza de su sepultura, y no solamente eso, sino que también, “en el cual fuisteis también resucitados con él” , somos resucitados cuando nos bautizamos, estamos muertos a los delitos y pecados, y volvemos a vivir por la obediencia al evangelio de Cristo

Pablo añade, "mediante la fe en el poder de Dios que le levanto de los muertos" (2.12).   Aparte de la fe, el bautismo no tiene ningún poder. No es meramente un rito o ceremonia o sacramento como muchos religiosos enseñan. Es un acto de fe.  No es obra de justicia sino obra de FE. El bautismo no puede separarse de la fe en el evangelio de Cristo como requisito para la salvación ( Marcos 16.15, 16). Es una expresión de nuestra fe en la obra de Dios en Cristo.

Tenemos fe en el momento del bautismo EN EL PODER DE DIOS, no en el agua, ni el bautizador, ni en nuestra propia obediencia. CREEMOS QUE DIOS TIENE PODER PARA SEPARARNOS COMPLETAMENTE DE NUESTROS PECADOS, PERDONARNOS Y REALMENTE DARNOS UNA VIDA NUEVA EN CRISTO EN EL MOMENTO DE NUESTRO BAUTISMO. Si llegamos al bautismo sin este entendimiento y esta fe, de nada nos sirve haber sido sumergidos, no importa lo que dice la persona que nos bautizó, ni quien haya sido el bautizador. Queda claro que la manifestación de fe que Cristo pide para salvarnos no es el levantar la mano sino el ser bautizado. También queda completamente claro que si pensamos que ya recibimos nuestra salvación ANTES del bautismo y que éste no sea más que una señal externa de la salvación que ya recibimos de antemano, NO VALE NUESTRO BAUTISMO PUES EN ESE MOMENTO NO CONFIÁBAMOS EN EL PODER DE DIOS PARA DARNOS VIDA NUEVA EN EL MOMENTO DEL BAUTISMO sino que lo hicimos con otro propósito (como por ejemplo para ser miembro en propiedad de una secta, tener privilegios en determinada denominación, o una profesión pública de fe). Es necesario ser bautizado con la fe que Dios obrará para darle vida nueva y el perdón de sus pecados en el momento de la sumersión y salida del agua. Tenemos fe en el mismo poder divino que resucitó a Cristo de los muertos, fe que este poder nos puede salvar y cambiar nuestra vida.

El texto continua diciéndonos, “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” (2.13-15). Pablo continúa la idea, antes del bautismo estábamos muertos en nuestros pecados, no habíamos todavía quitado el pecado de nuestras vidas, estábamos esclavos del mismo (Efesios 2.1-2; Juan 8.34), pero a través de obedecer al evangelio en el bautismo bíblico, ahora tenemos una nueva vida, Dios perdono todos nuestros pecados, esa es su promesa en este Nuevo Pacto, “y nunca más me acordare de sus pecados y maldades” (Hebreos 8.12). Y ahora tenemos una nueva relación con Dios, una nueva vida con Cristo.

Pero aparte de eso, Pablo nos dice que Cristo ANULO EL ACTA DE LOS DECRETOS QUE ERA EN CONTRA DE NOSOTROS, haciendo posible el perdón de nuestros pecados al violar aquellos decretos que la Ley de Moisés establecía.

Pablo dice, "anulando" - borrando (Apocalipsis 3.5; Hechos 3.19). Ya no están vigentes. "el acta" – es un escrito por mano, manuscrito, escritura. "de los decretos" - La versión antigua (Reina-Valera) usa la palabra “ritos”, pero esta palabra viene de la palabra griega DOGMA, significa dogmas o decretos de cualquier naturaleza, no solamente decretos rituales. Los Adventistas del Séptimo Día piensan que este texto se esta refiriendo a los ritos, haciendo una diferencia a la Ley Moral, con la Ley Ritual o Ceremonial. Pero ellos se equivocan, esta palabra se refiere a cualquier decreto u ordenanza, no hay ninguna referencia específica a una distinción de leyes distintas. “El acta de los decretos" = se refiere a LA LEY DEL ANTIGUO PACTO completamente.

