Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

El Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento: ¿cuál está en vigor durante la Era Cristiana?

Simbología del tabernáculo-templo de Israel mediante imágenes en PDF

 

El Tabernáculo terrenal versus el Tabernáculo espiritual

Tipos y antitipos

Sombras-figuras-símbolos de lo que había de venir y sus contrapartes en ámbitos espirituales de la Era Cristiana

Por Juan Colón

[Imágenes seleccionadas e identificadas por Homero Shappley de Álamo]

Parte 5

PDF de la Parte 5

Los hijos de Coat, de la tribu de Leví, transportan el arca del pacto.

Los hijos de Coat, de la tribu de Leví, transportan el arca del pacto.

 

El tabernáculo terrenal

De Josué hasta el cautiverio

 

Algunos datos históricos

Después de la muerte de Moisés, Josué tomó las riendas como caudillo en la encomienda de conducir a Israel y al taber­náculo de reunión a través del Jordán hacia la tierra prometida. La tierra fue conquistada "en parte" y repartida. Después de la muerte de Josué, Dios gobernó  a la nación judía por trescientos años a través  de hombres escogidos llamados "jueces". Estos surgían en tiempos de crisis y opresión para librar a Israel del yugo enemigo.

Este periodo comprende desde la muerte de Josué hasta la instalación de un rey en Israel. Fue un tiempo de anarquía y confusión en general (Jueces 17:6). Israel sencillamente no estaba organizado para vivir como pueblo. La generación exis­tente no conocía verdaderamente a Dios (Jueces 2:10; 1 Samuel 2:12); ni a su pacto, ni a sus leyes.

Las condiciones políticas, morales y religiosas eran de lo peor. De hecho en el aspecto religioso, pese a que la ciudad de Silo había sido escogida como el centro religioso y el  taber­náculo estaba allí desde el tiempo de Josué  y se mantuvo hasta el tiempo de Samuel (Jueces 18:31; 1 Samuel 1:13), al taberná­culo no se le dio la importancia necesaria ni el valor que le correspondía. El "libro de la ley" para Israel era letra muerta. Muchos sacerdotes se  corrompían a tal grado que prestaban sus oficios sacerdotales en cualquier lugar, y en cualquier forma particular (Jueces 17 y 18). Esta práctica era de carácter idolátrico, y por tanto se considera una corrupción religiosa (Jueces 8:24-27). Poco a poco Dios dejó de manifes­tarse al pueblo (1 Samuel 3:1).

Con el ascenso de Saúl al trono de Israel, la narración bíblica entra en el periodo histórico conocido como EL REINO UNIDO. En los siguientes ciento veinte años, Israel fue gobernado por Saúl, David y su hijo Salomón. Cada uno de ellos gobernó por cuarenta años. Fue una época de esplendor, en la cual la cultura hebrea floreció como nunca antes.

EL TABERNACULO TERRENAL

EL ARCA EN MANOS ENEMIGOS

Apoderándose los filisteos del arca del pacto, se la llevan a la ciudad de Astod, donde la colocaron en el templo del dios Dagón.

Apoderándose los filisteos del arca del pacto, se la llevan a la ciudad de Astod, donde la colocaron en el templo del dios Dagón.

Era aproximadamente el año 1117 a. C. Elí era el sumo sacerdote y sus hijos Ofni y Finees, los sacerdotes. Estos estaban corrompidos en gran manera y no obedecían la amonesta­ción de su padre. Samuel ya era reconocido como profeta de Dios (1 Samuel      3:19-20). El pueblo de Israel salió a la batalla contra los filisteos, y fueron derrotados  en   Ebenezer (1 Samuel 4:12). Al volver al campamento, los ancianos de Israel demandaron que se trajera "el arca del Pacto" desde Silo para ellos volver a Ebenezer a eliminar a los filisteos. El arca fue traída conforme al deseo de los ancianos, también los sacerdotes Ofni y Finees. Marcharon a enfrentarse de nuevo a los filisteos, cargando el arca como si fuese un amuleto de buena suerte. Comenzó la batalla, pronto quedándose derrotado Israel, y el arca del pacto cayó en manos de los filisteos por primera vez (1 Samuel 4:11 y 17).

El arca fue llevada por el ejército filisteo hasta la ciudad de Astod, donde la colocaron en el templo del dios Dagón. [Aplicación] ¿Perdió Dios su poder? De ninguna manera, sino que Dios no puede ser usado como un simple amuleto para cuando se necesita un poco de suerte. La noticia de que el arca fue a parar a manos enemigas causó gran consternación entre el pueblo judío hasta el punto que el sumo sacerdote Elí murió la escuchar la noticia.

