Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Mente sana. Corazón estable. Espíritu fuerte. Más de setenta artículos y mensajes relevantes en esta Web.

 

Muy difícil dilema mental: ¡dos personas viven en su cabeza!

Este abstracto de caras distintas ilustra el Intercambio Muy difícil dilema mental: ¡dos personas viven en su cabeza!, en editoriallapaz.org.

 

Posible solución: llevar “cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo” 

 

“Yo soy de ________. Tengo 22 años. Me siento tan desdichado porque mis sueños que quise alcanzar… solo dos se cumplieron, pero la promesa que le hice a mis padres no la puedo cumplir. Y posiblemente mi vida se convierta en un infierno porque tengo un problema en mi mente... Desde hace cinco años viven en mi cabeza dos personas. Necesito de un especialista de mi caso.” Carlos  

Estimado Sr. Carlos:

En la década de los 1940, en cierto estado de los Estados Unidos de América, empezó sus estudios universitarios un joven llamado John Nash, brillante matemático. A los 21 años de edad, publicó una disertación que revolucionó bastante una rama de la matemática. Para el año 1958, cayó víctima de graves problemas mentales. “Vivían en su cabeza”, como lo expresa usted, no uno solo sino varios individuos, los que, para él, eran reales. Después de muchos años de trastornos extremadamente severos, con serias repercusiones sociales y profesionales, drásticos tratamientos médicos y muy fuerte lucha consigo mismo, comprendió que esos "individuos" solo eran proyecciones de su propia mente. Aun así, no pudo vencer totalmente su condición. Sin embargo, se resignó a soportarla, consiguiendo vivir una vida más o menos normal. A través de los años fue recipiente de varios reconocimientos y premios. En el 1994, compartió el Premio Nobel con otro matemático. Este caso real es el tema de la obra cinematográfica A Beautiful Mind ("Una mente bella"). De tener usted la oportunidad de verla, se la recomendamos.

Respetado Sr. Carlos, usted también puede triunfar en la vida. Adulto joven de tan solo 22 años de edad, ¿con cuántos años adelante para luchar y vencer? ¡Acaso un promedio de cincuenta y cinco! Le suplico ponerse recio frente a la vida, no doblegándose ante temores o dificultades de índole mental. Esto no es nada fácil de lograr, comprendo, aunque sea solo un tanto. Sin duda, la vida es mucho más difícil para usted que para muchos, pero de sobreponerse usted y triunfar, ¡mucho más gloriosa será su victoria! Además, incomparable satisfacción sentirá al superar usted los enemigos más fuertes del ser humano. Usted se describe como “desdichado”, y mirando hacia el futuro lo que ve es un posible “infierno” de sufrimientos. Le suplicamos hacer más bien una lista de todo lo positivo en su vida actual, y que se proyecte como “varón de carácter maduro y fornido, capaz de hacerle batalla a Satanás mismo, haciéndolo huir”. “Portaos varonilmente, y esforzaos”, anima el apóstol Pablo (1 Corintios 16:13), mientras Santiago exhorta: “Resistid al diablo, y huirá de vosotros” (Santiago 4:7). Estos consejos nos los da el mismo Espíritu de Dios.

Además, le ruego entregar su mente al Señor, pidiéndole insistentemente que intervenga, que llene su mente de paz, que le ayude a eliminar, o al menos a suprimir o arrinconar, a esa "otra persona" que le aflige. Permítame recomendarle memorizar, y repetir a menudo, Filipenses 4:6-8, y también el versículo 13.

-“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.”

-“Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”

-“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanzaEN ESTO PENSAD.”

-“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”

El Premio Nobel es poca cosa comparado con el Premio de Inmortalidad que recibirá usted al llevar “cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”. ¿Capta usted el poder latente en esta expresión del apóstol Pablo? Le animamos a reflexionar profundamente sobre ella, y cada frase del pasaje donde se encuentra. “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta” (2 Corintios 10:3-6). Amado, una clave para llevar “cautivo todo pensamiento” es perfeccionar la obediencia a Cristo. El conocimiento o la obediencia a medias no funcionan para sojuzgar los fieros enemigos del alma. Es preciso perfeccionarlos, pues el que los tiene en grado sumo se hace gigante frente a los espíritus malos de la vida, contando con el poder en Dios para derrotarlos.

¿Quiere usted salir airoso de las batallas libradas dentro de la mente? Pues, es necesario armarse de pensamientos correctos y musculosos. “Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado, para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios” (1 Pedro 4:1-2). Armarse del pensamiento de que los padecimientos en la carne, y sobre todo los de tipo mental, tienen como propósito alejarnos de los pecados de los hombres que no honran al Creador, Dios el Todopoderoso. ¿Difícil de creer o aceptar? De acuerdo, más sin embargo, no pocas personas testifican a la eficacia de este medio para disciplinar y sojuzgar la mente.

Carlos, el dilema suyo es bastante común en nuestra raza. No turbarse, pues, ni acobardarse, sino confrontarlo con coraje, con estudios edificantes y con oración sin cesar. Esto es indispensable para controlar el mal, aislarlo o tal vez hacerlo desaparecer completamente de la vida, ¿no le parece? Pues, ánimo, creyendo y no dudando. 

Para servirle en el amor de Cristo, 

Homero Shappley de Álamo

 

Mente sana. Corazón estable. Espíritu fuerte. Más de setenta artículos y mensajes relevantes en esta Web.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.