"DIOS es GALARDONADOR
de los que le buscan."

¿Lo sabías? ¿Tienes conocimiento de los premios y regalos magníficos que él otorgará,
indefectiblemente, a toda persona que, creyendo que él existe, busca el perdón,
la honra, la gloria, y la inmortalidad que tan bondadosamente ofrece él?

"Galardón grande en los cielos"

¡Para ti, para mí, y para toda persona que cualifique!

Siete imágenes con textos breves.

 


 

Introducción

Estimada amiga, respetado amigo, el Dios Creador y su Hijo Jesucristo dan a entender de muchísimas maneras que tienen buenas intensiones hacia nosotros los seres humanos. Entre ellas, su deseo de obsequiarnos premios y regalos de inestimable valor y belleza que componen lo que llaman su “GALARDÓN”. Disponible para todo ser humano que quisiera recibirlo. Sin excepción. Pues, ellos no hacen “acepción de personas” sino que desean que todos y cada uno se salven, proveyendo los medios. Romanos 2:11; 1 Timoteo 2:2-5

A continuación, tres declaraciones fantásticas que ponen de relieve tanto su “buena voluntad, agradable y perfecta” para nosotros como la existencia segura del gran “GALARDÓN” que han preparado para los que quisieran pasar la eternidad con ellos.

La promesa del Señor Jesucristo: “He aquí yo vengo pronto, y mi GALARDÓN conmigo.” Apocalipsis 22:12

“DIOS es GALARDONADOR de los que le buscan.” Hebreos 11:6

Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro GALARDÓN es grande en los cielos…” Lucas 6:23

Entonces, ¡todo un caudal de GALARDONES espectaculares e inigualables para ti, para mí, y para toda persona que cualifique! Identificamos y visualizamos algunos de ellos mediante seis gráficas acompañadas de textos breves.

 


 

¡Todo un caudal de premios y
regalos estupendos para ti, para mí,
y para todo aquel que cualifieque !

 

Identificándolos y visualizándolos

 

Imagen y texto 1

Entre las condiciones para recibir el galardón que el Señor traerá consigo:
CREER
, sin dudar, que “DIOSes el GALARDONADOR de los que le buscan”.

 


 

¿Hacia dónde vas tú en la actualidad? ¿Y después de la muerte inevitable de tu cuerpo físico?

¿Yo? Pues, en la actualidad, estoy esforzándome para mantenerme en el Camino que me conduce más allá de la muerte para recibir en el Cielo de Dios: “Todo un caudal magnifico de galardones inigualables!”

Están disponibles para todos “los que le buscan”, es decir, que “busquen a Dios… aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros”, como dijera el apóstol Pablo a los congregados en Atenas para intercambiar creencias y pareceres. Hechos 17:18-31

¿Las condiciones para recibirlos? Creer la promesa de Dios, sin dudar. Tener “certeza”, o sea, “convicción” absoluta. Por que “la fe” es “la CERTEZA de lo que se espera, la CONVICCIÓN de lo que no se ve”. Hebreos 11:1

“Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” Hebreos 11:6

Alinearme, pues, con los designios de Dios, haciendo su voluntad. Y ser fiel hasta la muerte.

Muchas profecías describen los espectaculares galardones variados prometidos por el “Galardonador” a “los que le buscan”.

 


 

 Imagen y texto 2

“Nuevas todas las cosas”

¡Cuerpo nuevo espiritual, glorificado!

 


 

Habiendo dejado de ser la primera tierra y los primeros cielos, Dios presenta un cielo nuevo y una tierra nueva a las personas salvas, haciendo “nuevas todas las cosas.” Apocalipsis 21:1-4

“Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas.”

¡Estupendo galardón que abarca todas las facetas, parámetros, y circunstancias de una nueva existencia eterna! “…todas las cosas”, y no tan solo algunas.

“…nuevas todas las cosas” incluye un nuevo cuerpo espiritual e inmortal para toda alma-espíritu tenida por digna de habitar la nueva tierra con cielos nuevos.

“Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra [el cuerpo físico mortal que muere] en corrupción… deshonra… debilidad; resucitará en incorrupcióngloriapoder. Se siembra [en la tumba] cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual.”1 Corintios 15:42-44

¡Yo quiero ser revestido de este nuevo cuerpo glorioso, poderoso, e inmortal! ¿Y tú? Si lo deseamos de todo corazón, entonces hagamos caso a la exhortación que dice:

Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis GALARDÓN COMPLETO.2 Juan 1:8

Acatamos este sabio consejo…

“…no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.” 2 Corintios 4:18

Visualizando la acción de mirar “las cosas… que no se ven”, nos proyectamos como mirando a través de un majestuoso portal celestial (ver la gráfica) hacia las regiones espirituales del Padre Dios, su Hijo Jesucristo, y los santos ángeles que sirven tanto a ellos como a los mortales que buscan honra, gloria, e inmortalidad. Donde, en la lejanía, una muy poderosa luz blanca emana del trono de Dios. Hebreos 1:14; Romanos 2:6-11; 1 Timoteo 6:13-16

Y mirando fija y largamente, visualizamos el nuevo “mundo venidero”, el que no trae las cosas viejas, pesadas y dolorosas del mundo material sino que luce solamente todo lo nuevo hecho por Dios como estupendo galardón para las almas que le aman y siguen.

 


 

Imagen y texto 3

Un Nuevo Nombre

¡Tierra, con cielos nuevos!

 


Hechas “nuevas todas las cosas”

Un nombre nuevo

Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo…” Apocalipsis 2:17

¡Increíbles galardones maravillosos!

¡Tierra nueva, con cielos nuevos!

Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.” Apocalipsis 21:1

“No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón…”
Hebreos 10:35

El primer cielo y la primera tierra huyen de la presencia de Dios.

Delante de el que está sentado sobre el trono blanco “huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos”. Apocalipsis 20:11

 


Estimado amigo, respetada amiga, te invitamos a posicionarte para recibir algunos galardones fabulosos de parte del Dios Creador, Amoroso y Todopoderoso. Mucha gente lo tiene como un Dios demasiado duro, mas, sin embargo, se proyecta como todo lo contrario para todo ser humano y ángel abierto a él que sepa apreciar sus atributos excelentes y que siga su “buena voluntad… agradable y perfecta”. Romanos 12:2. Por cierto, él es “galardonador de los que le buscan”. Hebreos 11:6. “Dios… galardonador”, ¡SÍ! De sus galardones se habla en varios textos del Nuevo Testamento y de cómo cualificar para recibirlos. Entre sus riquísimos e incomparables galardones incorruptibles e inmarcesibles se halla el siguiente. ¡Para ti, para mí, y para toda persona que cualifique!

Imagen y texto No. 4

Hechas “nuevas todas las cosas”

¡Una gloriosa ciudad nueva, santa, eterna!


 

¡Magnífico galardón!

“Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios… No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.” Apocalipsis 21:2, 27

“…la santa ciudad, la nueva Jerusalén,” “la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial” (Hebreos 12:22) no desciende al “primer cielo y la primera tierra” porque “pasaron, y el mar ya no existía más”. Apocalipsis 21:1. “…huyeron la tierra y el cielo” materiales “de delante… del gran trono blanco… y ningún lugar se encontró para ellos”. Apocalipsis 20:11

“Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos…” Lucas 6:23

“He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.” Apocalipsis 22:12

 


 

Imagen y texto No. 5

¿Por qué creer en los galardones
prometidos por Dios?

¿Se trata de realidades de verdad
o de puras fantasías religiosas?

 

  

La fe en los galardones como realidades que se esperan, con certeza y convicción no plagadas de dudas, descansa en las siguientes líneas de argumentación.

La existencia del universo material, y la existencia, en particular, de los seres humanos, prueban la existencia del Dios Creador. Romanos 1:19-20; Salmo 19:1-2; Job, los capítulos 39, 40, y 41.

Tanto las profecías cumplidas como las que están cumpliéndose delante de nuestros ojos, no solo prueban la existencia de Dios y Jesucristo sino también la inspiración divina de los profetas. Incluso a Jesucristo quien posee “el espíritu de la profecía”, que las proclamaron. Apocalipsis 19:10

Para la Era Cristiana (también identificada como la Era Común), estas profecías cubren desde el año 28. Hasta el fin del universo y del tiempo.

“No menospreciéis las profecías,” exhorta el apóstol Pablo, porque “…la palabra profética” es “más segura,” explica el apóstol Pedro, más aún se quiere decir que el testimonio personal de los apóstoles. Es como una antorcha que alumbra en lugares oscuros, incluso, de la mente, el corazón, y el espíritu. 1 Tesalonicenses 5:20; 2 Pedro 1:19-21

Comprobado el origen divino de estas profecías, deberíamos concluir, lógicamente, que las profecías aún NO cumplidas, hechas por los mismos seres divinos y seres humanos, ¡también serán cumplidas indefectiblemente! Y esto incluye, desde luego, todas las profecías acerca del glorioso galardón que el Señor Jesucristo traerá consigo al regresar en triunfo para premiar a todo su pueblo fiel. Apocalipsis 22:12

Así que, “ciertamente hay galardón para el justo”, el bueno, el obediente. Salmo 58:11. Para ti hay, y para mí, y para toda persona que, amando la justicia ama también al Dios de la justicia, obedeciéndole al creer en él y sus promesas, arrepentirse de malas obras, y bautizarse “para perdón de los pecados”. Marcos 16:15-16; Hechos 2:37-47.

 


 

Imagen y texto No. 6

¡Preparado, preparada, para recibir todo el caudal
de galardones ofrecido por Dios el Galardonador!

 


  

Si estas profecías, verdades y hechos han EDUCADO tu FE, la han hecho MADURAR, la han PURIFICADO

Si han hecho desaparecer DUDAS

Si ya no estás tambaleando hacia las garras y la boca de “INCREDULIDAD”

¿ENTONCES…?

…teniendo tal poderosa FE, estarás...

…¡preparado para arrepentirte!

…¡preparado para bautizarte! Como la pareja joven en la fotografía de la gráfica arriba.

…o ¡preparado para reconciliarte!

Para que recibas, con toda certeza…

…¡el gran caudal de galardones inigualables que Dios el Galardonador ofrece a todos los que le buscan!

Visualizándote, pues, como teniendo la mirada puesta en los lugares celestiales de donde vendrá el Señor, trayendo consigo su gran galardón compuesto de increíbles premios y regalos individuales, anímate continuamente a seguir acercándose cada vez más cerca al Dios que ofrece tan magníficas recompensas a todos los que, habiendo comenzado a cumplir su “buena voluntad, agradable y perfecta”, permanezcan en la misma hasta el fin de su vida terrenal. Romanos 12:2; Apocalipsis 2:10; 2 Timoteo 4:8

 

Adaptable para un mensaje, clases bíblicas, o llamamientos después de sermones.

 


 

Sermones en este sitio de Internet. Más de 175 de texto completo, audio, y video.

Muchísimo material para clases bíblicas en este sitio de Internet

Socorro y bálsamo para el alma sufrida. Más de cien temas en esta Web que infunden ánimo y esperanza.

 

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.