¡Dios tiene el control!

¿De todo? ¿Todo el tiempo?

¿En toda la tierra?

Pacientes infectados con el Virus Corona

 

¿Todo bajo el control de Dios?

¿Oh, que sí?

 

Cross-sectional model of a coronavirus

“¡Dios está en control!”

“Dios controla todo.”

Entonces, ¿también está él en control de este maligno CORONAVIRUS de 2019-2020?

Nos aseguran que , aun políticos y gobernantes de toda categoría y rango. No pocos analistas de noticias. Algunos psicólogos y profesionales de consejería. Muchísimos pastores, predicadores y sacerdotes de confesiones religiosas distintas. Repitiéndolo gran número de ciudadanos de a pie.

Para tranquilizarnos, animarnos y consolarnos. Y agradecemos sus buenas intenciones.

Sin embargo, a muchos de nosotros nos inquieta una persistente “Vocecita” que responde, atrevidamente, como de regiones donde residen dudas y cuestionamientos que socaven la fe y la paz personales:

“Si Dios creó toda materia inerte y toda vida en la tierra, si él tiene el control de todo y desea el bien para nosotros los seres humanos, ¿por qué creó, en primera instancia, o dejara que se formara, el coronavirus (COVID-19)? Entonces, ¿que el virus pasara de algún animal o ave salvaje a un ser humano, y, de este, por los aires y objetos contaminados, ¡a cientos de miles de hombres, mujeres y niños alrededor del planeta Tierra?

770,653 infectados para el 30 de marzo de 2020, a las 4 pm, con 36,946 muertes.

Y la plaga sigue extendiéndose alarmantemente en muchas áreas del globo terráqueo.

“Si Dios está en control de todo, incluso del coronavirus (COVID-19), ¿no sería del todo lógico acusarle de ser el original y principal responsable por la existencia de referido microorganismo portador de enfermedades, sufrimiento y muerte, causante también de mucho estrés, distanciamiento y desasosiego sociales, como, además, de tremendos estragos económicos globales?”

Personalmente, replico:

“Pues bien, Vocecita Inquietante, quizás te apresures prematuramente a culpar a Dios.

“¿Sabes que tantos son los virus en nuestro mundo que se clasifican aparte en el Dominio llamado Acytota (acelular)?

Los virus se hallan en casi todos los ecosistemas de la Tierra y son el tipo de entidad biológica más abundante. Algunos autores opinan que podrían existir millones de tipos diferentes.

‘En biología, un virus (del latín virus, en griego ἰός «toxina» o o «veneno») es un agente infeccioso microscópico acelular que solo puede multiplicarse dentro de las células de otros organismos. Los virus están constituidos, básicamente, por material genético; al infectar una célula, estos genes "obligan" a la célula huésped a producir copias del virus.www.wikipedia.org/virus

“Mientras algunos científicos clasifican el virus como ‘vida’, otros, no.

“Un virus hallado en chimpancés y monos, transmitido a seres humanos, resulta fatal para estos, y altamente contagioso, causando la pandemia (plaga) de SIDA a consecuencia de relaciones íntimas sexuales humanas. Plaga que, comenzando en los 1980, continúa hasta el sol de hoy, registrándose más de veinticinco mil miles de muertes.

“La culpa, ¿la tiene Dios o la tiene los seres humanos que hacen contacto sexual con animales salvajes, luego con otros seres humanos?

“El Instituto Wuhan de Virología en Wuhan, China halló que el nuevo coronavirus es idéntico, genéticamente, en un 96% con un virus que tienen murciélagos en la provincia Hunan en el sur de China, conforme a resultados publicados en la revista Nature.

 “Cuarenta y nueve de los noventa y nueve pacientes infectados por el coronavirus en Wuhan, donde brotó la epidemia, habían visitado un mercado en Wuhan donde se vendían animales y aves salvajes, incluso murciélagos. Los animales y aves en jaulas unas encima de otras, en condiciones sumamente antihigiénicas.

“El coronavirus que portan los murciélagos no los enferma debido a la formación de su sistema inmunológico.

“El ser humano ingiere carnes contaminadas con el virus, se enferma y transmite el virus a otros seres humanos. 

 

 

Arriba. Un vendedor en un mercado de Wuhan, China
ofrece carnes frescas de aves, zapos, mariscos,
preparándolas ahí mismo. Un pollo vivo a la izquierda.

“¿Quién tiene la culpa? ¿Dios o el ser humano que consume las carnes, sin las debidas investigaciones y precauciones, de animales y aves que portan virus peligrosos, aun fatales, para los humanos?

 

“La realidad es que el Dios Creador no quería, nunca jamás, que el coronavirus infectara a ser humano alguno.

“Creó físicamente perfectos al primer hombre y a la primera mujer, padres originales de nuestra raza, colocándolos en un bellísimo lugar terrenal donde jamás se introdujera en sus magníficos cuerpos ningún virus como el COVID-19. Puestos allí en el Paraíso con el propósito de que disfrutaran plenamente su vida sobre el planeta Tierra, engendrando también otros seres humanos igualmente perfectos como ellos.

“Tan espléndido panorama se tornó, de repente, espantosamente sombrío cuando la primera pareja determinó, ejerciendo el poder del libro albedrío concedido por su Creador, ¡no honrar el plan y propósito de este para ellos!

 “A consecuencia de su necia decisión, perdieron su perfección física, alterados algunos de sus genes, y su paraíso terrenal se volvió un lugar peligroso, plagado por virus, contaminantes, enfermedades, accidentes, desastres naturales, conflictos, dolores y angustias, asomándose e imponiéndose la MUERTE física, no solo para la primera pareja sino para sus vástagos por las generaciones, hasta el presente. Génesis 3

Aquí, interrumpe la insatisfecha “Vocecita” con otras preguntas inquietantes.

