Text, website  Description automatically generated with medium confidence

Capítulo Cuatro de este Comentario

Las siete trompetas

Los capítulos 8, 9, 10 y 11 del libro de Apocalipsis

La Sexta Trompeta

También llamada “el segundo ay”

Apocalipsis 9:13-19; 10:1-11; 11:1-14

Escena 1-B

Doscientos millones de jinetes con corazas de fuego, zafiro y azufre

Una representación artística literal-terrenal del enorme ejército espiritual de “doscientos millones” de jinetes que montan caballos con cabezas como de leones de cuyas bocas salen fuego, humo y azufre.

Apocalipsis 9:16-20

“Y el número de los ejércitos de los jinetes era doscientos millones. Yo oí su número. Así vi en visión los caballos y a sus jinetes, los cuales tenían corazas de fuego, de zafiro y de azufre. Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de su boca salían fuego humo y azufre. Por estas TRES PLAGAS fue muerta la tercera parte de los hombres; por el fuego, el humo y el azufre que salían de su boca. Pues el poder de los caballos estaba en su boca y en sus colas, porque sus colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas, y con ellas dañaban. Y los otros hombres que no fueron muertos con estas PLAGAS, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manosni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar; y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos.” 

III. "Y el número de los ejércitos de los jinetes era doscientos millones. Yo oí su número." Apocalipsis 9:16

A. "…los ejércitos de los jinetes…" ¿Quiénes son estos "jinetes"? ¿A quién o a quiénes obedecen estos "ejércitos"?

Analizando sus rasgos y acciones, eliminamos la idea de que sean ejércitos terrenales bajo el mando de hombres endemoniados, como también la de que sean "ejércitos" de Satanás.  

Esta pintura representa a los doscientos millones de jinetes de la Sexta Trompeta de Apocalipsis destados contra los pecadores endurecidos del poco tiempo antes de la Segunda Venida de Cristo.Al contrario, son "los ejércitos celestiales" guiados por los “cuatro ángeles” en la ejecución de la voluntad de Dios sobre los impenitentes pecadores endurecidos que resisten tercamente cambiar su estado mental y desistir de sus descaradas acciones opuestas diametralmente al designio del Creador llanamente declarada para la raza humana como, además, sus directrices para la conducta responsable de todos sus miembros. Apocalipsis 19:14. A continuación, presentamos las razones que sostienen nuestra conclusión. 

1. La primera razón. Estos jinetes obedecen a los cuatro ángeles.

¿Qué correlación existe entre "los cuatro ángeles" del versículo 15 y "los ejércitos de los jinetes" del versículo 16?

La correlación, cual sea, no se define explícitamente en el texto del pasaje. No obstante, la conexión nos parece bastante obvia, a saber: los doscientos millones de jinetes siguen y obedecen a los cuatro ángeles. Presentamos el siguiente silogismo en respaldo de esta conclusión. 

a) Primera premisa. La misión de los cuatro ángeles es matar a la tercera parte de los hombres”.

b) Segunda premisa. De la boca de los caballos que montan los jinetes salen las plagas que hacen morir “a la tercera parte de los hombres”. Apocalipsis 9:17-18

c) Conclusión. Ya que “matar” y “tercera parte” figuran tanto en la Primera premisa como en la Segunda se deduce que los jinetes, con sus caballos, están bajo el mando de los cuatro ángeles, utilizándolos estos para la realización de su misión de “matar a la tercera parte de los hombres”. 

Ahora bien, lo tenemos por axiomático que los ángeles al servicio de Dios no están al mando de ejércitos terrenales sino de ejércitos espirituales. Por lo tanto, deducimos que los doscientos millones de jinetes integran un ejército espiritual de Dios. 

2. La segunda razón. Presentamos las "corazas" de los jinetes como evidencia para sostener que sus dueños son siervos de Dios. Sus corazas son de "fuego, de zafiro y de azufre". Apocalipsis 9:17

a) El elemento del "fuego" aparece frecuentemente en escenas donde se manifiestan la presencia y los poderes del Dios Soberano, especialmente en las de castigos y destrucción. 

