Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

América está enviciada

Por el Dr. Keith Ablow

Una mujer tan obesa que tiene que valerse de un carrito especial para trasladarse ilustra la adiccion a comida, la que es la nueva droga de multitudes.

Publicado 21 de septiembre de 2012

www.FoxNews.com

[Nota del administrador de esta Web. Conforme a mi apreciación personal, el Dr. Ablow da en el clavo al identificar la “Denegación” como uno de los problemas mayúsculos que aturden no solo a los americanos, entiéndase los norteamericanos, sino a muchos pueblos de occidente. Él descubre acertadamente algunas de las muchas adicciones a las que se recurren multitudes, incluso no pocos que se consideran seguidores de Cristo, como consecuencia de su falta de valor moral y espiritual ante el “dolor emocional” y las realidades verdaderas de la vida. Se aconseja leer y meditar sus observaciones a la luz de la directriz divina “Examinadlo todo; retened lo bueno” (1 Tesalonicenses 5:21).

Escribe el Dr. Keith Ablow…

Un nuevo estudio, llamado “F”, como en “Fat: Cómo la obesidad amenaza el futuro 2012 de América”, predice que al menos la mitad de los americanos en treinta y nueve estados serán obesos –más o menos treinta libras sobrepeso- para el año 2030. Esto resultará en millones más de casos de diabetes, enfermedades cardiacas y derrames cerebrales, y bien pudiera hacer desmoronarse el sistema de cuidado de salud ya sobrecargado. Se calcula que cubrir las consecuencias médicas de obesidad costará entre $148 y $210 billones anualmente.

Pero, nuestro problema no es simplemente que la comida chatarra sepa bien o que los refrescos (gaseosos) se sirvan en envases grandes. Nuestro problema es que los americanos se han enviciado con muchas, muchas drogas –siendo el alimento una de las drogas más disponibles dondequiera. Se trata de una gran estratagema que la gente utiliza para evitar confrontar el dolor emocional, el que necesitan confrontar. Los pliegues de grasa encubren, literalmente, las realidades de la vida. Después de todo, las moléculas de lípidos pueden ejercer, en actualidad, un efecto antidepresivo sobre la transmisión sináptica en el sistema central nervioso, parecido al de Prozac.

Bien que la “F” sea el símbolo para “Fat” –que la “G” sea el símbolo para “Gordo”- nuestro problema verdadero es la “D”, por “Denegación”. Los americanos están yendo en tropel tras cualquier cosa que los ayude a denegar el hecho de que estamos enfrentándonos a enemigos alrededor del mundo, empeñados en nuestra destrucción, que nuestra economía está al borde de un abismo y que nuestro propio presidente desdeña nuestro carácter nacional (lo cual nos expone a no poco riesgo).

Algunas de las drogas que estamos usando, en adición a las comidas grasosas, refrescos (gaseosos) y dulces, se llaman “derechos” [en inglés, “entitlements”] –medios que utiliza el gobierno para alimentar de dinero a las gentes, diciéndoles que no tienen que trabajar, con el propósito de hacerles sentirse mejor acerca del hecho de haberles defraudado, en actualidad, el propio gobierno al frenar el libre comercio, por el cual podemos sustituir libre voluntad y autonomía (esas cosas molestosas que, dejadas a marchitarse por el desuso, ponen a las personas realmente ansiosas y deprimidas). [Nota del traductor. O sea, el gobierno, al alimentar de dinero a las gentes y frenar el libre comercio, también frena, efectivamente, la libre voluntad y autonomía del ser humano.]

La gente come para enterrar sus sentimientos cuando se les hace sentir que no tienen poder –como los bebés rechonchos. Y las personas no tan solo comen sino que también inhalan estupefacientes, y se drogan con los opiatos para amortiguar el dolor –Oxycodone y Oxycontin- por cantidades jamás registradas anteriormente, los que parecen ser otras entradas en el menú que el gobierno está más que dispuesto a proporcionar a las gentes a través de la descriminalización de la marihuana.

Pueda que la marihuana no sea el azote de la tierra, y que parezca un tanto necio encarcelar a personas por usarla, pero no deja de ser interesante que, en una época cuando la independencia y autosuficiencia no son apreciadas por muchos de nuestros oficiales elegidos, cada día más y todavía más jóvenes se están quedando en blanco al usar estupefacientes, y estados tales como California tienen más de mil dispensarios de marihuana.

Tampoco es mera casualidad que los americanos, en una época cuando están entregados corazón y alma a la “Denegación”, con letra “D” mayúscula, hayan ido en tropel a Facebook, creando en el espacio cibernético versiones de sí mismos que, en muchos casos, parecen en poco o nada a sus verdaderas pruebas y tribulaciones, [proyección] que los anima a llamar “amigos” a personas que apenas conocen, o que simplemente no conocen. Y no es mera casualidad que la IPO de Facebook [la oferta pública de acciones inicial] fuera como un gran globo lleno del aire caliente de ficción, como un canuto grande y gordo o un trago, largo y delicioso, de gaseoso burbujeante. Y no es mera casualidad que la Reserva Federal haya estrenado QE3 –dinero, como de juguete, impreso como un editorial imprimiría libros en rústica de novelas baratas de ficción, para distraer a amas de casa cuyas vidas se han tornado vacías y caóticas. Y no es mera casualidad que matar a infantes en el tercer trimestre de desarrollo sea azucarado como “libertad de elección” para la gente.

Sí, señor, cierto es que nuestra nación se está colocando, y no tan solo como obesa. La comida es solo una droga a mano, entre muchas. Y mientras tanto, los iraníes, quienes, generalmente, parecen ser bastante delgados y no tienen fama de tomar mucho, y no les importan mucho Kim Kardashian, o Charlie Sheen o Lindsay Lohan, están construyendo una bomba nuclear. Y mientras tanto, los egipcios, quienes no parecen tener mucho interés por proteger los intereses americanos, se están consolidando con la Hermandad Islámica.

Al fin y al cabo, la realidad misma no permitirá que ella misma sea negada. En este contexto, Dios es muy particular. Él mantiene meticulosamente su libro mayor. Pregunte a cualquier persona que se haya desintoxicado alguna vez cómo es la experiencia de pagar para atrás el dolor que haya sido enterrado, acumulando intereses. Pregunte a madres que abortaron infantes de tercer trimestre si les persiguen fantasmas de culpabilidad. Pregunte a personas que optaron por acogerse a noventa y nueve semanas de desempleo cuán fácil sea pararse de nuevo sobre sus dos pies y ponerse en movimiento una vez más. Y, si señor, pregunte a cualquiera que esté tratando de perder treinta libras que si el sobrepeso es fácil deshacerse de él.

Dr. Keith Ablow

El Dr. Keith Ablow es psiquiatra y miembro del Equipo Médico A de Fox News. El correo electrónico del Dr. Ablow es .

Traducido del inglés por Homero Shappley de Álamo. Ennegrecimiento de palabras por el traductor.


  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.