Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

"Clonaciones"

Lector inquiere sobre "clonaciones"

"Gracias a Dios por este sitio. Es reconfortante saber que en la red podemos encontrar lugares como este para alimentarnos a diario. Mi pregunta es la siguiente: ¿qué posición tiene nuestra iglesia con respecto al tema de las clonaciones. También me gustaría saber si esto tiene algo que ver con la palabra en la cual nos indica la Biblia del nacimiento de los niños sin alma? Gracias."

Expresamos nuestro parecer

Como bien sabe usted, Dios, en su función de Creador, y como Ser Omnisciente, establece un método natural para la reproducción de los seres humanos. A mi entender, clonar a seres humanos suprime la ley divina de reproducción.

La reproducción natural asegura que cada ser humano será único sobre la faz de la tierra. La variedad infinita que resulta de la reproducción natural es, sin duda, beneficiosa, física y socialmente, para nuestra raza. La reproducción natural limita la multiplicación de seres con los mismos atributos. En cambio, potencialmente, la clonación de seres humanos, de ser factible, podría resultar en la creación de multitudes de seres con rasgos idénticos. Las consecuencias sociales y físicas de tal estado bien pudieran ser escalofriantes, entre ellas, la multiplicación, quizás incontrolable, de genes defectuosos, con sus enfermedades y defectos congénitos concomitantes, o la creación de una raza que intentara imponerse a los demás seres humanos, o de una raza numerosa cuya voluntad y ánimo fueran exactamente idénticos, haciendo posible acciones colectivas en masa, sin mentes que disintieran, refrenando cualquier tendencia o derrotero peligroso.

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.