(1) Cuando Moisés lleva sus ovejas “hasta Horeb, monte de Dios… se le apareció el Ángel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía”. Éxodo 3:2-5

(2) En su visión de escenas celestiales, Ezequiel ve "apariencia de fuegoen la "figura del trono". Ezequiel 1:1-28

A close up of a fire  Description automatically generated with low confidence(3) El trono del "Anciano de días" es como "llama de fuego, y las ruedas del mismo, fuego ardiente. Un río de fuego procedía y salía de delante de él". Daniel 7:9-10

(4) El fuego del altar” en el cielo consume el incienso. Un ángel toma “fuego” de aquel altar, arrojándolo a la tierra. Apocalipsis 8:3-5

(5) La “gran Babilonia” de las visiones apocalípticas es "quemada con fuego". Apocalipsis 18:8

(6)  La bestia y el falso profeta son lanzados en "el lago de fuego y azufre". Apocalipsis 20:10

((7) Conclusión. El propio Dios proporciona “corazas de fuego, de zafiro y de azufre” a los doscientos millones de jinetes, como evidencia de su protección divina para ellos durante la ejecución del castigo sobre los pecadores empedernidos efectuado en el intento de lograr que se arrepintieran.

Vale la pena notar que ni los ángeles ni los seres humanos al servicio de Satanás no reciben tales corazas. 

A picture containing text, dark  Description automatically generated

b)  Las corazas de los doscientos millones de jinetes también son de zafiro. 

 “Zafiro. (Del lat. sapphīrus, y este del gr. σάπφειρος, quizá voz de or. persa). m. Corindón cristalizado de color azul. ~ blanco. m. Corindón cristalizado, incoloro y transparente. ~ oriental. m. zafiro muy apreciado por su brillo u oriente.” Microsoft® Encarta®

Esta piedra preciosa llamada "zafiro" figura en otras visiones de lo celestial. 

(1) "Se veía la figura de un trono que parecía de piedra de zafiro". Ezequiel 1:26; 10:1

(2) El segundo cimiento del muro de la ciudad celestial es adornado de "zafiro".Apocalipsis 21:19

(3) Conclusión. En el contexto de lo celestial, el zafiro adorna cosas que pertenecen a Dios.

Poseyendo, pues, los doscientos millones de jinetes “corazas… de zafiro”, es lógico identificarlos como instrumentos de Dios para hacer su voluntad.

Los ejércitos satánicos no despliegan corazas tan brillantes, con zafiros incrustados. 

c) Además que de fuego y zafiro, las corazas de los doscientos millones de jinetes son “de azufre"

A picture containing dark, nature, light  Description automatically generated"AzufreElemento... de color amarillo, fácilmente electrizable por frotación, que arde con llama azul produciendo un humo de olor acre característico." Diccionario de uso del español, Tomo I. Página 323

En su estado natural, el azufre es un sólido.

Dios lo utiliza para castigar. Apocalipsis 19:20; 20:10

Así pues, corazas que arden “con llama azul”, y de las que sale “un humo de olor acre” mortífero para los pecadores endurecidos, son las que portan los doscientos millones de jinetes. 

3. La tercera razón. Tengamos presente el hecho de que las naciones engañadas se unirán durante el "poco de tiempo" y que antes de la Segunda Venida de Cristo los hombres estarán proclamando "paz y seguridad". 1 Tesalonicenses 5:1-3

Esto significa que las naciones engañadas no estarán lidiando físicamente durante el "poco de tiempo", o quizás solo esporádicamente y en escala que afecten a pocos

Por lo tanto, los"ejércitos" de la Sexta Trompeta que salen a matar a "la tercera parte de los hombres" no son, ni representan, ejércitos terrenales enfrascados en batallas carnales. 

B. "doscientos millones..." 

1. Ya que la población global del gran Imperio Romano alcanzaba, para el siglo I de la Era Cristiana, más o menos doscientos millones, pensamos que el apóstol Juan y sus contemporáneos concibieran el número de “doscientos millones” de jinetes como sumamente grande.

A picture containing drawing, fabric, painted  Description automatically generated2. Comparamos esta cifra con otras mencionadas en textos que arrojan alguna luz sobre la población celestial. 