La Ley de Moisés era nuestra enemiga porque exigía algo que nadie puede dar: LA PERFECCIÓN (Gálatas 3.10-12; Hechos 15.10). La ley nos impuso una deuda que nunca podríamos pagar.  Ella fue como un obstáculo entre el ser humano y la vida espiritual.  Por eso fue necesario eliminarla para que pudiéramos ser perdonados por la deuda y para poder recibir la vida.

Pero Jesús no solo anulo la Ley de Moisés, sino que también la QUITO, " quitándola de en medio y clavándola en la cruz " - la cruz quitó "la ley de la muerte" (2 Corintios 3.3-18).   El sacrificio de Cristo nos liberta del pecado y del enemigo que el hombre tenía en la ley del Antiguo Pacto.  La ley estuvo en vigencia hasta la muerte de Cristo.

Cristo en la cruz tuvo una victoria definitiva sobre el poder de "las tinieblas" y así nada, ni ninguno de estos enemigos del hombre pueden enseñorearse de los que han sido redimidos por la preciosa sangre de Cristo.  No solamente nos libró de la deuda de nuestros pecados, también nos libró del dominio del pecado y de aquel que tenía el imperio de la muerte (Romanos 8.35-39).

Cristo tuvo que triunfar sobre Satanás y sus demonios para librarnos de la muerte y darnos vida plena en El (Hebreos 2.14, 15; Marcos 3.27; Mateo 12.29; Lucas 11.21, 22; Juan 12.31; 14.30; 16.11; I Corintios 15.26).

Cristo literalmente " despojó " - conquistó y quitó los bienes de los poderes satánicos.

Hay solamente un mensaje de esperanza para nuestro tiempo de frustración y desesperación y es el mensaje que el apóstol Pablo proclamó a los colosenses. El Cristo crucificado y resucitado es Señor de todo; todas las fuerzas del universo están sujetas a El, no solamente las buenas sino también las malas. El es Creador y Vencedor de todas ellas. La redención que hay en Cristo nos da una victoria perfecta sobre las fuerzas de la maldad.

Y después de decirnos que hemos sido circuncidados por Cristo, que él nos ha librado de la maldición de la Ley anulándola, quitándola y clavándola en la cruz. Además, diciéndonos que Cristo por su muerte despojo y triunfo sobre todos los poderes espirituales en la cruz. El dice, “Por tanto”, por todo lo que anteriormente venia diciendo, “Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo,   todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo” (2.16-17).

Pablo aconseja, “que nadie nos juzgue”, o sea, si uno de estos maestros que estaba enseñando sobre el guardar la Ley nos condenaba por no sujetarnos a esta Ley, no debíamos seguirlo, ni escucharlo. La Ley fue abolida y no es una obligación seguir o someterse a sus preceptos, si alguien quería hacerlo que lo hiciera, pero no iba a ser justificado por las obras de la Ley (Gálatas 3.10-12) , y además, no debía imponerles a los demás una ley quitada y abolida por Cristo en la Cruz.

Todas las restricciones de dieta están abolidas en Cristo (Levítico 11; Marcos 7.19; Romanos 14.2, 3,17; 1 Corintios 6.13; 8.8; 1 Timoteo 4.1-5). La libertad en cuanto a bebidas no nos da la libertad de embriagarnos con bebidas alcohólicas, podemos beber moderadamente pero no embriagarnos (1 Corintios 6.9-12; Gálatas 5.21; Efesios 5.18)

Los " días de fiesta " principales se encuentran en Levítico 23 .  Son:

a.           El séptimo día de cada semana (sábado) conocido comúnmente como el día de reposo (Lev. 23.1-3).   Sí, el día de reposo fue una FIESTA SOLEMNE, no una ley moral como algunos quieren que creamos.  Fue uno de los ritos o ceremonias de la ley antigua por la cual no debemos ser juzgados.  Dios mandó un día de reposo en cada semana para CONMEMORAR LA ESCLAVITUD DE LOS ISRAELITAS EN EGIPTO Y SU LIBERACIÓN POR EL PODER DE DIOS (Deuteronomio 5.13-15).  El séptimo día de la semana fue escogido porque fue en el séptimo día que Dios reposó de la creación del mundo.  Pero el motivo de tener reposo como una fiesta solemne cada semana no fue para recordar la creación del mundo sino la salida de la esclavitud en Egipto por la mano fuerte de Dios.  Claramente no tiene ninguna importancia para nosotros en Cristo.

