Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales.

“¿ Está usted siempre dispuesto
a enfrentarse a la verdad sobre
todo aspecto de su vida?”

  I.         Introducción.

A.    Salutación.

B.    El tema de este mensaje: “¿Está usted siempre dispuesto a enfrentarse a la verdad sobre todo aspecto de su vida?”

C.    Los términos claves del título son:

1.    “Siempre”. Quiere decir en todo momento y no solo cuando le convenga.

2.    Enfrentarse”. Significa reconocer la verdad, admitirla y no esquivarla.

3.    “La verdad” es lo que es cierto, real e incontrovertible.

4.   "Todo aspecto de su vida” abarca:

a)       Su carácter;

b)       Su hogar;

c)       Su trabajo;

d)       Su conducta moral;

e)       Sus creencias y prácticas espirituales.

D.       ¿Cuántas personas están siempre dispuestas a enfrentarse a la verdad sobre todo aspecto de su vida?

1.      ¿Desean de todo corazón conocer y poseer la verdad en todo momento?

2.      ¿Con toda seguridad, quieren tenerla, abrazarla y vivirla?

3.      Se lo pregunto repetidas veces porque si bien hay en este mundo verdades que alegran y confortan, ¡también las hay que hierren al corazón y al espíritu!

a)      Hay verdades que son como el bálsamo de Galaad ( Jeremías 8:22 ): imparten sanidad, bienestar, bondad, amor y esperanza. Por ejemplo, la maravillosa verdad expresada en sólo tres palabras: “Dios es amor” ( 1 Juan 4:16 ).

b)      Verdades hay que son como una almo h ada suave donde podemos recostar la cabeza y soñar de esferas mejores y más hermosas que esta en la que nos desenvolvemos actualmente. Por ejemplo, la verdad que dice: “En la casa de mi Padre, muchas moradas hay... voy, pues, a preparar lugar para vosotros” ( Juan 14:1 ).

c)      Hay verdades que son como joyas muy valiosas dadas como prendas preciosas en garantía del cumplimiento de un contrato sumamente importante. Por ejemplo, la verdad que dice: “No te desampararé, ni te dejaré” ( Hebreos 13:5 ), promesa dada por Dios a los que aman y obedecen su Verdad.

d)    Pero, también hay verdades que son como el fuego abrasador . Por ejemplo, la verdad que dice: “Dios es fuego consumidor” ( Hebreos 12:28 ).

e)    Y hay verdades que son como una espada o un bisturí que parten y cortan. Por ejemplo, la verdad que dice: “Dios juzgará... los secretos de los hombres”, conforme al evangelio, en el Juicio Final ( Romanos 2:16 ). O, para los cristianos, la verdad que dice: Si “no permaneces en esa bondad... tú también serás cortado” ( Romanos 11:22 ). Esta calidad fría y cortante de las verdades dirigidas a los impenitentes y los reincidentes se resalta en Hebreos 4:12 donde el Espíritu Santo afirma: “La palabra de Dios es viva y eficaz , y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.”

f)    Verdades hay que son como un martillo , herramienta utilizada para dar una y otra vez con el clavo en la cabeza hasta meterlo de lleno. Por ejemplo, la verdad repetida a través de la Biblia como martillazos sonantes: “Si no os arrepentís , todos pereceréis” ( Lucas 13:5 ). “Arrepentíos y convertíos ( Hechos 3:19 ). “Arrepentíos , y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados” ( Hechos 2:38 ). “¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra”? ( Jeremías 23:29 ).

g )     Y hay verdades explosivas . Tal cual la dinamita, hacen volar en pedazos a la “Montaña de las filosofías huecas” y su gemela la “Montaña de las tradiciones vanas de los hombres”. Derrumban las “Fortalezas religiosas” construidas de argumentos, teorías, porfías, visiones e interpretaciones sin fundamento. Por ejemplo, como la dinamita es la gran verdad que dice: “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres” ( Hechos 14:24-25 ). En medio de los templos del paganismo, incluso, los del paganismo cristiano, esta verdad estalla con impacto devastador. Pablo exclama: “Yo no me avergüenzo del evangelio, porque es poder   (la dinamita) de Dios para salvación a todo aquel que cree” ( Romanos 1:16 ). En este versículo, la palabra griega traducida “poder”, significa “dinamita”.

II.       ¿Aún afirma usted que desea de todo corazón conocer, poseer y vivir la verdad? ¿Cuáles de estas verdades desea conocer, poseer y vivir? ¿Cuál categoría?

