¡Jinete con arco sin flechas!

Lector asegura que el jinete del caballo blanco,
del Sello 1 de Apocalipsis, ¡no es
Cristo
sino el
Anticristo!

the white horse rider (revelation 6:2) — full proof gospel ministries

Dice que no tiene flechas para el arco porque
“tomará al mundo pacíficamente por medio
de alianzas humanas”
.

El lector escribe…

“¡Erraste! El primer caballo tiene un arco. ¿Y viste sus flechas?

“¿Sabes por qué no tiene fechas? Porque tomará al mundo pacíficamente por medio de alianzas humanas. ¿Tu primer jinete es Cristo???? Este que sale venciendo y para vencer es el ANTICRISTO. ¡Te falta leer todo el libro de Daniel! Lee el libro y te darás cuenta de que te erraste. Cristo viene en el capítulo 19. No en el 6.

“Estos son los sellos de la primera parte de la tribulación. Cristo está en el cielo (Juan 14:1; 1 Tesalonicenses 4:16-18). Mira el libro de Apocalipsis, y te darás cuenta que después del capítulo 4, ¿dónde ves tú a la iglesia? Hasta el capítulo 19, que vuelve con Cristo.

¡Suerte! Pero, ¡estudia más a fondo las Escrituras!”

Analizamos algunos planteamientos de la interpretación del lector

A. Estimado lector de nuestro análisis del Sello 1 de Apocalipsis, ¿cómo sabe usted que el jinete del caballo blanco no tenga flechas? 

"Arco" implica "flechas". ¿Para qué sirve un arco sin flechas? Sería un instrumento de guerra totalmente inútil. ¿Que el "arco sin flechas", como lo interpreta usted, signifique que el jinete "tomará al mundo pacíficamente por medio de alianzas humanas"?

Suponiendo que este jinete tomara al mundo pacíficamente, cabría preguntar: ¿con qué razón darle un instrumento de guerra que no sirva? 

Más lógico sería darle un libro, un pergamino, una paloma, una bandera blanca o cualquier objeto que simbolizara "paz".

El arco implica flechas y es símbolo de conflicto, de guerra.

B. Sigo convencido que el jinete de Apocalipsis 6:2 es el propio Jesucristo.

"Salió venciendo, y para vencer" no significa que viniera Cristo personalmente a la tierra para guerrear contra la maldad.

Más bien, lo hace por medio de su iglesia, la cual está sí en la tierra.

Cristo está a la diestra de Jehová durante toda la Era Cristiana. Sin embargo, mediante su Palabra infalible y la obra del Espíritu Santo, él está con su iglesia en la tierra como Rey de su Reino espiritual. 

"He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mateo 28:20). ¿Cómo? No, por cierto, en persona, ni encarnado de nuevo, ni sobre un trono literal, sino mediante su Palabra y sus manifestaciones providenciales.

Al ascender a la diestra de Jehová, Cristo recibe cetro y corona (Hechos 2:32-35; Hebreos 1:5-14; 2:6-7) y reina. No reina literalmente en la tierra, sino desde su trono en el cielo, y "preciso es que el reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte" (1 Corintios 15:25-26).

La muerte aún asecha a la humanidad. Por lo tanto, Cristo sigue reinando, pues ha de reinar hasta vencer al postrer enemigo que es la muerte.

C. ¿Que los sellos sean "la primera parte de la tribulación"? Encuentro muy errada la teología pentecostal sobre la "tribulación", teología que también abraza la mayoría de las iglesias evangélicas. A continuación, apunto algunas razones.

Bíblicamente, la iglesia sufre tribulación casi desde su establecimiento hasta el inicio del Milenio. 

"Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe en la tribulación, en el reino ..." (Apocalipsis 1:9).

Conque el apóstol Juan experimentara en carne propia “la tribulaciónen el siglo I de la Era Cristiana.

Esta afirmación del apóstol Juan desmiente tres doctrinas populares del todo erróneas, a saber:

1. Que la tribulación no comience hasta después del Milenio.

2. Que la iglesia esté exenta a los estragos de la tribulación.

3. Que el reino de Dios no existiera en la tierra desde Pentecostés en adelante hasta 1914 (doctrina de los Testigos de Jehová) o hasta el Milenio (doctrina pentecostal).

Estas tres doctrinas carecen completamente de apoyo bíblico. 

"Copartícipe en la tribulación, y en el reino." ¡Claro!, pues, a fines del primer siglo de la Era Cristiana, el apóstol Juan se encontraba desterrado "en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo", sufriendo las consecuencias de una de las persecuciones levantadas por algunos gobernantes del Imperio Romano contra la iglesia, como también contra los judíos.