b.          La fiesta de la pascua (Levítico 23.4, 5).   El día catorce del primer mes en el calendario judío.

c.           La fiesta de los panes sin levadura (Levítico 23.6-14).  Por una semana empezando el día 15 del primer mes en el calendario judío.

d.          La fiesta del Pentecostés o sea del nuevo grano (Levítico 23.15-22).   50 días después del fin de la fiesta sin levadura.  Note que siempre caería en el primer día de la semana o sea el día domingo.

e.          La fiesta de las trompetas (Lev. 23.24, 25).   El primer día del séptimo mes judío.

f.            El día de expiación (Lev. 23.27-32).  El décimo día del séptimo mes en el calendario judío.

g.          La fiesta de los tabernáculos (Lev. 23.33-44).   Por 1 semana empezando el día 15 del séptimo mes en el calendario judío.

 

Cuando Pablo dice, " Luna nueva " - compare Números 10.10; 28.11; 1 Crónicas 23.31; 2 Crónicas 31.3; Nehemías 10.33 .  Indicaba el principio del mes. Cuando habla de los " Días de reposo " - Eran muchos según la ley de Moisés INCLUYENDO el séptimo día de cada semana.

Todas estas cosas no eran más que una SOMBRA. NO eran la " imagen misma de las cosas ", no sirven para nada, no nos hacen más o menos espirituales. Y es opcional el querer someterse voluntariamente a estos preceptos, aunque espiritualmente no nos ayudan en nada y podemos caer en un adulterio espiritual guardando dos leyes a la vez (Romanos 7.1-6).

a. Nuestra Pascua por ejemplo es Cristo (1 Corintios 5.7).

b. Nuestro reposo es el reposo eterno celestial (Hebreos  3.7 – 4.11; Apocalipsis 14.13).

No vivimos bajo tal sistema de ley sino bajo la gracia de Cristo. El cristiano no debe sujetarse al juicio de los que tienen sus propias normas y que siguen tradiciones humanas ni tampoco los que siguen las normas de la ley de Moisés que no son más que sombras de la realidad revelada en Cristo.

La ley de Moisés era simplemente una sombra de Cristo (Hebreos 8.5; 9.9). Estas cosas tuvieron importancia para el pueblo de Israel, pues sirvieron como ayo (tutor, guardián) para llevarlos a Cristo (Gál. 3.24), "Pero venida la fe (el evangelio), ya no estamos bajo ayo" (Gál. 3.25). Una sombra no existe por sí sola, sino que depende para su significado de aquello de lo cual es una sombra. Desde luego, al venir la realidad , ya no es necesaria la sombra.

Cuando Pablo nos dice: “pero el cuerpo es de Cristo”, se esta refiriendo a que Cristo es lo real y verdadero, el cuerpo en este caso (la substancia o la realidad ) es lo opuesto de la sombra .

Y este es un buen punto, en vez de preocuparse de guardar sombras, Pablo dice que deben preocuparse de la realidad, preocuparse de seguir la voluntad de Cristo.

 

C.  CON LA ADORACIÓN DE ÁNGELES (2.18-19).

Y Pablo agrega: “ Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal, y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios”.

Notemos lo que dice Pablo, “Nadie os prive de vuestro premio” , o sea, que estos falsos maestros podían con sus falsas enseñanzas hacerlos perder el galardón. Es muy peligroso el poner atención a doctrinas erradas, podemos caer de la gracia y perder nuestro premio – LA ANSIADA SALVACIÓN. Estos maestros estaban desviando a los Colosenses con sus doctrinas basadas en la filosofía, con la imposición de guardar la Ley de Moisés y otros requisitos que confundían a estos cristianos. La terrible consecuencia de seguir mandamientos de hombres es perder el premio que ofrece el evangelio. 

Y estos maestros aparentaban, fingían ser humildes, aunque su mente estaba hinchada en vanidad y daban culto a los ángeles. La herejía de Colosas (el gnosticismo incipiente) era una mezcolanza de prácticas judaicas y paganas. Por denigrar a Cristo exaltaban a los ángeles como mediadores (aunque éstos no son omnipresentes), enseñando la falsa humildad de que el hombre no es digno de acercarse a Dios excepto por la mediación de intermediarios angélicos . Es semejante el concepto católico de que es necesaria la mediación de María y los llamados "santos". Los fieles saben que no son dignos de acercarse a Dios, pero al mismo tiempo saben que Dios mismo les explica con toda claridad que pueden y deben acercarse a El por medio de Cristo (Hebreos 4.15, 16; 1 Timoteo 2.5; Efesios 2.18). Esta es la verdadera humildad del cristiano.