A.    ¿Las que son como el bálsamo, una almohada mullida o joyas preciosas?

B.    O, ¿las que son como el fuego, el bisturí, el martillo o la dinamita?

1.    Lamentablemente, en este lugar y en este país, hay gran número de almas que no quieren conocer ninguna de estas verdades. No aman la verdad y, por consiguiente, Dios les envía un “poder engañoso, para que crean la mentira” ( 2 Tesalonicenses 2:10-12 ), entregándolas “a la inmundicia... a pasiones vergonzosas... a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen” ( Romanos 1:24-32 ). Aman, conocen, poseen y viven la mentira y el engaño, “engañando y siendo engañados” ( 2 Timoteo 3:13 ).

2.    Amados hermanos, estimados amigos y amigas que están compartiendo con nosotros este culto, su presencia es evidencia de que no pertenecen al grupo que acabamos de identificar sino al grupo de las almas que buscan la verdad, ¿correcto? Entonces, les invitamos a seleccionar las verdades que quieren conocer, poseer y vivir. (Para el próximo punto, pedir la cooperación de dos hermanos, orientándolos de antemano).

a)     Hermano Fulano (                           ), favor de hacer su selección. (El hermano Fulano selecciona sólo a las verdades de la primera categoría).

b)     Hermano Mengano (                            ), favor de hacer la suya. (El hermano Mengano selecciona a todas las verdades).

c)     ¿Cuál de estos dos hermanos ha hecho una selección sabia?

(1)      Usted, hermano Fulano (                        ), al escoger sólo las verdades de la primera categoría , ha cometido un error muy grav e , el mismo error que comete la mayoría de las personas que profesan amar la verdad pero que, en realidad, sólo aman las verdades suaves, alentadoras, dulces o benignas . ¿Por qué se califica su error de “muy grave”? Porque la Verdad de Dios es un todo perfecto e indivisible. Si no la aceptamos en su totalidad, nos hacemos culpables de rechazar una parte de la Verdad divina, lo cual implica, ciertamente, nuestra condenación.
(a)     En la actualidad, las iglesias están llenas de personas que sólo aman esta primera categoría de verdades. No soportan las verdades duras de la segunda categoría.
(b)     Usted, amado que nos escucha (que lee), ¿cuáles ama?
(2)      Usted, hermano Mengano (                      ), al escoger todas las verdades , ha tomado una decisión valiente y muy sabia, la cual, una vez implementada a plenitud en su vida, resultará en la salvación y la eventual glorificación de su alma. Le felicitamos.
(a)      Pero, ¿comprende usted que su decisión significa dolor y trabajo ? Por tal razón, la calificamos de “valiente”.

(i)       “Dolor” porque el “fuego” de algunas Verdades divinas quema la leña y la hojarasca de nuestra vida, es decir, las cosas superficiales de nuestra vida, nuestras fantasías infantiles, nuestras adquisiciones superfluas y dañinas, nuestras pequeñeces y trivialidades.

(ii)      "D olor” porque con los instrumentos quirúrgicos que lo son, en sentido figurado, las Verdades divinas y reales, el Cirujano celestial extirpa de nuestra alma el cáncer de las malas costumbres y de los vicios.

(iii)     “Dolor” porque el gran Creador de vidas nuevas utiliza la “dinamita” de su palabra para eliminar del terreno de nuestro corazón las estructuras religiosas de origen humano, con miras a reemplazarlas con su propio Templo espiritual, el cual es la iglesia verdadera.

(iv)     “Trabajo” porque con el “martillo” de la Verdad divina debemos construir para nosotros mismos, conforme al diseño trazado por el gran Arquitecto, una nueva casa espiritual, o sea, una nueva vida llena de gracia y de gloria celestial.

(b)      Sin embargo, he aquí una verdad gloriosa: De los “Lugares del dolor y del trabajo” por los cuales ha de pasar toda alma que ama toda la Verdad de Dios, ¡emerge un nuevo ser, como un gigante espiritual, purificado, forjado, como el bronce bruñido, en el molde de la Verdad celestial, refulgente, fuertísimo, capaz de derrotar al diablo, al “padre de mentira” ( Juan 8:44 ),   con todos sus secuaces, tanto en la tierra como en los aires, y ganar para sí mismo el galardón de la inmortalidad!

(i)     Usted puede ser ese “gigante espiritual” si está dispuesto a soportar el dolor y el trabajo que impone la Verdad divina.

(ii)    Usted puede echar mano de ese “galardón” si está dispuesto a conocer, poseer y vivir toda la Verdad de Dios y no tan sólo una parte.

