Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Evolución, humanismo, ateísmo, escepticismo, creacionismo, etcétera. Muchos artículos e intercambios en esta Web.

La hipótesis de la EXISTENCIA de Dios bajo escrutinio. “El Dios del Antiguo Testamento acaso sea el carácter más desagradable de todas las ficciones...”, dice Richard Dawkins. Análisis de algunas posiciones, argumentos y opiniones de Richard Dawkins.

El siguiente artículo en INGLÉS

The following article in ENGLISH

 

 

La NASA pudo recrear los orígenes
de la vida y los resultados resultan
ser estremecedores

 

Por Chris Ciaccia     |    Fox News

 

26 de febrero de 2019

 

Esta fotografía de fumarolas en el lecho oceánico ilustra el tema La NASA pudo recrear los orígenes de la vida y los resultados resultan ser estremecedores, por Chris Ciaccia, de Fox News, añadiendo Homero Shappley su análisis.

 

Fumarolas en el lecho oceánico.

¿Comenzó la vida en el planeta Tierra cerca de tales fumarolas?

¿Ha recreado la NASA en vasos de precipitación los orígenes de la vida?

 

Chris Ciaccia escribe…

“Un nuevo estudio de la NASA ha recreado los orígenes de la vida, reconstruyendo los lechos de los océanos como lo eran hace cuatro mil millones (cuatro billones) de años atrás, mientras sigue la humanidad intentando entender cómo empezara la vida sobre la Tierra y dónde más pudiera encontrarse.

Comentarios de Homero Shappley de Álamo

Esta oración encierra contradicciones patentes. Si la humanidad aún está “intentando entender cómo empezara la vida sobre la Tierra”, ¿con qué sentido o lógica afirmar categóricamente como hecho que “la NASA ha recreado los orígenes de la vida”? “…intentando entender” y “ha creado los orígenes” constituyen, incuestionablemente, una contradicción obvia. La humanidad todavía no entiende, según el Sr. Ciaccia, “cómo empezara la vida sobre la Tierra”. Así que, ni la NASA, ni el escritor Chris Ciaccia ni ningún otro ser humano puede asegurar que “los orígenes de la vida” hayan sido recreados.

Tal clase de torcida información y falsa lógica engaña fácilmente al incauto, al crédulo, al carente de conocimientos amplios sobre estos temas, pero NO al de mente clara, debidamente educada y estrictamente imparcial.

Ni la NASA, ni el Laboratorio de Propulsión Jet, ni el escritor Chris Ciaccia, ni cualquier otra entidad o ser humano tiene derecho de hablar de parte de toda la “humanidad”. Como si todos nosotros los humanos, sin excepción, siguiéramos intentando entender cómo comenzara la vida en el planeta Tierra. De hecho, la inmensa mayoría de los humanos atribuye el origen de la vida a un Ser Superinteligente Creador, repudiando las hipótesis especulativas de evolucionistas darwinianos, ateos, secularistas y humanistas de toda categoría. Descartando las supersticiones y creencias distorsionadas de gentes de poca preparación académica, la fuerza de los argumentos serios, presentados por grandes multitudes de humanos altamente letrados y analíticos, convencidos de la existencia de tal Ser Super Poderoso, no la minimizan ni la ridiculizan mentes informadas imparciales.

“Conducido por astro biólogos del Laboratorio de Propulsión Jet de la NASA y publicado en Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias, el estudio gira en torno a cómo la vida comenzó en fumarolas hidrotermales en el lecho oceánico.

Comentarios de HSdeA

Para ser auténtico “astro biólogo”, supongo que hubiese sido necesario llegar a por lo menos una estrella e identificar acertadamente sus componentes y las interacciones de estos, o, de no poder realizar semejante viaje, adquirirlos de alguna forma, examinándolos con verdadero rigor científico. Pretender haber podido examinarlos cuidadosa y exactamente mediante rayos electromagnéticos, radioastronomía, observaciones telescópicas, etcétera, no satisfaría las exigencias de la ciencia rigorosa.

La biología es la ciencia que estudia al ser vivo. ¿Hay seres vivos que habiten estrellas? Lógicamente, cualquier especialista debería encontrar al menos un tal ser antes de adjudicarse el altisonante título de “astro biólogo”. Hasta entonces, el título lo clasificamos como bastante “fantasioso”.