Al día siguiente de colocar los filisteos el arca del pacto en el templo de su dios Dagón, a este lo encuentran “postrado en tierra delante del arca”. Volviéndolo a su lugar, el próximo día lo hallan tumbado, sin cabeza y sin las palmas de sus manos.

Al día siguiente de colocar los filisteos el arca del pacto en el templo de su dios Dagón, a este lo encuentran “postrado en tierra delante del arca”. Volviéndolo a su lugar, el próximo día lo hallan tumbado, sin cabeza y sin las palmas de sus manos.

Al día siguiente de que los filisteos pusieron al arca en el templo del dios Dagón, vinieron algunos de mañana al templo, encontrando a su dios "postrado en tierra delante del arca" (del pacto). Lo volvieron a su lugar y a la mañana siguiente lo encontraron en forma similar, pero sin la cabeza ni las palmas de sus manos. Además de esto muchos males vinieron a los habitantes de dicha ciudad, quienes, asustados, pasaron el arca a la ciudad de Gat, donde también los habitantes comenzaron a ser "quebrantados y afligidos" en gran manera. Luego el arca fue pasada a Ecrón donde también el pueblo fue afligido. En total, el arca estuvo en manos de los filisteos por siete meses (1 Samuel, los capítulos 5 y 6).

 

Los filisteos, azotados por Dios dondequiera que colocaran el arca del pacto, se la devuleven a los israelitas.

Los filisteos, azotados por Dios dondequiera que colocaran el arca del pacto, se la devuleven a los israelitas.

Los filisteos decidieron devolver al arca. La colocaron en una carreta guiada por dos vacas. Llegadas a Bet-semes, los habitantes del pueblo se regocijaron. Inmediatamente picaron en leña la madera de la carreta y en una gran piedra que había ofrecieron las dos vacas en holocausto a Dios. Pero Dios hizo morir a 50,070 hombres de Bet-semes porque tuvieron la osadía de mirar dentro del arca (1 Samuel 6:19). El arca entonces fue llevada y Quiriat-jearin y puesta en casa de Aminadab (1 Samuel 7:1), por veinte años.

En aquel momento histórico, el pueblo de Israel no seguía al pie de la letra la ley dada por Dios en Sinaí. Los sacerdotes hacían los sacrificios en cualquier lugar y el tabernáculo de reunión no significaba mucho para algunos, aunque tanto Samuel como David se dieron a la tarea de restituir el culto a Dios (1 Crónicas 9:22).

El conmovedor episodio de Uza

Luego de la muerte de Samuel y Saúl, David es proclamado rey. Este establece su reinado en la ciudad de Jebus, a la que luego se le conoció como "la ciudad de David", y más tarde, como Jerusalén. En un tiempo también se le llamó Salem. El arca se encontraba en Quiariat-jearim. David, ya rey, se levantó con 30,000 hombres escogidos con la idea de llevar el arca a Jerusalén. Construyeron un carro nuevo y colocaron allí al arca para su transportación. El carro era guiado por Ahio y Uza iba a la retaguardia.

Este episodio, narrado en 2 Samuel 6, cuenta que David y toda la congregación iban danzando y tocando toda clase de instrumentos "delante de Dios". Sucedió que a causa de que los animales estaban tropezando, Uza "extendió su mano al arca de Dios y la sostuvo, y el furor de Dios se extendió contra Uza y allí lo hirió Dios", muriendo aquel varón junto al arca. Este acontecimiento estremecedor hizo que David sintiera temor y se preguntara: "¿Cómo ha de venir a mí el arca de Dios?" Entonces, David llevó el arca a casa de Obed-edom, donde permaneció por tres meses.

 

Uza muere al instante al extender su mano para estabilizar el arca del pacto. No siendo levita, no debía tocar el arca, pues así había ordenado Jehová Dios.

Uza muere al instante al extender su mano para estabilizar el arca del pacto. No siendo levita, no debía tocar el arca, pues así había ordenado Jehová Dios.

¿Por qué Dios hirió a Uza de muerte? ¿Por qué no pudo ser llevada el arca a Jerusalén, conforme al deseo de David. La realidad fue que David estaba violando el mandamiento de Dios. Sus intenciones eran buenas, excelentes podríamos decir, pero no tenían la aprobación de Dios.[Aplicación]  La verdad es que con buenas intenciones no se llega al cielo. Se puede ser lo más bien intencionado posible en cuanto a tratar de agradar a Dios, pero si no se hace su voluntad, entonces, hay problemas con Dios (1 Samuel 15:22).

