Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

-Este mismo tema en inglés

-Este tema en Presentaciones gráficas para PowerPoint
Mas ilustraciones y el texto completo.


 

Para clases bíblicas o mensajes

Catastrofismo -Fin del mundo, Rapto, Ira de Dios, Juicio final

Cuatro ejemplos publicados por la National Geographic online, en la ocasión de la predicción de Harold Camping sobre el 21 de mayo de 2011.

Comentarios nuestros y aplicaciones después de cada ejemplo
 

Primero ejemplo

“Hale-Boppalyse

La cometa Hale-Bogg sobre Stonehenge, Inglaterra, en 1997.

Fotografía por Alastair Grant, AP

www.nationalgeographic.com

Publicado 20 de mayo de 2011

Escrito encontrado en Photo News” de la National Geographic online.

“Una tragedia ocurrió cuando la cometa Hale-Bopp, descubierta en 1995, vista sobre Stonehenge, Inglaterra, extremadamente brillante, pasó rosando la tierra en 1997. Treinta y nueve personas, integrantes de un grupo religioso llamado Heaven’s Gate –Portón del cielo, se suicidaron en California en el preciso momento cuando la cometa estaba más cerca. El grupo creía que un OVNI, el que suponían se deslizara en la estela de la cometa, los rescatara de la tierra condenada. Pensaban los seguidores que Lucifer controlara la tierra y que los humanos “estaban próximos a perderse en llamas apocalípticas”, según informado en el libro Apocalypses."

 

-Comentarios nuestros.

-¡Que lamentable tragedia la de las treinta y nueve que se suicidaron! Por mezclar enseñanzas o profecías de la Biblia, mal interpretadas y aplicadas, con OVNIS y cometas. El cristiano maduro en entendimiento no confeccionaría jamás tal mixtura, por cierto, mortal para el alma.

-Señores editores y escritores de la National Geographic, ¿pretenderían ustedes desacreditar a todos los cristianos, incluso a los verdaderos, los que no dicen o hacen cosas extrañas que llamen la atención de los medios noticiosos, refiriéndose ustedes a sectas, tales como la de Portón del cielo, que existen en la periferia del cristianismo?

-Ese título “Hale-Boppalyse” lo encontramos muy ingenioso. Como que la intención subliminal, o no tan subliminal, sería vincular la cometa Hale-Bopp y el suicidio de las treinta y nueve personas en California con el libro de Apocalipsis en la Biblia. Pero, si ustedes tuvieran algún conocimiento correcto de Apocalipsis quizás no se atrevieran a forjar un enlace tan falto de fundamento o respeto por la verdad.

-Bien que muchas sectas religiosas –algunas, de rara composición, creencia y práctica; otras, hasta muy fanáticas, aun violentas-  se hayan levantado a través de los siglos de la Era Cristiana, o “Común Era”, el Autor de la Biblia no tiene la culpa, pues él no estableció sectas. Ni la tienen los cristianos auténticos que no incorporan en su fe y práctica elementos diluyentes de tradiciones o filosofías de origen puramente humano. No me extrañaría que no conocieran ustedes a siquiera a uno de estos cristianos cuyo único credo es el Nuevo Testamento, el cual siguen fielmente, sin fanatismos o sensacionalismos. De ser así, pues, ¡qué pena! Y qué gran injusticia cometen los que juzguen mal a todos los cristianos por las sectas extremistas o los profetas disparateros que “alimentan con vanas esperanzas”, hablando “visión de su propio corazón, no de la boca de Jehová” (Jeremías 23:16).

Tragedias como la de las treinta y nueve no ocurren nunca en el seno de la iglesia fiel a Cristo, por la sencilla razón de que los feligreses que la componen se han hecho el compromiso fuerte de no dañar a su propio cuerpo físico, honrándolo como morada terrenal del ser espiritual que lo habita.