En la cláusula “gira en torno a cómo la vida comenzó, el verbo “comenzó”, pretérito, transmite el verdadero sentido del verbo inglés “began” del escrito original, pues el concepto expresado en el inglés es que la vida comenzó sí, un hecho libre de cualquier conjetura, en fumarolas hidrotermales en el lecho oceánico. La molestosa falta de pruebas contundentes obligaría a los científicos y escritories honestos a expresarse con más precisión y reservación. En inglés: “how life might have begun; en español: “cómo la vida hubiese comenzado.

 

Laurie Barge, a la izquierda, y Erika Flores, astro biólogas de la NASA, en el laboratorio donde aseguran haber creado en vasos de precipitación condiciones similares a las que suponen existieran cerca de fumarolas que suponen que hubera en el mar primordial que suponen existiera hace cuatro billones de años que suponen tengan el planeta Tierra desde su temprana etapa hasta hoy.

 

Laurie Barge, a la izquierda, y Erika Flores, astro biólogas de la NASA, en el laboratorio
donde aseguran haber creado en vasos de precipitación condiciones similares
a las que suponen existieran cerca de fumarolas que suponen que hubiera
en el mar primordial que suponen existiera hace cuatro billones de años
que suponen tengan el planeta Tierra desde su temprana etapa hasta hoy.
 No hay prueba absoluta de que estas cuatro suposiciones sean
otra cosa que eso mismo.

 

“Laurie Barge, la investigadora principal, dijo en una declaración: ‘Entender hasta dónde se puede llegar con orgánicos y minerales, nada más, antes de producir una célula de verdad es realmente importante para el entendimiento de cuáles tipos de entornos pudieran abrir paso a que la vida emerja. Además, investigar cómo cosas tales como la atmósfera, el océano y los minerales en las fumarolas impacten esto (el comienzo de vida) pueden ayudarle a comprender cuán probable sea que esto (el comienzo de vida) haya ocurrido en otro planeta’.

Comentarios

“…antes de producir una célula de verdad.” Estimada dama Laurie Barge, usted y sus correligionarios mezclan orgánicos y minerales en un vaso de precipitación, calentándolos para efectuar cambios, pero ¡nunca, jamás en la vida, hasta la fecha, han podido lograr siguiera “una célula de verdad”! Es decir, una célula con VIDA. ¡Una CÉLULA VIVA! ¿Por qué no esperan hasta lograrlo, para luego emitir declaraciones al respecto que no dejen lugar alguno a dudas, alegaciones de fraude, manipulaciones mañosas de elementos, etcétera?

“Barge y su equipo pudieron recrear el lecho oceánico por medio de llenar vasos de precipitación con mixturas parecidas al océano primordial, incluso, agua, minerales, amoníaco y piruvato que se hallan, generalmente, cerca de fumarolas hidrotermales. La mescolanza fue calentada a 158 grados Fahrenheit, el oxígeno fue removido y añadieron hidróxido de hierro, o ‘óxido verde’, el que era abundante durante los primeros días del planeta.

“El polvo verde interactuó con los residuos de oxígeno, lo cual produjo el ácido amino alanina y el ácido lactate alfa hidroxi. Algunos investigadores creen que estos pudieran combinarse (a la manera de Legos), creando moléculas aún más complejas, los que pudieran ser, entonces, precursores a la vida.

Comentarios

O sea, ¡todavía no existe ni el asomo de VIDA en estos experimentos!

Experimentos basados en suposiciones a granel.

¿Recrear, en pequeños vasos de precipitación, el lecho del océano primordial con mixturas precisas de elementos, temperaturas, profundidades, presiones de agua, corrientes, fuerzas gravitacionales, condiciones atmosféricas y quién sabe cuáles otros parámetros relevantes?

Fíjese, Sr. Ciaccia, que añadimos algunos parámetros que usted no tomó en cuenta.

¿Fijar los investigadores tales parámetros a base de sus propias hipótesis a granel? Por no haber estado allí presente, hace cuatro billones de años, ningún ser inteligente que los registrara. ¡Vaya! Me parece tremendamente presuntuoso, y lejos de verdaderamente científico.

Debería uno tener estupenda fe en puras hipótesis para gastar tanto tiempo y recursos en tales experimentos, cuya utilidad práctica, valiosa y sensata habría razón para cuestionarla, especialmente en el contexto de las muy numerosas, multifacéticas crisis agudas que están impactando masas de humanos presentes y vivos que habitan un planeta hermoso, vibrante y habitable llamado Tierra, abaratado de incontables billones de formas de vida.

