Una clave valiosa para descifrar y combartir
los dilemas de mente, corazón y espíritu

 


 

Un saludo lleno de buenos deseos para ti.

Me complace compartir contigo el primer estudio de una serie intitulada Antorchas, luces y lámparas proféticas en lugares oscuros.

Estas arrojan mucha luz, entiendo, sobre los temas de FE, DUDAS, e INCREDULIDAD. Problemáticos para muchos seres humanos.

A manera de Introducción, el primer tema de la serie es: Una clave valiosa para descifrar y combatir los dilemas de mente, corazón y espíritu.

En los entornos religiosos-espirituales de nuestro mundo, hay…

Profecías…

Auténticas     Cumplidas     Pendientes     Falsas.

En cuanto a la FE, distintas clases se disciernen. La…

Genuina     Distorsionada     Pretendida     Ciega     Débil     Muerta     Acomodaticia.

Referente a DUDAS, observamos…

1. Que el desconocimiento por falta de interés y estudios engendra muchas dudas.

2. Que cuestionamientos dejados sin resolver bien pueden debilitar, aun matar, a cualquier fe.

3. Y que conceptos negativos de religiosos, más prejuicios contra toda religión en general, son el semillero no solo de una plétora de dudas sino, además, del puro secularismo y del ateísmo desnudo.

Tratándose de la Incredulidad

Algunos ateos apelan a argumentos tenidos por veraces, convencidos de ocupar una posición racional.

En cambio, el ateísmo subjetivo de otros se clasifica, lógicamente, como irracional.

A la incredulidad meramente burlona le falta, por naturaleza, toda credibilidad.

Para este estudio, invité al Sr. Pedro Puzzle. Para él la vida se torna, a menudo, un verdadero rompecabezas, misterio, enigma.

Sus Dilemas de mente, corazón y espíritu los he confrontado también, una y otra vez, a través de los años de mi juventud y adultez sobre la faz de este extraordinario planeta azul, Tierra, del sistema Solar, de la galaxia Vía Láctea.

Quizás estos Dilemas tú los hayas experimentado, en una que otra medida, al igual que nosotros.

Encarecidamente, te pido, y al Sr. Puzzle, no rechazar mi invitación al estudio de Antorchas, luces y lámparas proféticas a causa del énfasis principal, precisamente, sobre Profecías”.

Personalmente, en mis luchas para vencer a Dudas, aislar a Incredulidad y tener una Fe robusta en la que confiar y regocijarme plenamente, las Profecías bíblicas cumplidas, y las que se están cumpliendo, ¡han hecho, y siguen haciendo, un papel realmente decisivo!

Aclaro: las bíblicas, y no las halladas en otros libros, como tampoco las que emiten infinidad de autonombrados “profetas y profetisas” de actualidad.

En cuanto a este servidor, no soy profeta sino, más bien, estudiante de profecías.

Te animo a tomar un poco de tiempo para conocer al Sr. Pedro Puzzle, personalidad intrigante que tiene tres percepciones alternas de sí mismo, para que no pierdas de ver, como lo ha hecho él hasta el presente, la primera Antorcha, o Luz, Profética de esta seria. No la ha visto él hasta ahora debido a su verdadero estado de mente, ego, y ser interior.

A cinco kilómetros de la empresa donde trabaja Pedro, hay un espacioso campo fértil donde siembran trigo. De cuando en cuando, Pedro se detiene un ratito para contemplar aquella naturaleza hermosa.

Pensando en cómo la tierra produce tantísimo grano para el consumo humano, fascinado por el gran árbol solitario apenas visible en el horizonte y maravillado de la vasta bóveda celestial encima, con sus azules y nubecillas blancas, dice para sus adentros:

“Verdaderamente, existen razones fuertes para creer en un Creador Todopoderoso”.

En la imagen a la derecha que Pedro Puzzle tiene de sí mismo, él visualiza una enorme galaxia, proyectándola, en su imaginación, en los cielos arriba del árbol, y su fe crece aún más, ya que se queda hondamente impresionado por la enormidad, el desiño y la precisión del universo material.

Esta es la PERCEPCIÓN POSITIVA que Pedro tiene de sí mismo.

Sin embargo, en otras ocasiones, como en la imagen de sí mismo a la izquierda, frente a más o menos la misma escena, pocas piezas del rompecabezas de su vida permanecen unidas.

