Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Muchos temas positivos en esta Web para el alma atribulada

El caso de las Recetas Divinas

Una mano que escribe una receta para medicina simboliza la mano divina que escribe recetas espirituales para enfermedades del alma.
Una mano que escribe una receta para medicina simboliza la mano divina que escribe recetas espirituales para enfermedades del alma.

Enfermedades del alma y Prescripciones del Médico Divino para su cura segura

Las dolencias del alma del ser humano son muchas, mas el gran Médico Divino ha recetado un remedio excelente para toda enfermedad. Acerquémonos, pues, a él, siguiendo sus indicaciones. "Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento" (Mateo 9:10-13). A continuación, anotamos algunas de las enfermedades espirituales-emotivas comunes del hombre y las prescripciones dadas por el Médico Divino.

Ansiedad

La receta divina. "Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias" (Filipenses 4:6). "Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros" (1 Pedro 5:6-7).

Temor

La receta divina. "En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor" (1 Juan 4:18-19).

Avaricia

La receta divina. "No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas" (Mateo 6:31-33).

Orgullo

La receta divina. "Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes" (1 Pedro 5:5).

Debilidad

La receta divina. "Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán" (Isaías 40:31).

Tentación

La receta divina. "No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar" (1 Corintios 10:13).

Corazón perturbado

La receta divina. "No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis" (Juan 14:1-3).

Soledad

La receta divina. "He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén" (Mateo 28:20). "No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre" (Hebreos 13:5-6).

Pesadez de espíritu, o Culpabilidad

La receta divina. "Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo" (Hechos 2:38). "Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado" (1 Juan 1:7).

Por Frank L. Cox

Muchos temas positivos en esta Web para el alma atribulada

Meditaciones sobre temas emotivos

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.