¿Quién verificó que hubiese fumarolas calientes en el lecho del océano primordial cuya mescolanza de aguas, minerales y ácidos tuvieran una temperatura precisa de 157 grados Fahrenheit? ¿A qué profundidad se encontraban?

¿Quién verificó que hubiese abundante “óxido verde” en derredor de tales fumarolas o válvulas submarinas?

En los vasos de precipitación, El óxido verde interactuó con los residuos de oxígeno, lo cual produjo el ácido amino alanina y el ácido lactate alfa hidroxi”. ¿Así?

El meollo del asunto es probar que los experimentos efectuados hoy día en vasos de precipitación replicaran, real, verdadera y exactamente, condiciones paralelas en el lecho oceánico tal y como existiera hace cuatro billones de años. Reto aún más grande por mucho sería probar en absoluto que tal océano existiera en tal dimensión del tiempo.

“Algunos investigadores creen…” O sea, ¡no han probado nada de lo que muchísimos de ellos y sus simpatizantes presentan como HECHOS! Pecado imperdonable en el reino de las ciencias exactas. ERROR mayúsculo que induce a masas de jóvenes y adultos a recibir como REALIDADES meras postulaciones apoyadas en hipótesis a granel.

“…moléculas… complejas” que sean siquiera “precursores a la vida” ¡los astro biólogos NO HAN PODIDO CREARLAS! La combinación de sus ácidos, a manera de Legos, ¡NO HA TOMADO LUGAR!

“En su declaración, Barge añadió: ‘Hemos demostrado que podemos formar, en condiciones geológicas similares a las de la Tierra en su temprana etapa, como también talvez las de otros planetas, ácidos aminos y ácidos alfa hidroxi a resultado de una reacción simple bajo condiciones templadas que habrían de existir en el lecho oceánico’.

Comentarios

De nuevo, suposiciones a granel.

¿Cuáles eran las condiciones geológicas precisas de la Tierra en su temprana etapa? ¿Quién o qué poder estaba ahí para verificar sus condiciones exactas? “Similares” es un término relativo. Condiciones geológicas exactamente como aquellas de la Tierra primordial recreadas hoy día en un vaso de precipitación. Estimada Laurie Barge, ¿puede usted lograrlas?

La más rudimentaria célula VIVA conocida es sumamente complicada. Lógicamente, su aparición a consecuencia de una combinación fortuita de elementos inertes presupondría parámetros fenomenalmente precisos y complejos. Hasta el día de hoy, los científicos no han podido producir, elementos o químicas totalmente inertes, una sola célula original, natural, con vida propia.

¿Quién ha probado que “condiciones templadas… habrían de existir en el lecho oceánico” de “la Tierra en su temprana etapa”? Otra mera suposición. ¿Quién estableció que “condiciones templadas… habrían de existir”? “…templadas”, y no de cualquier otro estado. Aún más, y de más importancia: la existencia de tal Tierra hace cuatro billones de años es una suposición basada en especulaciones de ciencias inexactas.

A resumida cuenta, lo único que Barge y su equipo demostraron es que lograron la formación de dos ácidos en vasos de precipitación, recipientes que, por sus limitaciones de tamaño, fragilidad y otros factores, jamás pudieran haber hecho posible la replicación de condiciones absolutamente exactas de cualquier suelo submarino, fuera de actualidad o de tiempos remotos del pasado. Qué conste: dos ácidos, nada más, que NO SE UNIERON para formar otros elementos o componentes, mucho menos alguna CÉLULA VIVA.

Subrayamos: esto es lo único que demostraron Barge y su equipo. Sin embargo, el escritor Chris Ciaccio se atreve a comenzar su artículo con la descabellada afirmación: “Un nuevo estudio de la NASA ha recreado los orígenes de la vida…” ¡GRAN MENTIRA! ¡ENORME ENGAÑO! Y como él lo cree, asimismo quizás muchísimos de sus lectores, particularmente los para quienes la inclusión de “la NASA” en la falsísima declaración es el acrónimo mágico que despeje cualquier duda.

“Bien que sea importante notar que la NASA no ha creado, mediante el experimento, la vida, propiamente hablando, sugiere sí la posibilidad de que fumarolas hidrotermales pudieran aparecer en otros lugares del universo y ser componentes [instrumentos] básicos [para la creación] de la vida.