(a) En la visión de Daniel 7, al "Anciano de días… millares de millares le servían, y millones de millones asistían delante de él". Daniel 7:9-10

 (b) En la escena apocalíptica del “trono establecido en el cielo”, aparecen "millones de millones" de ángeles "alrededor del trono" de Dios. Apocalipsis 4:1 - 5:11

(c) Entre las visiones que el apóstol Juan ve cuando se abre el Sexto Sello figura la de “una gran multitud, la cual nadie podía contar… delante del trono de Dios”. Apocalipsis 7:9-17

(d) Después de los juicios de Dios sobre la “gran Babilonia” una "gran multitud en el cielo" dice “¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro”. Apocalipsis 19:1

3. “…doscientos millones…” hace aproximadamente el .03% de los 7,617,740,021 billones de habitantes que había sobre la faz de la tierra para marzo del 2022.

Se proyecta que la población del mundo sea aún mayor para el tiempo del cumplimiento de estas profecías, según la línea de interpretación que estamos desarrollando.

Así que, a la luz de estos datos y proyecciones, “doscientos millones” luce como un número comparativamente pequeño.

4. Con todo, ningún detalle de esta visión de las “tres plagas” nos obliga a tomar literalmente el número de “doscientos millones”.

Lo podemos entender como representativo de una multitud de siervos al servicio de Dios, cualquiera sea su número real, a la cual se le encomienda el castigo fulminante de seres humanos, vivos en “el poco de tiempo”, que rehúsen tajantemente reconocer al verdadero y único Creador Supremo, prefiriendo más bien “adorar a los demonios, y a las imágenes…” Apocalipsis 9:20

IV. Los "caballos" de los jinetes. 

“Así vi en visión los caballos y a sus jinetes… Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de su boca salían fuego, humo y azufre. Por estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres; por el fuego, el humo y el azufre que salían de su boca. Pues el poder de los caballos estaba en su boca y en sus colas, porque sus colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas, y con ellas dañaban.” Apocalipsis 9:17-19

A. La apariencia de los caballos y el significado de sus atributos descomunales.

Nuestra percepción es que estos caballos representan los medios utilizados por Dios para introducir y diseminar rápidamente las "tres plagas" que resultan en la muerte de "la tercera parte de los hombres". 

1. Tienen cabezas "como cabezas de leones”. Apocalipsis 9:17

El león es animal notoriamente fuerte y veloz, capaz de perseguir y matar aun a animales más grandes que él, por ejemplo, el elefante. Agarra su presa, triturando y devorando carne y huesos. 

Aplicación. El caballo también es fuerte, veloz y resistente. Y si tuviera cabeza de león, su apariencia sería sobremanera espantosa.

Doscientos millones caballos podrían galopar pronto por toda la tierra, aun literalmente.

Estas figuras retóricas significan, a nuestro entender, que las "tres plagas" mortíferas serán llevadas pronto por toda la tierra cuando llegue “la hora, día, mes y año” fijados para este castigo, causando pánico y muchísimas muertes. 

A picture containing drawing  Description automatically generated2. "De su boca salían fuego, humo y azufre". Apocalipsis 9:17

Visualicemos a estos caballos. No sale vapor de su boca o nariz sino “fuego, humo y azufre”, elementos que simbolizan las “tres plagas”, según Apocalipsis 9:18.

¡Dos cientos millones caballos que respiren “fuego, humo y azufre”!

Comentamos estas “tres plagas” en la partida “B” abajo.

3. Tienen colas y sus "colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas, y con ellas dañaban". Apocalipsis 9:19

La apariencia de estos animales se vuelve cada vez más terrible, a decir verdad, ¡realmente aterradora!

Su cola no es la cola natural de caballo sino dura y elástica, como si fuera una serpiente.

A picture containing colorful  Description automatically generatedY como si eso fuera poco, su cola tiene cabeza cabeza, se presume, de serpiente venenosa.

Con sus colas dañaban”

 “Dañar y matar.” Esa la misión asignada a los doscientos millones de jinetes montados sobre doscientos millones caballos preparados para sembrar pavor y hacer morir “la tercera parte de los hombres”.