Las instrucciones para mover el arca estaban en el libro del pacto (Números 4:1-16 y 7:9). David descubrió que el arca del pacto debía ser llevada solopor los levitas descendientes de los hijos de Coat; ellos eran los escogidos por Dios. Por David no haber hecho la voluntad de Dios, Uza pagó un alto precio. No era solo cuestión de quién llevara el arca sino de quiény cómo se transportaba. [Aplicación] Pues bien, aquí aprendemos que, antes que nada, Dios se agrada de que hagamos su voluntad, complaciéndole nuestra obediencia (1 Crónicas 15:13 y 1 Samuel 15:22-23a). La enseñanza o aplicación espiritual para nuestros días no se deja esperar. Las cosas espirituales que Dios ha establecido en Su reino, no pueden ser cambiadas ni alteradas. Tienen que mantenerse como ya Dios las prefijó y serán administradas como establece la ley de Dios en el Nuevo Testamento que es nuestra ley espiritual.

-Tal es el caso de la iglesia que Cristo estableció, o sea, su reino. Las condiciones para ser añadido a ella se establecen en el Evangelio, el que es: LA MUERTE, LA SEPULTURA Y LA RESURRECCIÓN DE CRISTO (1 Corintios 15:1-4). Por ejemplo, el bautismo bíblico por inmersión y “para el perdón de los pecados” (Hechos 2:38; 22:16) no puede ser susti­tuido por un bautismo por aspersión como condición para ser añadido a la iglesia, ni para recibir el perdón de los pecados. La cena del Señor no puede ser tomada con pan leudado, ni puede ser sustituido el fruto de la vid por refresco de uva o cualquier otra bebida. En cuanto a la disciplina que la iglesia debería seguir, la Palabra de Dios es la única autoridad definitiva. Ni los hombres ni los concilios tienen la potestad, ni mucho menos la autoridad, para cambiar la voluntad de Dios.

Referente a la transportación del arca, se podía aumentar o disminuir el número de levitas que la cargaban. Hasta se podían intercambiar posiciones, pero no se podían sustituir a los hijos de Coat. [Aplicación] De la misma manera, la iglesia no puede ser sustituida por un pasadía familiar, ni por ninguna institución religiosa ajena a la iglesia de Cristo, ni cosa por el estilo. Intentarlo sería lo mismo como tratar de cargar el arca en un carro nuevo y por personas ajenas a los designios de Dios. Eso se llama sustituir la voluntad de Dios por la de los hombres.

 

Mientras llevan los hijos de Coat, sacerdotes de la tribu de Leví, el arca del pacto de acuerdo con las instrucciones de Jehová Dios, el rey David, vestido de tan solo un efod, danza con todas sus fuerzas frente a la procesión.

Mientras llevan los hijos de Coat, sacerdotes de la tribu de Leví, el arca del pacto de acuerdo con las instrucciones de Jehová Dios, el rey David, vestido de tan solo un efod, danza con todas sus fuerzas frente a la procesión.

Por fin, el arca fue traída a Jerusalén y puesta en una tienda que David le construyó (1 Crónicas 16:1), mientras el tabernáculo de reunión permanecía en Gabaón. David reúne y comisiona a los levitas a cumplir con la ley escrita en el libro del pacto (1 Crónicas 16:39-40).

PREPARATIVOS PARA CONSTRUIR EL TEMPLO

David también puso en su corazón el construirle una casa a Dios digna de Él, pero Dios no se lo permitió. Aun así, David hace todos los preparativos para que su hijo Salomón construya la casa de Dios (1 Crónicas 22:1-6).

-Dentro de los preparativos que hizo David estaba "el plano del pórtico del templo y sus casas, tesorerías, sus aposentos, sus cámaras y las cosas que tenía en mente para los atrios de la casa de Dios, para todas las cámaras alrededor, para las tesorerías… para toda obra del ministerio…" (1 Crónicas 28:11-13).

-David proveyó "oro… para todas las cosas de oro, para todos los utensilios de cada servicio. Plata… para todas las cosas de plata, para todos sus utensilios de cada servicio. Oro… para los candeleros de oro y para sus lámparas; y plata para los candeleros de plata y sus  lámparas conforme al servicio de cada candelero. Oro para las mesas de la proposición y plata para las mesas de plata. Oro para el altar de incienso y para el carro de los querubines de oro, que con alas extendidas cubrían el arca del pacto de Dios" (1 Crónicas 28:14-18). Bronce para las cosas de bronce, hierro para las de hierro, madera para las de madera. Piedras de ónice, piedras preciosas, piedras negras, y de diversos colores y mármoles en abundancia.