 

Segundo ejemplo 

“Un hoyo negro de fabricación humana”

El Acelerador Grande de Choque Frontal Hadron, en Europa

Fotografía cortesía de Maximilien Brice, de CERN

www.nationalgeographic.com

Publicado 20 de mayo de 2011

Escrito encontrado en Photo News” de la National Geographic online.

“Cuando el Acelerador Grande de Choque Frontal Hadron fue puesto a funcionar en septiembre del 2009, algunos críticos especulaban que el pulverizador de átomos más grande del mundo pudiera crear un hoyo negro que resultara en el fin del mundo.

Un grupo pequeño de físicos argumentó que existía una posibilidad muy, muy remota de que se creara un hoyo negro, y que este tomara una órbita dentro de la tierra, consumiendo trozos de materia hasta acabarse con el planeta entero.

Este escenario, más otros igualmente espeluznantes, motivaron a un par de científicos independientes a demandar en las cortes, en la primavera de 2008, que el pulverizador de átomos no fuera usado.

Sin embargo, la preocupación fue en balde, pues el Acelerador ha estado funcionando sin consecuencias desastrosas.”

 

-Comentarios nuestros.

-De la manera que no todos los científicos del mundo son ateos, como el Sr. Stephen Hawkins confiesa ser, ni escépticos o evolucionistas, asimismo no todos los cristianos del mundo son enemigos acérrimos de la ciencia. De la “falsamente llamada ciencia” (1 Timoteo 6:20) sí, pero no de la ciencia genuina.

-Mientras algunos científicos se opusieran al Acelerador Grande de Choque Frontal Hedron, pienso que tal vez pocos cristianos maduros en entendimiento temieran que aquel enorme pulverizador de átomos pudiera crear condiciones que resultaran en la desintegración del planeta Tierra. Porque, contrario a una tesis popular de hoy día, la Biblia no enseña que la raza humana acabará destruyendo del todo su propio hábitat. Más bien, la proyección bíblica parece ser que los humanos lucharen hasta el fin para preservar su globo azul en el espacio. De hecho, no lo destruirán ellos mismos sino que lo hará el Ser que lo creó originalmente, y no caprichosamente o por ser malo sino porque nuestra raza, en su gran mayoría, está empeñada en destruirse moral y espiritualmente, haciéndose indigna de seguir ocupando el planeta Tierra.

-A propósito, ¿en qué cosa están empeñados los editores y escritores de la National Geographic? ¿Cuál es su agenda verdadera? ¿Acaso socavar toda fe en Dios, aun la fe más inteligente y pura?  ¿Destruir completamente la credibilidad de la Biblia? ¿Acabar totalmente con la idea de que el ser humano sea no solo de naturaleza física sino también espiritual? ¿Promover solo la evolución y el humanismo? Si esta es su agenda, me atrevo a plantear que ustedes mismos contribuyan sustancialmente a la creación de una humanidad cada vez más carente de dignidad, decencia, respeto, amor natural y otros valores que pudieran salvarla de sus propios vicios, debilidades destructoras y conducta criminal.

 

Tercer ejemplo

“1666. Juicio por fuego”

El Incendio de Londres en 1666 d. C.

Gráfico de Getty Images, Bridgeman Art Library

www.nationalgeographic.com

Publicado 20 de mayo de 2011

Escrito encontrado en Photo News” de la National Geographic online.

 “Muchos cristianos, sabiendo que la Biblia identifica el 666 como el ominoso número de la Bestia, comenzaron con trepidación el año 1666.

Una prolongada plaga que había borrado gran parte de la población de Londres en 1665 no contribuyó en nada a aliviar el temor, y al estallarse el Gran Incendio de Londres (ver la pintura), muchos creyeron que el Día del Juicio Final hubiese llegado.

Algunos londinenses interpretaron el fuego como “el espantoso juicio –la ira de Dios traída por fin sobre la tierra pecaminosa”, según el libro “El gran incendio de Londres: en aquel año apocalíptico 1666”, publicado en 2002.”

 

-Comentarios nuestros.