Es del común saber que la mordida de una serpiente venenosa puede causar muerte repentina.

Según Números 21:4-9, "Jehová envió entre el pueblo [de Israel] serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel".

Aquello lo hizo Dios para castigar a los israelitas duros de cerviz, que seguían en su incredulidad pese a milagros hechos a menudo por Jehová a favor de ellos.

Pues, ¿por qué tener por extraño o inconcebible que proceda Dios con igual dureza, o todavía más, contra los pecadores, incrédulos y recalcitrantes en grado sumo, del “poco de tiempo”?

Por cierto, él programa para ellos no solo “tres plagas” mortíferas, sino también el terrible azote de las colas“semejantes a serpientes”, de los caballos que montan los doscientos millones de jinetes.

4. ¿Verán literalmente las gentes rebeldes que viven la época de la Sexta Trompeta a los doscientos millones de jinetes montados sobre doscientos millones de caballos furiosos?

Negativo, pues se trata de seres espirituales al servicio de Dios, siendo altamente retórico el lenguaje de la visión de los caballos, etcétera.

Mas, sin embargo, sentirán sí en carne viva la furia de los castigos de Dios al caer víctimas de las "tres plagas", las cuales sobrevendrán a aquellos impíos como millones de caballos enfurecidos, de cuyas bocas salen fuego, humo y azufre, y cuyas colas lastiman y matan. 

 

A group of people in clothing  Description automatically generated with medium confidenceLas tres plagas de
fuego, humo y azufre 

 Apocalipsis 9:13-21

 

B. Las "tres plagas" de "fuego, humo y azufre(Apocalipsis 9:18). 

1. ¿Para cuándo? Conforme a la interpretación que estamos desarrollando, estas "tres plagas" que causan la muerte de la "tercera parte de los hombres" están programadas para la última fase del "poco de tiempo", etapa que precede de inmediato la Segunda Venida de Jesucristo. Otros textos corroboran esta tesis. 

a) Los Dos Testigos tienen poder para "herir la tierra con toda plaga, cuantas veces quieran" durante el "poco de tiempo". Apocalipsis 11:6. Esto lo veremos en la Escena 8 del gran drama de la Sexta Trompeta, la cual es el segundo “Ay”.

b) Las siete copas de la ira de Dios son "las siete plagas postrerasporque en ellas se consumaba la ira de Dios". Apocalipsis 15:1, 7-8

Postrero. 1. adj./ s. Que es el último Postremero, postrimero.” Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L. https://es.thefreedictionary.com/postrero

Se deduce que las "siete plagas postreras" sean para el tiempo cuando se consuma la ira de Dios, es decir, son para los últimos días que preceden la Segunda Venida de Cristo y el fin del tiempo.

c)  La correlación entre “las siete plagas postreras”“toda plaga” de los Dos Testigos y las “tres plagas” de la Sexta Trompeta es obvia. Todas están programadas para los humanos levantados airadamente contra el Soberano Dios Creador durante los últimos días convulsionados antes del fin del universo material y el tiempo mismo. 

2. "…fuego, humo y azufre" ¿De qué naturaleza? 

Image result for plague fire zaphire sulphur abstracta) ¿Es concebible que estas "tres plagas" sean de "fuego, humo y azufre" materiales? “Concebible”, claro que sí. 

(1) Ciertamente, Dios tiene poder para azotar y castigar al mundo incrédulo y pecador con voraces incendios incontrolables, por ejemplo, en las grandes ciudades donde se aglomeran los impíos.

Aun los fenómenos naturales tales como terremotos y la erupción de volcanes suelen causar verdaderas “plagas” de “fuego, humo y azufre”, no solo devastando suelos y estructuras sino también contaminando masivamente la atmósfera, efectos que hacen enfermarse o morir a los seres humanos impactados.

Conforme a nuestra fe, Dios tiene potestad sobre aludidos fenómenos, pudiendo utilizarlos a su discreción para el castigo de gentes impenitentes.

(2) Cualquiera que sea la naturaleza de las “tres plagas”, el castigo que traen es para los que no tienen el "sello de Dios".