¿De dónde salen los mártires de la iglesia presentados en Apocalipsis 6:9-11? 

La respuesta de Dios: "Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero" (Apocalipsis 7:14).

¡Salen de "la gran tribulación"! De las duras persecuciones desatadas en ocasiones por ciertos gobernantes romanos, luego por la Segunda Bestia, el cual es el cristianismo apóstata en sus distintas manifestaciones.

¿Cuáles son los parámetros de tiempo para esta “gran tribulación”?

Pues, desde el comienzo de las persecuciones contra los cristianos en el siglo I hasta el tiempo cuando los diez cuernos despojan a la madre iglesia apóstata de sus riquezas y poder.

O sea, hasta La Reforma, etapa que comienza a finales de la Edad Media cuando se legisla libertad de culto en los países nacientes europeos representados por los diez cuernos.

Por favor, lea usted cuidadosamente las exposiciones abundantes que ofrecemos en Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones donde se presenta gran cantidad de evidencias que sostienen esta interpretación.

Sobre las dos bestias y la imagen de la bestia, de Apocalipsis 13.

www.editoriallapaz.org/apocalipsis_Capítulo6_contenido.htm

Sobre los diez cuernos, el séptimo rey y el octavo rey, de Apocalipsis 17.

www.editoriallapaz.org/apocalipsis_Capítulo7_contenido.htm

Sobre “la gran ramera-gran ciudad”, de los capítulos 17, 18 y 19 de Apocalipsis.

www.editoriallapaz.org/apocalipsis_Capitulo8_contenido.htm

D. ¿Que la iglesia no aparezca en Apocalipsis desde el capítulo 4 hasta el 19? ¡No es cierto! 

1. La encuentra en Apocalipsis 6:2. Cristo hace guerra mediante su iglesia.

2. La encuentro, por inferencia, en Apocalipsis 9:4. Las langostas persiguen "a los hombres que no tuviesen el sello de Dios". Se deduce que algunos tenían sí el sello. Los que tienen el sello de Dios son cristianos, y, por ende, son la iglesia.

3, La encuentro en Apocalipsis 11:1. El "templo de Dios" durante la Era Cristiana es la iglesia.

4. La encuentro en Apocalipsis 11:3-7. Cristo y el Espíritu Santo dan testimonio en la tierra mediante la iglesia verdadera.

5. La encuentro en Apocalipsis 12:17. El "resto de la descendencia" de la mujer vestida del sol son "los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo". O sea, definitivamente, se trata de la iglesia.

6. La encuentro en Apocalipsis 14:6, ya que la iglesia es la entidad que recibe la encomienda de predicar "el evangelio eterno... a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo", no haciéndolo personalmente ningún ángel.

7. La encuentro en Apocalipsis 18:4. El "pueblo" que sale, a través de los siglos de la Era Cristiana, de Babilonia la grande es la iglesia.

Bueno, usted me desea "suerte" en los estudios, mas, sin embargo, me pregunto: ¿qué papel positivo y edificante podría hacer la "suerte" en el estudio de las Sagradas Escrituras?

Saltar de texto a texto en el empeño de encontrar respaldo bíblico para interpretaciones preconcebidas es el tipo de "suerte" que produce las fábulas pentecostales sobre el "rapto"; un reino literal milenario en la tierra, con trono en Jerusalén, después de la Segunda Venida de Cristo. Además, una "tercera venida de Cristo"; un anticristo que no aparezca hasta el tiempo del fin, etcétera, etcétera, ad infinito.

Todas estas fábulas pentecostales se refutan mediante los estudios compilados en:

www.editoriallapaz.org/apocalipsis_Capitulo10_contenido.htm

De cierto, el "anticristo" existía ya en el primer siglo de la Era Cristiana. Usted, respetado lector, me exhorta a leer Daniel y todas las Escrituras. Cosa que hago asiduamente. Preguntaría yo: ¿No leen los pentecostales 1 Juan 2:18? 

"Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo."   

"Ahora", es decir en el primer siglo, en el tiempo cuando escribió el apóstol Juan.

 


 

El caballo blanco y su jinete del Sello 1 de Apocalipsis. Exposición amplia con trece gráficas.

LISTA del contenido completo del Capítulo Tres de Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones

Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones. Solo el TEXTO del comentario.

Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones. El contenido completo del comentario. Textos y diapositivas.

Archivos en PDF para el comentario Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.