Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Buenos ministros de Jesucristo. CURSO de capacitación ministerial que incluye Cinco etapas en la vida y en los ministerios de los siervos de Dios. Parte 1. La primera etapa: desde los quince años de edad hasta los treinta y cinco.

Jóvenes y Adultos jóvenes.LISTA, con enlaces, de abundantes materiales disponibles en esta Web.

 

 

Jóvenes y adultos jóvenes que
se cubrieron de
GLORIA
por las hazañas
logradas durante la mañana
de su vida productiva

 

Este collage de imágenes y textos identifica a David, Daniel, Shadrac, Mesac, Abednego, Ezequías, Josías, Jesucristo y Timoteo como ejemplos de jóvenes y adultos jóvenes que se cubren de gloria durante la mañana de su vida productiva, tema para clases bíblicas o un sermón.

 

David, el "muchacho" que mató a Goliat

1 Samuel 17

El rey Saúl llama 'muchacho' al joven David, más sin embargo, en el contexto de las guerras entre Israel y los filisteos, este se convierte en gigante espiritual, matando al gigante Goliat.El rey Saúl lo llama "muchacho", diciéndole: "No podrás tú ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y él un hombre de guerra desde su juventud" (1 Samuel 17:33).

Mas, sin embargo, el espíritu que hubo en David no era de un "muchacho" débil o despistado sino el de un siervo joven confiado plenamente en su Dios. Acercándose valientemente a Goliat, David le dice: "Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a tí en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano" (1 Samuel 17:45-46). ¡Qué confianza más asombrosa en un varón joven!

Pues, sepa usted, siervo joven, ¡que también usted mismo puede matar a “gigantes”! Sí, definitivamente. Por ejemplo, a los gigantes, desafiantes y burladores, llamados “Paganismo”, “Ateísmo” y “Materialismo”. Puede hacerlo, con tal de confiar, sin dudar, en el poder de Jehová, el Dios de los escuadrones del ejército espiritual, siendo este “ejército”, para la Época Cristiana, la iglesia verdadera y militante de Jesucristo.

Si le dicen: "Muchacho, tú no puedes", diga que sí, que la batalla es de Jehová. Al vencer a los “gigantes” nombrados, más a otros de la misma calaña, saliendo airoso, no se olvide de dar la gloria a Dios, no tomándola para sí mismo, pues no teniendo usted fe fuerte en Dios, ni contando con su sabiduría, usted no sería nada más que un “muchacho” impotente, en términos espirituales. ¿De acuerdo?

 

Ezequías 

2 Reyes 18:1 - 20:21

Aquel varón llamado Ezequías fue hecho rey del pueblo de Israel, teniendo tan solo veinticinco años de edad, y reinó sobre Israel veintinueve años.

Su nombre y su memoria están cubiertos de gloria porque él "hizo lo recto ante los ojos de Jehová. Quitó los lugares altos, y quebró las imágenes, y cortó los símbolos de Asera. En Jehová Dios de Israel puso su esperanza; ni después ni antes de él hubo otro como él entre todos los reyes de JudáPorque siguió a Jehová, y no se apartó de él, sino que guardó los mandamientos... Y Jehová estaba con él; y adondequiera que salía, prosperaba" (2 Reyes 18:3-7).

Siervo joven, usted que tiene veinticinco, veintiocho, treinta, treinta y dos, treinta y cuatro años de edad, ¡usted también puede “reinar”! Reinar sí sobre su propia vida. Sobre los predios de su mente y espíritu, tomando dominio sobre su propia voluntad. Usted no solo puede sino que también debe arremeterse con valentía inderogable contra los falsos dioses y las falsas doctrinas del presente, dentro y fuera de la iglesia, quebrándolas. Contra las imágenes y los ídolos de actualidad, bien sean de sustancias materiales, o existentes en esferas cibernéticas.

Lo podrá hacer, cubriéndose de gloria y honra, a condición de que, tal cual el ilustre Ezequías, pone su esperanza en Jehová, guardando sus mandamientos y no apartándose de él.