Suponiendo que haya cristianos verdaderos vivos en la tierra cuando se desaten estas tres plagas, el Dios Soberano tiene poder para protegerlos, de la misma manera que libró a los israelitas de las diez plagas que trajo sobre los egipcios.

También Jehová cuidó y salvó al "justo Lot", juntamente con sus hijas, cuando “hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego… desde los cielos”. Génesis 19

b) Con todo, lo consideramos posible que el “fuego, humo y azufre” sean simbólicos. Es decir, que representen plagas cuya naturaleza no sería, literalmente, de fuego, humo y azufre materiales.

Quizás plagas nuevas, desconocidas hasta el momento de su aparición.

Plagas que exploten sobre la tierra como caballos salvajes.

Plagas que hagan arder al cuerpo físico, como si un “fuego” lo consumiera.

Plagas que obstaculicen las vías respiratorias y los pulmones, asfixiando, a manera de un “humo” espeso, y causando cáncer.

Plagas que quemen la piel y la carne, tal como hace el azufre físico. Pudriéndose el cuerpo material, y apestando a “azufre”.

Al derramar el cuarto ángel la plaga de la Cuarta Copa de la ira de Dios sobre el sol, “los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios…” Apocalipsis 16:8-9

Esta cuarta plaga, juntamente con las restantes seis de “las siete plagas postreras” (Apocalipsis 15:1), ocurrirán, sin duda, durante la última etapa del “poco de tiempo”. 

3. ¿Quién traerá estas “tres plagas”? Cualquiera sea la naturaleza de estas "tres plagas", el que tiene "poder" sobre ellas es Dios, y no, en definitiva, Satanás. 

a) "Dios... tiene poder sobre estas plagas". Apocalipsis 16:9

b) Por tanto, Satanás no trae estas plagas.

c) Tampoco tiene potestad sobre ellas ningún ser humano en la tierra. 

V. El propósito de Dios frustrado. 

A. Afirmamos confiadamente que Dios no traerá arbitrariamente estas “tres plagas” sobre los habitantes de la tierra vivos en “la hora, día, mes y año” fijados para el cumplimiento de esta profecía.

Más bien, lo hará con el intento de lograr que por lo menos algunas personas de aquel tiempo futuro se arrepientan y se salven de la ira venidera.

La expresión “Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron…” claramente revela su propósito benigno, y no, de modo alguno, arbitrario o cruel. 

¡Qué se arrepientan los sublevados contra Dios y los suyos tanto en el cielo como en el planeta Tierra!

¡Qué se arrepientan los adoradores de demonios e imágenes! 

Este es, definitivamente, el propósito sano de las “tres plagas”.

B. Pero, el desenlace triste de todo lo hecho por Dios, a nivel global, en aquellos días del fin del “poco de tiempo” es que los sobrevivientes de las “tres plagas” no se arrepienten

A person with his mouth open and a rainbow in the background  Description automatically generated with medium confidence “Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar; y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos.” Apocalipsis 9:20-21

Así finaliza la Escena 1-B del gran drama de la Sexta Trompeta. Con un cuadro estremecedor de pecado sobre pecado, superstición, falsa religión, idolatría, inmoralidad y crimen universales.

Condiciones muy parecidas a las que hubo en el tiempo de Noé, previo a la destrucción de aquel mundo por el gran Diluvio.

Estas condiciones son las que imperarán hacia finales del “poco de tiempo”, previo a la futura destrucción total del planeta Tierra por fuego

“Pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos.” 2 Pedro 3:7

 


 

Próximo tema. Escena 2. Abierto el librito de Apocalipsis 10.

Contenido completo del Capítulo Cuatro

Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones. Solo el TEXTO del comentario.

Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones. El contenido completo del comentario. Textos y diapositivas.

 

DANIEL. Lista de estudios y diapositivas en esta Web.

 

Perspectivas sobre PLAGAS. LISTA de múltiples temas relevantes en editoriallapaz.

¿Dios malo y cruel o de amor por las almas perdidas, de paciencia, longanimidad y oportunidades para salvación hasta que ya no haya remedio? Covid19, las 7 plagas postreras, las 10 sobre Egipto, etcétera.

 

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.