-Diríase que muchos cristianos lo único que entienden acerca del número “666” es que, para ellos, se trata de un “ominoso número”. Explicarlo en su contexto de Apocalipsis 13, la mayoría no tendría ni la más mínima idea de cómo hacerlo. Lo mismo es aplicable a las dos “bestias” y la “imagen de la bestia” descritas en el mismo capítulo. El 666 es “el número de la bestia, pues es número de hombre”; es el número del “nombre” de la bestia (Apocalipsis 13:17-18), y no, pues, número de un año tal como el 1666 d. C. Elemental. Pero, a través de los siglos, ¿cuántos hombres y mujeres de las multitudes que han tomado el nombre “cristiano” hayan entendido siquiera lo elemental de las enseñanzas encontradas en la Biblia?

-Ahora bien, señores editores y escritores de la National Geographic, la ignorancia o superstición de los cristianos londinenses del Siglo XVII, o de cualquier otro lugar o tiempo de la Era Cristiana, no quiere decir que todos los cristianos seamos igualmente ignorantes y supersticiosos.

-¿Tienen ustedes conocimiento completo y correcto de lo que dice el Nuevo Testamento acerca de una gran “apostasía” que sobrevendría a los discípulos de Cristo, a la iglesia de Cristo, después de la muerte de los apóstoles? Si lo tuvieran, comprenderían que muchísimo de lo supersticioso, desagradable, negativo y pecaminoso que se ve en el cristianismo de hoy -incluso la pedofilia de sacerdotes católicos romanos incontinentes, los escándalos sexuales de personajes pentecostales y evangélicos y la mercadería rampante entre religiosos en general- es fruto palpable de la “apostasía” predicha en textos bíblicos tales como 1 Timoteo 4:1-5; 2 Timoteo 3:1-9; 2 Tesalonicenses 2:1-12; Hechos 20:28-31 y varias porciones de Apocalipsis. Respetuosamente, les insto a tomar el tiempo para leerlos, aunque sea tan solo para evitar que ustedes mismos demuestren ignorancia, ya poca ya mucha, al abordar temas religiosos en sus influyentes publicaciones, bien sean impresas o digitales.

-El cristiano maduro en entendimiento no exclama “¡Señal del fin del mundo! ¡Ira de Dios!” cada vez que suceda un evento tal como el “Incendio de Londres”. O cada vez que haya terremotos, huracanes, tornados, inundaciones o fuegos destructivos. Sabe que estos fenómenos han ocurrido desde tiempos remotos y que seguirán manifestándose hasta el desenlace final del plan de Dios. Más bien, le preocupan señales de otra categoría, a saber, de índole moral-filosófica-espiritual. El deterioro de valores que ennoblecen al ser humano. Derroteros descendientes que conducen al caos, a la anarquía moral. El individualismo radical. El hedonismo. Aprobación general de estilos de vida y hogares anormales, los que generan infinidad de males sociales, como también enfermedades físicas evitables. Comprende que señales de esta naturaleza indican el acercamiento de una época identificada en la Biblia como el “poco de tiempo” (Apocalipsis 20:1-10). Su espíritu se siente abatido al percatarse de que tantos seres humanos estén empeñados en convertir su libertad personal en puro libertinaje, su libertad religiosa en perversión religiosa o total indiferencia espiritual. Estas son las cosas que le llenan de presentimientos de días venideros sombríos, mucho más difíciles para el ser humano promedio, pese a que este ignore, aun voluntariamente, la trayectoria general de la raza humana.

 

 

Cuarto ejemplo

“Alineación de planetas: ¿Agüeros del fin del mundo?”

La conjunción de Venus y la luna sobre el Faro de la ensenada Ponce, Florida, Estados Unidos de América, 27 de febrero de 2009.

Fotografía por Benjamin Cooper

www.nationalgeographic.com

Publicado 20 de mayo de 2011

Escrito encontrado en Photo News” de la National Geographic online.

“Tales conjunciones planetarias han inspirado muchas predicciones del fin del mundo, particularmente, la conjunción ocurrida más o menos para el 5 de mayo de 2000, cuando Mercurio, Venus, Martes, Júpiter y Saturno se alinearon con el sol y la luna.