Parpadean por su mente visiones conmovedoras de multitudes malnutridas de hombres, mujeres y, especialmente, niños, alrededor del globo terráqueo. Visiones profundamente inquietantes de las incesantes injusticias de la vida. De vicios y actividades criminales muy extendidas. De la violencia civil, racial y política, rampantes en no pocas áreas. De espantosas plagas y enfermedades devastadoras que resultan en mucho sufrimiento y la muerta prematura para millones. De extremadamente violentos sistemas climatológicos que destruyen sembrados, bosques, edificios, casas y vidas. Otras tales visiones del lado oscuro se arremolinan, a menudo, en su cabeza y su corazón.

Cavilando así, se llenan su mente y espíritu de nubecillas tenues de desconsuelo, dubas agobian su intelecto, corazón y alma, y ¡su fe se la llevan los vientos fríos del escepticismo y la incredulidad!

En el centro, Pedro se proyecta como quisiera ser. Con el rompecabezas de la vida armado armoniosamente dentro de su cerebro.

Toda pieza en su lugar. Todo ordenado. Cero dilemas, conflictos, dudas. Paz y tranquilidad al máximo. ¡Qué delicia tan reconfortante!

Pero, la imagen de él cara a nosotros representa su verdadero “yo”, su “ego”, su “hombre interior”, descubriendo, por cierto, un estado espantoso.

¡Falta la parte superior! Vital para un ser íntegro, formado completamente, capaz de formular conclusiones correctas sobre los grandes temas de la vida.

Faltan muchos conocimientos claves.

Para colmo, el propio Pedro Puzzle ha confeccionado en su propio cerebro una parilla de aros duros que obstruyen la entrada fácil de tales conocimientos.

Aros tales como: Ideas o filosofías preconcebidas y endurecidas, Prejuicios religiosos-espirituales calcificados, Resistencia viva a nueva información, Inercia intelectual, Razonamientos ilógicas, etcétera.

Esta parilla impide que caigan en su lugar muchas piezas del rompecabezas de la vida.

¿Acaso tengas tú alguna parilla, como aquella, en tu propia cabeza? Y yo, ¿tendría yo una en la mía? De tenerla tanto tú como yo, deberíamos, ambos, hacerla pedazos, extrayéndolos y tirándolos en el zafacón rojo marcado: ¡PELIGRO! ¡Potencialmente FATAL!

En la imagen de la cabeza destapada, una sola pieza reluciente descansa sobre esa incongruente, peligrosa parilla.

Esta representa todo un grupo grande de piezas interconectadas relacionadas con “Profecías auténticas”.

Un escrito en la pieza reluciente de rompecabezas constituye una clave importante para descifrar y entender las trayectorias, a menudo, enrevesadas, intrincadas e impredecibles, de las gentes y las naciones de este mundo. A saber: las palabras

Una antorcha en una cueva ilustra el concepto de la palabra profética como una antorcha que alumbra en lugar oscuroTenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una ANTORCHA que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el LUCERO de la mañana salga en vuestros corazones.” 2 Pedro 1:19 Reina Valera 1960

Una lámpara encendida ilustra el concepto de la palabra profética como una lámpara que alumbra en lugar oscuro.Tal vez ahora puedas apreciar mejor la importancia de conocer al Sr. Pedro Puzzle, pues él encarna los dilemas de varones, mujeres y jóvenes que aún no ven, en las regiones oscuras de este mundo y de sus propios corazones…

La Poderosa LUZ de PROFECÍAS AUTÉNTICAS que alumbra a través de años, décadas y siglos.

Como una LÁMPARA para las recámaras del intelecto y el corazón.

Como una ANTORCHA para alumbrar las cuevas oscuras de la psiquis y el espíritu.

 


 

PDF de este tema

VIDEO de este tema

https://www.youtube.com/watch?v=mhJqg5KD0cc&t=63s

 

PDF de las DIAPOSITIVAS para este tema

Las diapositivas en el formato de JPEG

 

El TESTIMONIO de JESÚS
es el ESPÍRITU de la PROFECÍA

Apocalipsis 19:9-10 

TEXTO del tema



¿Qué es "el espíritu de la profecía"? La enorme importancia de profecías según Jesús, Pedro y Pablo. Más importantes que testimonios presenciales y milagros. No menospreciéis las profecías. Los cristianos en Tesalónica sabían los tiempos y las ocasiones, el día del Señor y muchas profecías. ¿Por qué ministros y maestros menosprecian profecías? Tres razones, entre ellas, ficciones históricas sobre el fin del Imperio Romano y la existencia de un Imperio Bizantino.  

 


 

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.