Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

CRÓNICAS QUE CONMUEVEN…

EN  MEMORIA  DE ANTONIO LARA    http://f500.mail.yahoo.com/ya/download?mid=1%5f1293%5fABQmvs4AABjwS%2blvawrBMzpLr1s&pid=2&fid=Inbox&inline=1

 Viernes, 30 de abril de 2010

Por Alexander Castellanos

El domingo 25 de Abril/2010, mi esposa, mis hijas Ligia, Sara, y yo, emprendimos viaje para la ciudad de San Miguel con el propósito de estar presente en la velación del cuerpo de nuestro amado hermano RAFAEL ANTONIO LÓPEZ LARA, quien fuera conocido en el ámbito de las Iglesias de Cristo como ANTONIO LARA.

Nuestro hermano Lara fue asesinado brutalmente por siete disparos de arma de fuego, ese día domingo en la puerta de entrada del edificio de reuniones de la Iglesia de Cristo de El Alcantarillado, Cantón El Platanar, Jurisdicción de Moncagua, Departamento de San MigueL, El Salvador, a las 9:14 de la mañana, justamente cuando él se disponía a predicar el mensaje de Dios a la iglesia en ese momento reunida. Razones de su asesinato, se desconocen. Quiénes lo hicieron, también se desconocen. Él era el ministro de esa congregación desde hace largo  tiempo.

Describir la persona de nuestro hermano Lara, es algo que verdaderamente agrada. Desde hace más o menos 30 años que le conocí en el seno de la iglesia, fue un hombre cristiano que siempre simpatizó a todos con quienes él entablaba una amistad  o una relación. En los últimos ocho años se entregó de lleno al ministerio de la predicación, aunque siempre fue un ferviente servidor en los diversos ministerios que la iglesia desarrolla. Cabe hacer notar que uno de sus fuertes dones y habilidades fue el ministerio del canto, en cuanto evento regional o nacional él participó, siempre tuvo parte en la enseñanza de los cánticos espirituales.  

Además, tenía una habilidad manual, la cual consistía en hacer hermosos forros para proteger las Biblias, usaba materiales muy delicados, y con finos acabados. Las Biblias que actualmente usamos mi esposa y yo, están protegidas con esas delicadas cubiertas, así como las de muchos cristianos.

Pues bien, hablando del último adiós al cuerpo del hermano Lara. Esa noche del domingo 25, fueron cientos de personas que viajamos desde Occidente, Centro y Oriente de la nación, a fin de rendir honor a nuestro amado hermano. El edificio de la Iglesia de Cristo conocido como la 14, no dio abasto para alojar a los cientos de personas que nos hicimos presentes, al grado que literalmente hubo que invadir la calle principal. En cuanto al funeral el día lunes, de igual manera, se tomó la calle totalmente, al grado que la Policía Nacional Civil tuvo que intervenir para controlar el tráfico de la caravana de vehículos, como de gente de a pie, que acompañamos el féretro rumbo al cementerio.

Tales vívidas manifestaciones, acreditaron el gran cariño del cual gozaba nuestro hermano Lara, la despedida de su presencia terrenal, fueron expresiones verdaderamente notorias y apoteósicas. ¡Y es que no es para menos, fue un siervo que se entregó de lleno a la Causa de Cristo y que amaba predicar el Mensaje Divino!

El domingo 25 que recibimos  esta descorazonada noticia, era el tiempo de receso, después de la clase dominical en todas las iglesias en El Salvador; estando reunidos todos los predicadores por la noche, coincidimos que fue muy duro soportar tal desventura, al transmitírsela a las iglesias, todos derramos compungidas lágrimas por un hecho que nos era difícil creerlo y aceptarlo, pero que tristemente era una realidad sin retorno a lo agradable que nos complace oír.

Evidentemente, ante tales circunstancias, el sentimiento de impotencia nos invade mente y corazón.  A nuestra hermana MILAGRO DE LA PAZ DE LÓPEZ, como a sus hijos: CINDY TATIANA y LEO, asimismo, al resto de su familia, sepan que nuestras oraciones están con ustedes, sobretodo la fortaleza del Padre Eterno, El Señor Jesucristo, y el Espíritu Santo les acompañarán eternamente. Sigan el buen ejemplo de vuestro amado esposo y padre, porque él siguió el ejemplo de Cristo. La real, única y genuina justicia le pertenece al Creador: No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.” (Romanos 12:19).

Suplicamos sus rogativas por las Iglesias de Cristo en El Salvador, como por todos los que habitamos esta nación. Indudablemente, los momentos y tiempos que ahora vivimos, son verdaderamente difíciles, básicamente, me refiero a la inseguridad de nuestras vidas. La violencia desde diferentes ángulos, ha alcanzado condiciones realmente desesperantes. Hemos llegado a tiempos quizás más difíciles que cuando vivimos los doce años de la guerra civil, puesto que en ese conflicto las partes involucradas se identificaban. Ahora, el poder maligno está alcanzando a muchas personas inocentes. Por supuesto, nuestra confianza está puesta en el Señor, mas requerimos de sus fervientes y abnegadas oraciones. Sabemos que nuestra lucha es espiritual y estamos definidos en esa búsqueda eterna: Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.” (Romanos8:38,39).

Alexander y Silvia Castellanos

Misioneros

Iglesia de Cristo en El Salvador, Centro América

(503) 7856-0542 (Celular)

(503) 2278-8350 (Casa)

alexsil@telesal.net

Nota:

La foto que acompaña esta crónica, corresponde al XXV Encuentro Iberoamericano celebrado del 9 al 16 de Noviembre/2009, en San José, Costa Rica, en el cual Antonio Lara y su esposa, estuvieron presentes. Evento en el cual compartimos una diversidad de gratas experiencias.

 

 

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.