Pero Pablo dice, “entrometiéndose en lo que no ha visto”, o sea, estos falsos maestros hablaban de cosas que nunca habían visto y que no entendían, ellos pensaban que era así, pero nunca lo pudieron comprobar. Basaban sus doctrinas en emociones y pensamientos humanos. Se meten en cosas que no saben ni entienden.

Lo que muestra cuán fundada y necesaria era la advertencia del apóstol, es el hecho de que ese culto de los ángeles se perpetuó en Asia Menor, sobre todo en Frigia y Pisidia, al punto de que el concilio de Laodicea, en 364, debió prohibir a las iglesias la costumbre de dirigir oraciones a los ángeles.

El resultado de esta vanidad y orgullo es la pérdida de la salvación que pretenden ganar con su externalismo. Note bien que es posible perder el alma por actividades hechas en el nombre de la religión y la humildad, si éstas no se hacen SINCERAMENTE y CONFORME A LO QUE LA CABEZA (Cristo) ENSEÑA. La base para poder llegar a perder el premio es la ignorancia de la voluntad de Dios y el deseo de seguir sus propias inclinaciones e ideas en cuanto a como servir a Dios. Uno llega a pensar que SUS IDEAS son adecuadas para llevarle a la salvación.  (" entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal ").

Estos falsos maestros tenían una mente llena de vanidad, la mente carnal no puede servir a Dios. Se necesita de una mente espiritual, una que se somete a la mente de Dios revelada en Cristo. Solamente pensaban en las cosas materiales y carnales

Además, Pablo dice: “y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios”. Y ellos por sus falsas doctrinas no se asían a la cabeza – que es Cristo. Cuando no nos asimos de la Cabeza, nos cortamos de la vida y el crecimiento que viene por medio de Ella (Cristo). Cristo es la única verdadera fuente de sustento para el cristiano (Efesios 4.15, 16).

Cuando la iglesia esta unida a Cristo, y sigue su voluntad, todos nosotros vamos uniéndonos y nutriéndonos, o sea, alimentándonos de este crecimiento que da Dios y vamos perfeccionándonos. Cuando habla de coyunturas y ligamentos, se esta refiriendo a las uniones que tienen las miembros en nuestros cuerpos, así también en el cuerpo de Cristo hay coyunturas, cosas que nos unen y nos hacen encajar para conformar el cuerpo del Señor. Así como dos huesos se unen por coyunturas y ligamentos para trabajar juntos, así también los unos con los otros nos unimos de acuerdo a nuestras capacidades y del crecimiento que da Dios para trabajar para el Señor (1 Corintios 3.6-7) .

 

D.  CON EL ASCETISMO (2.20-23).

El ascetismo = Negarse ciertos privilegios o placeres físicos o abusar el cuerpo voluntariamente por razones religiosas, creyendo que así se hace más espiritual.  Para el ascético, todo placer físico es malo; es obra de la carne, algo material que no puede ser bueno porque solamente el espíritu es bueno. El sufrimiento físico o el sacrificio voluntario es bueno en sí  (aunque no sea necesario) porque siempre es bueno maltratar el cuerpo, decían. El cristiano debe rechazar tales reglas porque se basan en mandamientos y doctrinas de hombres.

Pablo dice: “Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne”.

El cristiano muere con Cristo en el bautismo (Colosenses 2.12; Romanos 6.1-14). Somos:

1.     Libertados del pecado (Romanos 6.16-18).

2.     Libertados de la ley mosaica (Romanos 7.1-6).

3.     Libertados de los rudimentos del mundo con sus preceptos de origen humano (Colosenses 2.20-23).

Y esto es lo que Pablo les recuerda a los Colosenses, ustedes han muerto para el mundo y su manera de pensar, no se sujeten a preceptos que tiene su origen en el mundo y no en Dios. Es por esto que Pablo les pregunta, “¿Por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos del mundo?”. Fijémonos bien lo que esta diciendo Pablo, ellos a pesar de que estaban y vivían en el mundo, no por eso debían identificarse y seguir pensamientos que proponían los mundanos.