"Ni después ni antes de él hubo otro como él." Este insólito encomio figura en la historia divina del rey Ezequiel. Ni siquiera el rey David era superior a él. Tampoco Salomón, pese a su sabiduría descomunal. ¿Qué le parece, siervo joven? Tenga por cierto que usted también puede llegar a ser único, sobresaliente en grado sumo. Al dedicarse a trabajar ardua y constantemente en los campos del Señor, con muchísima fe e incansable diligencia, quizás le sea posible realizar una obra de altísima calidad, aun meritoria del calificativo "¡Única en su categoría!"

 

Josías 

2 Reyes 22:1 - 23:30

Josías comenzó a reinar sobre Israel cuando tenía solo ocho años de edad. Reinó treinta y un años.

Este niño rey se hizo joven rey y también se cubrió de gloria espiritual antes de morir a los treinta y nueve años de edad. "Hizo lo recto ante los ojos de Jehová, y anduvo en todo el camino de David su padre, sin apartarse a derecha ni a izquierda." Teniendo solo veintiséis años de edad, mandó a limpiar y reparar el templo en Jerusalén. Ocupados los obreros en esta tarea, descubrieron el Libro de la ley. Cuando el rey Josías oyó "las palabras del libro de la ley, rasgó sus vestidos" (2 Reyes 22:11). Al leer "todas las palabras del libro del pacto", Josías ordenó que sacasen del templo "todos los utensilios que habían sido hechos para Baal... quitó los sacerdotes idólatras...derribó los lugares de prostitución idolátrica que estaban en la casa de Jehová", hizo que se purificara totalmente el templo y restauró el culto verdadero. Realizó esta grandiosa obra, ¡teniendo solo veintiséis años de edad! "No hubo otro rey antes de él, que se convirtiese a Jehová de todo su corazón, de toda su alma y de todas sus fuerzas, conforme a toda la ley de Moisés; ni después de él nació otro igual" (2 Reyes 23:25).

¡Oh!, siervos jóvenes del Señor, hoy por hoy existen en la tierra infinidad de templos religiosos llenos de idolatría, mercadería y prostitución espiritual, donde ministran sacerdotes y pastores corruptos. Aun en algunos de nuestros propios lugares de reunión, osan presentarse como líderes espirituales, hombres que profanan lo sagrado y ministran sirviendo a los falsos dioses conocidos como "Placeres Mundanos", "Vanagloria", "Nueva Hermenéutica", "Carismático", "Inconformidad", “Prosperidad”, “Superación Personal” y otros parecidos.

¡Oh!, siervos jóvenes del Señor, ¿quiénes de entre ustedes se levantarán, tal cual el joven rey Josías, para limpiar y reparar la casa de Dios dondequiera que haya sufrido deterioro y abandono, para hacer que todo el pueblo oiga "todas las palabras" de nuestro pacto, el Nuevo Testamento? ¿Y para luchar contra lo falso y lo idolátrico, como también para restaurar, o instituir, el culto verdadero dondequiera que se haya dejado de celebrar? ¿Quiénes se levantarán?

Los siervos jóvenes que actúan con el espíritu de Josías serán coronados de gloria y honra en el reino eterno de Dios.

 

Daniel, Shadrac, Mesac, y Abednego 

El libro de Daniel, los capítulos del uno al tres

La historia conmovedora y aleccionadora de estos cuatro jóvenes israelitas todo estudiante dedicado de la Biblia la sabe contar.

Que Daniel reveló e interpretó el sueño del rey babilónico Nabucodonosor sobre los cuatro reinos; que Daniel se negó a adorar a la estatua del rey Darío; que fue echado en el foso de leones; que salió ileso porque confió en su Dios.

Que Shadrac, Mesac y Abednego fueron echados en el horno de fuego porque rehusaron adorar a una imagen de oro; que salieron sanos con "sus ropas intactas, y ni siquiera olor de fuego tenían".

La excitante y gloriosa odisea espiritual de estos cuatro jóvenes comenzó cuando ellos aún eran muchachos. "A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños" (Daniel 1:17). ¿Por qué recibieron de Dios poderes tan grandes? La razón se encuentra en Daniel 1:8, a saber: cuando fueron seleccionados como candidatos para servir al rey de Babilonia, propusieron en sus corazones "no contaminarse" con lo inmundo.