Comentarios

“Bien que sea importante notar que la NASA no ha creado, mediante el experimento, la vida…” Sr. Ciaccio, ¡esto es sumamente IMPORTANTE! Usted debiera de haberlo dicho al principio en vez de engañar al público con su muy errada e irresponsable declaración “Un nuevo estudio de la NASA ha recreado los orígenes de la vida…”

“Dado que tenemos estas fumarolas hidrotermales aquí en la Tierra, reacciones similares pudieran ocurrir en otros planetas”, dijo Erika Flores del JPL [Jet Propulsion Labratory], coautora del nuevo estudio.

Comentarios

Una fraseología que plantea otra especulación. Más bien, la dama Erika Flores debería de haber dicho: “Dado que tenemos estas fumarolas hidrotermales aquí en la Tierra, las pudiera haber en otros planetas, donde produjeran reacciones similares.

“Aún no temenos evidencia concreta de vida en otros lugares”, dijo Barge. ‘Pero, saber las condiciones requeridas para originar la vida nos ayuda a reducir el número de lugares donde pensamos que la vida pudiera existir’.

“Son vastas las implicaciones de la investigación, especialmente a la medida en que nuevos cuerpos celestiales sean descubiertos, teniendo algunos los componentes que albergan vida.

Comentarios

No solo carecen de “evidencia concreta de vida en otros lugares” sino tampoco saben, a ciencia cierta, “las condiciones requeridas para originar la vida”, según sus parámetros netamente materialistas de las tesis de la evolución darwiniana. Y las condiciones que fijan son de su propia confección basada en meras hipótesis.

Decir que algunos de los nuevos cuerpos celestiales descubiertos tienen “los componentes que albergan vida” es otro ejemplo clásico de presentar como un hecho lo que es mera suposición. La frase original en inglés “components that host life” es una afirmación llana de que sí los componentes albergan, en realidad, vida, expresando este sentido la traducción “los componentes que albergan vida”. Desde luego, la dama Barge debería de haber dicho “components that may host life. En tal caso, la traducción correcta sería “los componentes que alberguen vida, indicando la incertidumbre del asunto.

“En 2018, investigadores descubrieron que Encélado, una luna de Saturno, tiene ‘los componentes básicos para vida’, al hallar en aquel satélite natural moléculas orgánicas complejas.

Comentarios

Naturalmente, la mente imparcial, un tanto escéptica, como la mía, se pregunta: ¿Cuáles son las evidencias absolutamente incuestionables que sostengan semejante conclusión? Necesito evidencias fehacientes e irrefutables para aceptar que aquellos “componentes básicos de vida” realmente existan en la luna Encélado en la forma de “moléculas orgánicas complejas” cuya existencia allá esté probada absolutamente; no meras especulaciones de ciencias inexactas.

Cuán inexactas son algunas ciencias tales como la astronomía se pone de relieve en el artículo extenso en www.wikipedia.org sobre la luna Encélado, en las secciones, en inglés, sobre “Potencial de habitabilidad” y “Válvulas hidrotermales”. No pierda la referencia al “árbol de la vida en la Tierra, el lugar de nacimiento de toda la vida de la cual hay conocimiento”.

Tengamos presente que si realmente existen los “componentes básicos de la vida” en otros cuerpos celestiales, en la forma de moléculas orgánicas complejas, pero nunca se unen estas para producir verdaderos organismos vivientes, entonces, su presencia no alteraría necesariamente el concepto según el que verdaderos organismos vivientes se hallan solamente en el planeta Tierra.

A continuación, algunos extractos sobre Encélado tomados del artículo en Wikipedia. Traducidos los primeros cuatro del inglés, ya que no se encuentran en la versión en español.

Esto indica que la actividad hidrotermal -una fuente de energía- puede que esté ocurriendo en el mar debajo de la superficie de Encélado.[134][137]  [Aclaración: Referido “mar”, si existe en realidad, no es visible en la superficie de Encélado.]

El hidrógeno molecular (H2), una fuente geoquímica de energía que puede ser metabolizada por microbios metanogénicos para proveer energía para la vida, pudieran estar presente si, como los modelos sugieren, el océano salado de Encélado posee una alcalinidad pH producida por la serpentización de la piedra contrítica.[84][85][86]

La presencia de abundante hidrógeno en el océano de Encélado significa que los microbios -si existen algunos allí- pudieran usarlo para obtener energía por medio de combinar el hidrógeno con el dióxido carbono disuelto en agua. La reacción química se conoce como “metanogénesis” porque produce metano como subproducto, y figura en la raíz del árbol de la vida en la Tierra, el lugar de nacimiento de toda la vida de la cual hay conocimiento.[150][151]