“¿Castigo de Dios para la raza humana?

Respondo: “¡Claro que sí! Sin embargo, qué conste: la justicia de Dios, y, consiguientemente, el castigo por infracción de su mandamiento, los trae los humanos sobre sí mismos.

“De no haber quebrantado el mandamiento, ¡no reciben ningún castigo de parte de Dios sino elogios por su desenvolvimiento  acorde con el designio divino para ellos!”

“¿Responsable Dios por dictar el castigo?

“Obviamente. ¿Cómo evitar él dictar algún castigo? Él es justo, y su justicia exigía castigo por la desdeñosa repudiación de su autoridad.

Además, por el acto descarado de abanderizarse la primera pareja con Lucifer, un ser desconocido que no les había conceptualizado, ni les había dado vida, ni física ni espiritual, como tampoco un paraíso en que vivir.”

“¿Repudiar y maldecir yo a él por haber dictado el castigo?”

¡NEGATIVO! Yo, no.”

“¿Por qué no?”

“Porque, escrutando pacientemente sus comunicaciones a la humanidad a través de Jesucristo y sus apóstoles, entiendo que su plan nuevo es suplantar este mundo material bajo maldición y este cuerpo defectuoso mortal con un nuevo mundo perfecto y un nuevo cuerpo inmortal perfecto. Hebreos 2:5; 2 Pedro 3:9-13; Apocalipsis 21 y 22; 1 Corintios 15:35-58

“Y que cualifico para habitarlos con tal de creer las promesas hechas por él como Galardonador de todo aquel obediente a los designios de él. Galardonador, sin faltar, de todo aquel por él declarado “justo”. Hebreos 11:6; Hechos 10:35-36; 2:36-47

Añado, para la instrucción de la “Vocecita”, que el propio Dios Soberano reclama tener control sí de las plagas, y que no las trae arbitraria ni maliciosamente sobre la humanidad, sino en el intento de lograr el arrepentimiento “de las obras de sus manos”, incluso las de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera.” Que los culpables de “homicidios… hechicerías… fornicación…  hurtos” se arrepientan a tiempo. Apocalipsis 9:20-21; 16:9, 11; 2 Tesalonicenses 2:1-12

Así que, tener Dios el control no significa que él, a petición de orantes, aunque estos asciendan a millones de voces que clamen al unísono, detenga, de pronto, cualquier plaga, huracán, tornado, inundación, motín, guerra, atropello, abuso, injusticia, persecución, enfermedad, etcétera.

Desde luego, puede hacerlo, si le place. Poder no le falta. Mas, sin embargo, todas esas fuerzas negativas y fenómenos dañinos, sueltos desde la caída en rebeldía mental-espiritual de la primera pareja humana, tanto la historia de sus acciones relatada en la Biblia como observaciones empíricas nuestras enseñan que no los suspende, con raras excepciones, usándolos, más bien, para motivar al arrepentimiento y pulir a los arrepentidos.

Esta realidad no significa que los cristianos creyentes de verdad no pidamos a Dios que detenga la plaga del coronavirus, que la haga disminuir y desaparecer pronto. Que nos libre de ser infectados, y también a nuestros seres queridos. Pues, “La oración eficaz del justo puede mucho”(Santiago 5:14-18).

Significa sí que deberíamos tener presente el que haya más de una sola respuesta divina.

Quizás responda él positivamente a nuestras plegarias.

Quizás responda: “Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad”(2 Corintios 12:7-10).

Sobreponiéndose sus propósitos a nuestras peticiones particulares personales.

En tal caso, nos correspondería estudiar, meditar y orar para discernir y entender sus propósitos.

Para un excelente mensaje espiritual al respecto:

www.editoriallapaz.org/www.editoriallapaz.org/mensaje_debilidades_George.htm

De cierto, el Todopoderoso Dios tiene toda autoridad, poder y control absoluto sobre todo lo conceptualizado y hecho por él.

Y teniéndolos, también tiene la potestad de permitir a los agentes de maldad ejecutar, siempre condicionalmente, los poderes satánicos que se les permite tener temporalmente, aun el de hacer señales y prodigios engañosos. Apocalipsis 13:5, 7, 13-15; 2 Tesalonicenses 2:11-12

El tema de “Conceder a agentes de maldad autoridad y poder para actuar” se desarrolla en www.editoriallapaz.org/apocalipsis_bestias_Acto1_Escena1.htm www.editoriallapaz.org/apocalipsis_bestias_acto2_escena1.htm Las dos bestias de Apocalipsis 13.

Quien no se haya hecho dueño de estos conocimientos, disponibles, dicho sea de paso, para todos los seres humanos (1 Timoteo 2:3-5; Juan 3:16), fácilmente cae víctima de los planteamientos y argumentos de la persuasiva “Vocecita”.

Y esto, pese a la frecuente repetición mediante los medios sociales e informáticos del refrán popular: “¡Dios está en control!”.

Refrán dicho, o escrito, a menudo, sin orientación alguna sobre el “CÓMO” y “con QUÉ PROPÓSITOS”.

 


 

¿Trajo Dios la plaga del coronavirus
sobre la humanidad?

 

The horrors of coronavirus on display at hospital on Brooklyn ...

 

Decisiones por la Deidad

 


 

John Pascual pregunta:

“¿Qué profetiza Dios en la Biblia sobre la terrible plaga del COVID-19?”

 

 

¿Aparece el coronavirus
entre las plagas de Apocalipsis?

 

A look inside an NYC hospital amid the coronavirus crisis

 


 

Las pandemias (plagas) más mortíferas de la historia moderna

Las tres plagas

Las siete plagas postreras

 

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.