Siervo joven, sierva, ¿quiere usted comenzar, tal cual estos cuatro jóvenes israelitas, una odisea excitante y gloriosa por el país donde reside o por otras tierras desconocidas por usted hasta el momento, donde podría exaltar al verdadero Dios y predicar su Nombre? Hay una condición importante: ¡proponer en su corazón no contaminarse con lo inmundo! Solo así podrá tener poder y mucho éxito en las empresas de Dios.

Usted podrá evangelizar a multitudes, tanto a gente pobre como rica, tanto a gente humilde como poderosa, si no se contamina con lo inmundo y si confía siempre en el poder de su Dios. Al hacerlo, ¡su nombre aparecerá en la misma "Lista de Honor" donde están los nombres de Daniel, Shadrac, Mesac y Abednego; de David, Ezequías y Josías!

 

Jesucristo 

Los cuatro evangelios

A los treinta años de edad, comenzó Jesús sus ministerios. Tres años y medio más tarde, teniendo tan solo treinta y tres años de edad, ¡los perfeccionó! Su ministerio y su ejemplo son inigualables y todo fue realizado en la "mañana de su vida" como siervo de Dios. No terminó la Primera Etapa; no llegó siquiera a los treinta y cinco años de edad. Lo crucificaron. Fue sepultado. Resucitó el tercer día. A los cuarenta días, ascendió al cielo y se sentó a la diestra de su Padre Jehová. Fue "exaltado" y "hecho Señor y Cristo" (Hechos 2:29-36). ¡Todo esto, antes de cumplir los treinta y cinco años de edad! Cristo no conoció las demás etapas de la vida humana en la tierra.

Siervo joven, ¡imitad el ejemplo del hombre joven Jesucristo! Aprovechad al máximo el tiempo, de la manera que lo hizo aquel hombre de Galilea. Así, pues tal vez se acabe su vida en la tierra, como le pasó al propio Señor, antes de que alcance usted los treinta y cinco años de edad. De acontecer semejante evento, entonces, ¡no le quedaría más tiempo para hacer las obras del Reino! ¿Ha contemplado usted su vida en este contexto? ¿Por qué, pues, se detiene? Los campos están blancos para la siega y los obreros son pocos.

 

Timoteo 

1 Timoteo, 2 Timoteo, Hechos 16:1-3 y Filipenses 2:19-24

Timoteo conoció las Sagradas Escrituras "desde la niñez" (2 Timoteo 3:15). Se las inculcaron su abuela Loida y su madre Eunice, mujeres fieles de Dios (2 Timoteo 1:5).

La reputación intachable y las obras sobresalientes del joven evangelista Timoteo se destacan en las cartas del apóstol Pablo. Este testifica, refiriéndose a Timoteo: "A ninguno tengo del mismo ánimo, y que tan sinceramente se interese por vosotros" (Filipenses 2:20).

Temprano en su vida, Timoteo comenzó en los ministerios de Dios. Puso un fundamento sólido y construyó sobre él un edificio hermoso e imponente, la obra maestra de su vida espiritual en Cristo.

Siervo joven, le animamos a pisar los talones de Timoteo. ¡Usted también puede construir un sólido y bello edificio espiritual! Al hacerlo, los cristianos le colocarán en la misma categoría con Timoteo, recibirá los mismos elogios, inspirará respeto y será, tal cual Timoteo, ejemplo para todos los que observen su conducta y contemplen sus obras (Filipenses 2:22).

Pero sepa que para lograrlo, debería usted tener el mismo espíritu que tuvo Timoteo quien no buscaba "lo suyo propio" sino "lo que es de Cristo Jesús" (Filipenses 2:21), mostrando ánimo, diligencia, fidelidad y sinceridad en todo.

 


 

Buenos ministros de Jesucristo. CURSO de capacitación ministerial que incluye Cinco etapas en la vida y en los ministerios de los siervos de Dios. Parte 1. La primera etapa: desde los quince años de edad hasta los treinta y cinco.

Jóvenes y Adultos jóvenes.LISTA, con enlaces, de abundantes materiales disponibles en esta Web.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.