Y en este caso, las ideas del mundo que estaban introduciéndose en la iglesia en Colosas eran de origen gnóstico ascético. " NO", "NO", "NO " era el lema de esta enseñanza. Quienes así enseñaron como los de nuestro tiempo que hacen lo mismo, querían tener a la gente como niños bajo su dominio con estas ordenanzas humanas.

Le decían " No manejes"..."ni aun toques ". Dándoles a entender que muchas cosas no deben hacerlas, ni aun tocarlas. Una aplicación de esto sería en la relación matrimonial. Algunos dicen hoy en día que uno puede ser más santo por no tener relaciones sexuales en el matrimonio o por no casarse. Pero el sexo en el matrimonio es bueno, necesario y aprobado por Dios.  Las leyes que lo prohíben son falsas y carnales (1 Corintios 7.1-5; Proverbios 5.18-20; 1 Timoteo 4.1-3).

También les decían, " No gustes " - no debe haber ningún gusto o placer en la vida, según ellos. No debían comer ciertos alimentos, debían abstenerse de ciertas bebidas y cosas semejantes a esas.

Todo esto que les mandaban e imponían se trataba de cosas finitas, no eternas como el alma del hombre de donde proviene el verdadero problema del pecado.  Son cosas que se consumen y llegan a su fin con el uso. Son cosas materiales que pertenecen al mundo pasajero. No por abstenerme de hacer esto o aquello, o de probar esto o esto otro vamos a ser más ESPIRITUALES.

Pablo dice que todas estas cosas son solamente mandamientos de hombres, cosas que solas se destruyen, no tienen validez en contra de la verdadera espiritualidad. Pablo condena todas las enseñanzas y prácticas humanas, las que no son de la ley de Cristo. Aunque parezcan muy buenas, sabias, lógicas y necesarias, deben ser rechazadas.

El error básico de estas enseñanzas se basa en que: LOS APETITOS DE LA CARNE NO SON DOMINADOS POR LA CARNE MISMA NI POR EL ABUSO DE LA MISMA SINO POR EL ESPÍRITU O SEA LA MENTE DE LA PERSONA .  Allí está el poder que domina las acciones de la carne y es allí donde necesitamos practicar el dominio propio (Gálatas 5.16-25; Romanos 8.12-14).

Y esta gente quería hacer algo difícil (pero externo) para mejorar espiritualmente, pero EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL ES UN PROCESO INTERNO, PAULATINO QUE VIENE POR EL ESTUDIO DE LA PALABRA, LA ORACIÓN, LA OBEDIENCIA Y LA DISCIPLINA DE LA MENTE DE UNO

Ejemplos modernos de estas doctrinas ascéticas son: el ayuno obligado, el arrodillarse para orar, la abstención del matrimonio, la abstención de ciertas comidas, un vestuario especial - humilde, las vigilias, la abstención del sexo en el matrimonio, disciplina material para fines espirituales. Cosas que parecen sabias y buenas pero que NO SON MANDAMIENTOS DE DIOS.

Estos falsos maestros seguían adorando aunque no se asían a la Cabeza, pero tal adoración no era aceptable a Dios. Estaban basadas en la voluntad humana, aunque tal vez sea dirigida sinceramente a Dios (1 Corintios 4.6).

Todo esto puede tener cierta REPUTACIÓN de sabiduría.  La gente su puede impresionar y uno mismo se siente mejor, pero para Dios no tiene valor y en realidad para uno tampoco le ayuda a vencer las tentaciones de la carne. No mejoramos nuestra espiritualidad por añadir reglamentos difíciles a la Palabra de Dios sino por OBEDECER Sus reglamentos.

En resumen, el cristiano ha muerto al mundo (Gálatas 6.14) y el mundo al cristiano.  Se rompe todo compromiso con el mundo al nacer de nuevo en el bautismo.  El cristiano no está obligado bajo ninguna circunstancia con leyes religiosas o morales que no sean las de Cristo.

1. Agradar al mundo es adulterio espiritual (Santiago 4.4).

2. Agradar a los hombres es dejar de servir a Cristo (Gálatas 1.10).

3. Vivir de acuerdo con el mundo satisface la vanidad de los que se sujetan a sistemas basados en sabiduría humana como el gnosticismo, PERO NO LE ACERCA A DIOS.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.