-El tabernáculo iba a ser sustituido por un templo majestuoso. ¿Obraba David conforme a la voluntad de Dios? 1 Crónicas dice: "Todas estas cosas... me fueron trazadas por la mano de Dios, que me hizo entender todas las obras del diseño". Con estas palabras, David obtiene la autoridad para cumplir con su deseo, aunque fue Salomón su hijo quien edificó el templo.

-En 1 Crónicas 29:3-9, se encierra otra gran enseñanza en cuanto a poner todo nuestro TIEMPO, TALENTOS Y TESOROSal servicio de Dios. Vemos como aquí, el pueblo de Dios se desborda ofreciendo de corazón y voluntariamente para la obra de Dios. Al igual que hizo la congregación en el desierto, toda su riqueza material estaba a la absoluta disposición de Dios. Reconocieron que: "…todas las cosas que están en los cielos y en la tierra" son de Dios, y solo damos de lo que recibimos de la mano de Dios. La profundidad de este pasaje nos lleva a meditar que debemos pensar y actuar como "extranjeros y advenedizos" para no apegarnos a los bienes materiales de este mundo. Eso es lo que expresa 1 Pedro 2:11. "…yo os ruego como a extranjeros y peregrinos…"Jamás debemos permitir que nuestra alma esté en peligro de perderse por el apego a las cosas que ofrece este mundo.

 

Una imagen digitalizada del templo edificado por el rey Salomón.

Una imagen digitalizada del templo edificado por el rey Salomón.

Luego de la muerte de David, su hijo Salomón es ungido en Girón como el nuevo rey. Al cabo de cuatro años de reinado, comienza a edificar el templo para Dios  Fue alrededor de cuatrocientos ochenta años después de que el pueblo de Dios saliera de Egipto. Hiram, rey de Tiro, proveyó madera de los cedros del Líbano y también madera de ciprés. Este árbol de cedro que crece en el Líbano puede tener un tronco de hasta catorce metros (cuarenta pies) de circunferencia y una altura de hasta treinta y tres metros (noventa pies). Estos árboles fueron cortados en el Líbano, picados en tableros, transportados por mar hasta Jope y luego por tierra hasta llegar a Jerusalén.

Hiram, rey de Tiro, también proveyó obreros para ciertos trabajos a realizarse. Salomón mandó a preparar grandes piedras para los cimientos del templo. 1 Reyes 6 y 7, y 2 Crónicas, los capítulos del 3 al 5, nos dan los detalles sobre la construcción. Un dato curioso es que la estructura propia del templo fue hecha de "piedras ya acabadas" de modo que al tan solo colocarlas cuidadosamente una al lado de la otra, y una encima de la otra, iban formándose paredes perfectamente verticales y fuertes.

Los recintos del templo eran dos edificios enormes unidos: uno  para el Lugar Santo y otro para el Lugar Santísimo. Todas las paredes por dentro estaban cubiertas primero de madera de cedro y luego de oro fino, desde el suelo hasta el techo, por cierto, una obra algo fabulosa.

Las medidas del templo eran: treinta metros de largo (noventa y dos pies), diez metros de ancho (treinta pies) y quince metros de alto (cuarenta y cinco pies).  

El sitio escogido para levantar este majestuoso edificio fue el monte Moría, en el lugar que ocupaba la era de Aruana el jebuceo. Este punto estaba en un lugar céntrico en la línea que dividía la tribu de Judá de la de Benjamín, que respecti­vamente representaban las del norte y las del sur. La cumbre estaba naturalmente desnivelada, y sus costados eran desiguales, pero Salomón se dio a la tarea de nivelarla y ampliarla. Salomón contrató a 30,000 operarios hebreos y 150,000 hombres del Líbano, súbditos de Hiram. Estos se encargaron de la madera y las enormes piedras labradas, a cambio de abundantes provisiones de trigo y una concesión de terreno.

El frente o entrada del templo miraba hacia el oriente donde se encontraba el monte de los Olivos. El templo propiamente dicho, el pórtico, el lugar santo y el lugar santísimo, formaban solamente una porción del lugar sagrado, pues estaba rodeado de atrios, cámaras y viviendas que ocupaban una extensión mucho mayor que la del templo mismo. Estas muchas mansiones son tipo, sombra y figura de las moradas celestiales que Cristo mismo fue a preparar en el cielo (Juan 14:2-3).

 

 

El Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento: ¿cuál está en vigor durante la Era Cristiana?

Simbología del tabernáculo-templo de Israel mediante imágenes en PDF

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.