En 2017 la NASA aseveró que en el océano líquido del interior se reúnen varios de los elementos necesarios para la formación de la vida e inclusive de la existencia de pequeños ecosistemas microbianos. Esto —según la NASA— convierte al satélite en uno de los candidatos más propicios de albergar vida fuera de la Tierra.3334www.wikipedia.org Artículo Encélado

[Observaciones de Homero. Bien que “se reúnen varios de los elementos necesarios para la formación de la vida”, hasta la fecha no hay evidencia de que ¡SE UNAN para formar siquiera una célula viva! Aseverar “la existencia de pequeños ecosistemas microbianos” CONTRADICE, ciertamente, la cláusula de la cita anterior que dice: “…que los microbios -SI EXISTEN ALGUNOS ALLÍ - pudieran usarlo…” ¿Existen, o no existen?]

Como ciencia, el estudio de la astronomía se ve algo obstaculizado por el hecho de que los experimentos directos con las propiedades del universo distante no son posibles. www.wikipedia.org Astronomía observacional

 

“Barnard b, un exoplaneta que orbita la Estrella de Barnard, pudiera tener el potencial para vida extraterrestre si existe agua en algún lugar del planeta. Esto se debe a la posibilidad de calentamiento geotermal, el que pudiera crear un océano para vida primitiva.”

Comentarios

“…pudiera tener… si existe… posibilidad de… pudiera crear…” ¡WOW! Clásicas especulaciones de astro biólogos y astro biólogas. Hasta se pregunta uno: ¿Existirá, en realidad, aquel exoplaneta Bernard b? No digo que no; solo deseo poner de relieve lo especulativo que suele caracterizar afirmaciones, exposiciones y planteamientos no solo de astro biólogos sino de la inmensa mayoría de los científicos, ingenieros, filósofos y escritores que son evolucionistas darwinianos. Cegados, diríase, por sus intransigentes convicciones, ni siquiera perciben, al parecer, que frecuentemente presentan como hechos lo que pertenece a las categorías de especulaciones, hipótesis o proyecciones puramente fantasiosas, incluso la propia evolución darwiniana.

Desearíamos encontrar en ellos, profesionales que son, más objetividad, honestidad, exactitud, sana lógica, transparencia y humildad de mentes abiertas al continuo aprendizaje.

A propósito, ¡nada de “estremecedores” encuentro en los “resultados” del estudio realizado por empleados de la NASA! Lo que me estremece profundamente es la mañosa manera de transmitir esos “resultados”. Pues, no dudo de que muchos lectores los reciban como prueba indubitable del descubrimiento de la vida misma en mezclas hechas en vasos de precipitación. Nada más lejos de la realidad.

Su servidor, Homero

 


 

Fuente hidrotermal. www.wikipedia.org

Una fuente hidrotermal, también traducido a veces como respiradero hidrotermal o fumadera, fumadero o fumarola hidrotermal, es una grieta o fumarola en la superficie de un planeta del cual fluye agua geotermalmente caliente. Las fuentes hidrotermales se encuentran comúnmente en lugares que son volcánicamente activos donde el magma está relativamente cerca de la superficie del planeta.

El agua que fluye de las fuentes hidrotermales del fondo océanico consiste sobre todo en agua de marr conducida dentro del sistema hidrotérmico cerca un volcán a través de fallas y de sedimentos porosos o estratos volcánicos, más un poco de agua magmática lanzada por la ascensión del magma. El agua emerge de una fuente hidrotermal a temperaturas que se extienden hasta los 400 °C, comparado con los 2 °C del agua oceánica circundante.1​ En profundidad, según aumenta la presión, aumenta el rango de temperaturas en las que el agua sigue siendo líquida, evitando así que entre en ebullición. El agua a una profundidad de 3000 m y una temperatura de 407 °C es un fluido supercrítico. Sin embargo el aumento en salinidad empuja el agua a su punto crítico.

 


 

El artículo arriba en INGLÉS

The above article in ENGLISH

La hipótesis de la EXISTENCIA de Dios bajo escrutinio. “El Dios del Antiguo Testamento acaso sea el carácter más desagradable de todas las ficciones...”, dice Richard Dawkins. Análisis de algunas posiciones, argumentos y opiniones de Richard Dawkins.

Evolución, humanismo, ateísmo, escepticismo, creacionismo, etcétera. Muchos artículos e intercambios en esta Web.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.