III.       Algunas de las verdades más duras e hirientes para las personas de nuestro tiempo son las siguientes.

A.        Las verdades que encierran al vocablo “sólo” o “único”.

1.   Por ejemplo, la verdad según la cual Cristo fundó una sola iglesia, sobre un solo fundamento, con una sola cabeza y con una sola doctrina sana ( Mateo 16:18 ; Efesios 2:20-22 ; 1:22-23; 5:23-24; 1 Corintios 3:10-11 ; Efesios 4:1-6 ; Tito 2:1 ).

a)     En las sociedades pluralísticas y demócratas donde la tolerancia, aun de lo más absurdo y denigrante, se considera una virtud, “solo” y “único” lastiman los oídos y los corazones de muchas personas , incluso, de muchos religiosos.

b)     ¿Qué siente usted al escuchar estas dos palabras y la verdad que acabamos de enunciar? ¿Inquietud, rechazo, coraje, indignación? ¿Por qué? ¿Porque esta verdad bíblica es como dinamita, explotando y haciendo que se desplomen los caseríos variados del sectarismo cristiano pluralístico? ¿Porque esta verdad significa que el denominacionalismo cristiano no armoniza con el diseño y el designio de Dios para su iglesia, no siendo una proyección legítima de la misma?

c)     Aunque esta verdad real e irrefutable de las Sagradas Escrituras le llene de angustia haciéndole sufrir por un tiempo, más sabio es aceptarla. Pasado el dolor que su impacto le cause, sentirá gran alivio , pues esta verdad le librará de las iglesias fundadas por los hombres sobre fundamentos ajenos y con organizaciones y doctrinas contrarias a las que Dios autoriza en el Nuevo Testamento.

2.        Otro ejemplo de este tipo de verdad donde ocurre la palabra “solo” lo encontramos en 1 Timoteo 2:5 , donde Pablo escribe: “Hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.”

a)    La fría y dura lógica nos obliga a concluir que si Jesucristo es el “solo mediador ”, el único, entonces no es posible que Dios acepte a María y a los santos como mediadores .

b)    Pero, la mera mención del nombre de María en este contexto es sumamente ofensivo y doloroso para toda persona que la ama, la venera como la “madre de Dios” y la invoca como mediadora, teniéndola como la “reina del cielo”. Es como si tomásemos este bisturí y le hiciésemos una operación a corazón abierto, sin anestesia. ¡Duele! ¡Duele mucho! Duele hasta los tuétanos. Hasta lo más profundo del alma.

c)    Lo sentimos mucho, pero es precisamente esta operación crítica la que le hace falta a todo seguidor de María, desde el Papa en Roma hasta el más humilde creyente. Después de la operación, cada paciente se levantará con un corazón nuevo , librado del peso de las supersticiones y de las idolatrías inventadas a través de los siglos. Sanado, clamará al Padre invocando sólo el nombre de Cristo, el único mediador que el Padre escucha.

B.       Las verdades bíblicas acerca del bautismo lastiman a muchos, incluso a muchos religiosos, en particular, a muchos líderes religiosos.

1.       Estas verdades son:

a)    Que debemos bautizar “en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo” ( Mateo 28:19 );

b)    Que bautizarse significa sumergirse o zambullirse en las aguas y no rociar con gotas de agua ( Romanos 6:3-8 );

c)    Que el bautismo es “para perdón de los pecados” ( Hechos 2:38 ) y que “salva” ( 1 Pedro 3:21 ), siendo una condición indispensable para salvación y no un mero símbolo;

d)    Que el bautismo no es para infantes y niños, ya que éstos no tienen pecados, sino que es para jóvenes y adultos que lo entienden y lo pueden pedir o rechazar.

2.        Extrañamente, para muchas personas estas verdades sencillas, sostenidas por numerosos textos y ejemplos bíblicos, son como martillazos en sus manos o dedos. ¡Duelen! Provocan a ira. Producen contrarréplicas encolerizadas. ¿Por qué? Porque no concuerdan con la doctrina de su secta. No armonizan con la teología de la salvación por la “fe sola” o con las tradiciones sobre el bautismo de infantes por aspersión.

a)      Es muy lamentable que estas verdades sobre el bautismo le causen dolor. ¡No deben! Son bíblicas.

b)      Si ama usted la verdad de corazón las aceptará, bautizándose bíblicamente. Entonces, se olvidará del dolor regocijándose más bien por haber entendido la verdad , purificando su alma “por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu” ( 1 Pedro 1:22 ).

3.        “Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre” ( Hechos 22:16 ).

Escribe Homero Shappley de Álamo.


Volver al principio de este mensaje.

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.