Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

“Consejos concisos para los maestros y las maestras de temas bíblicos”

Diez cosas que deben hacer

Diez cosas que NO deben hacer

Osvaldo L. Santiago

Debe hacer…                                                            No debe hacer…

1.  Saludar afectuosa y cálidamente
a su estudiantado.                                                     

1.  Comenzar secamente con un “Buenos días” o “Buenas noches”.

2.  Conocer al estudiante por su
nombre y apellido.

2.  No hacerlo, siendo impropio llamarlo por “usted”, o “aquel”, etcétera.

3.  Considerar al estudiante en cuanto
a capacidad y madurez de aprendizaje.
Esto incluye también madurez espiritual.

3.  No considerar lo antes expuesto, provocando en el estudiante posibles cambios de actitud anímicos.

4.  Exponer puntos de vista donde el
estudiante pueda discernir y llegar a
sus propias conclusiones.

4.  Ser autoritario, siempre imponiendo el maestro sus propios puntos de vista o manera de pensar.

5.  Reconocer las limitaciones intelectuales
y mentales, y aun emocionales, de cada
uno de sus estudiantes.

5.  Obviando todos estos puntos de vista, sin importarle el estudiantado.

6.  Proveer a los estudiantes el mejor
método de enseñanza disponible, para
que ellos puedan aprobar las asignaturas
con dignidad y provecho propio.

6.  Limitar a los estudiantes de los recursos disponibles para su mejoramiento, dificultándoles el aprovechamiento de las asignaturas, empobreciendo su capacidad intelectual y de aprendizaje.

7.  Sostener un ambiente de amplia camaradería
y sosiego para que el estudiante se sienta en un
ambiente propicio para estudiar, discernir y
refutar, sin limitaciones, siempre y cuando el
estudiante mantenga un ambiente también de
camaradería y humildad.

7.  Crear un ambiente hostil, de temor y de confrontación, creando en el estudiante una actitud de rechazo.

8.  Mantener la relación “maestro-estudiante”
dentro de los estándares éticos y morales que
a cada uno les corresponde ejercitar.

8.  Crear favoritismos con ciertos estudiantes, ignorando a los demás, no dándole participación entre otros.

9.  Capacitar al estudiante a que cuando
le corresponda ejercer su propio criterio
lo pueda hacer sin reservas, confiando
en lo que su maestro le proveyó para
hacer su propio juicio o determinación.

9.  No capacitar al estudiante, convirtiéndolo en uno inseguro y dependiente de otros.

10.  Al finalizar la enseñanza, proveerle
al estudiantado con el mejor método de
prueba para así el maestro poder evaluar
con justicia y equidad, y para que el estudiantado
pueda, mental y emocionalmente, discernir su
grado de capacitación, ajustándose a su
realidad intelectual y de aprendizaje.

10.  No proveerle al estudiantado del mejor método de prueba, creando un estudiante frustrado al no poder cumplir con las expectativas de las asignaturas.

 

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.