El autor Richard Noone predijo que el mundo se quedaría cubierto de hielo a consecuencia del alineamiento. Y el “psíquico arqueólogo” Jeffrey Goodman aseveró en su libro We are the Earthquake Generation –Somos la generación del terremoto, publicado en 1977, que “temblores y volcanes ocurrirán alrededor del mundo y una grieta se abrirá al rajarse el planeta Tierra en varios lugares para aliviar la tensión producida por el cambio”, como se reportó en la publicación New Scientist.

Pero, el catastrofismo también puede despertar la innovación, como la que se dio en 1774 en Frislandia, Holanda. Cierto vicario, ilusionado con fomentar su congregación, hizo circular “un pequeño libro de catastrofismo”, según el que el sistema solar quedaría demolido durante una conjunción próximo a ocurrir, de acuerdo con la New Scientist. Creciendo el pánico entre los ciudadanos de aquel pueblo, un astrólogo aficionado construyó un planetario en la sala de su casa con el propósito de explicar el verdadero movimiento de los planetas y así apaciguar los temores. Hoy por hoy, ese planetario mecánico es el más antiguo aún funcional en el mundo.”

 

-Comentarios nuestros.

-La Biblia no es un libro de astrología. Nada enseña o siquiera implica sobre supuestas consecuencias de la conjunción de cuerpos celestiales. Por consiguiente, los que la seguimos de cerca no nos alarmamos cuando se alinean planetas, el sol y la luna. No emitimos profecías. No andamos en compañía espiritual con Richard Noone, Jeffrey Goodman y todos los demás de la misma mentalidad. Si dicen ser cristianos, deshonran a Cristo con sus predicciones necias, hablando de lo que no saben y entremetiéndose en lo que no entienden.

-Estimados señores de la National Geograhic, New Scientist y publicaciones parecidas, englobar a todos los que invocan a Cristo en la misma categoría, juzgando a los más inteligentes, maduros y rectos por los más despistados, infantiles e hipócritas, ¿es justo? ¿Es intelectualmente honesto?

-Por ejemplo, el cristiano maduro no da importancia a los signos del zodiaco. No es supersticioso. Le parece absurda la idea de que cuerpos inertes celestiales o constelaciones, a millones de kilómetros de la tierra, pudieran influir en su mente, emociones o espíritu, hasta determinando su carácter. En cambio, hay “cristianos” a granel que leen interpretaciones del zodiaco tal vez más que la misma Biblia.

-El cristiano maduro no pertenece al linaje de los astrólogos antiguos que estudiaban asiduamente los planetas y las estrellas, tomando decisiones o dando consejos políticos, militares, comerciales, sociales –incluso sobre el amor-, religiosos y  espirituales, fundados en las posiciones relativas de los cuerpos celestiales. No cae de rodillas ante el espectáculo de los cielos, teniendo por dioses o diosas el sol, la luna, los planetas o las estrellas. Pero, una cosa hace sí: admira profundamente todo lo que sus ojos ven en las esferas más allá del planeta Tierra, teniéndolo por obra magnífica de un Ser Creador inteligentísimo capaz de concebirlo y luego hacerlo realidad. Se solidariza con la afirmación poética del rey David. “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos” (Salmo 19:1). Que si el Ser Creador hiciera todo el universo material empleando las dinámicas del “big bang”, o algún otro mecanismo, le tiene sin cuidado. El meollo del asunto es que el vasto y complejo universo material existe. Postular que tan inmenso universo material existiera desde la eternidad de las eternidades por sí solo, en la forma que fuera, no produciéndolo ni ordenándolo ningún ser inteligente, le parece una tesis insostenible por naturaleza, ya que ningún ser humano sería capaz de probarlo presentando evidencias empíricas, es decir, basadas en observaciones personales o hechos comprobables.

 

-Este tema en Presentaciones gráficas para PowerPoint

-Este mismo tema en inglés

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.