Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Clases bíblicas. Guías para maestros. PowerPoint. PDF. Muchos temas en esta Web.

Cómo planificar, preparar y presentar sermones, clases bíblicas o conferencias.

Sermones. Veintenas en esta Web. Texto completo, audio, PowerPoint, video.

Eventos del pasado y del presente que me incentivan a andar derechito en el presente. Seis temas principales. 241 diapositivas (slides) preparadas en PowerPoint y disponibles en PDF. Para clases bíblicas, conferencias o mensajes.

Parte 1 del mensaje Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente

Parte 2 del mensaje Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente

 

Mensaje espiritual orientador y motivador
Texto e ilustraciones

Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente

Parte 3

Tres Eventos futuros en los que quisiera participar por la dicha y felicidad eternas que traerán

Este mensaje en PDF

Las Partes 1, 2 y 3 en un solo PDF

Diez imágenes, compuestas de gráficas y textos, resaltan las enseñanzas principales traídas. Después de cada imagen se encuentran explicaciones y aplicaciones prácticas para la actualidad.

Las imágenes (diapositivas-slides) en PDF
Para la proyección digital o el estudio personal

 
Imagen (diapositiva-slide) 1 de Tres gloriosos eventos futuros que en los que quisiera participar, Parte 3 del mensaje Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente, en editoriallapaz.org.

La gráfica a la izquierda inferior la interpretamos como una representación del alma librada del cuerpo físico al morir este, perdiendo su vida animal. De la manera que el ave se levanta por encima de prados y arboledas del mundo material, tomando vuelo hacia esferas lejanas en el espacio, asimismo el alma de la persona que ama y obedece a Dios, partiendo del cuerpo mortal en el momento del fallecimiento de este, “vuela” hacia las regiones espirituales-celestiales donde tienen su morada Dios, Jesucristo, el Espíritu Santo y los ángeles santos del Omnipotente. A la derecha inferior, la “ciudad de Dios, Jerusalén la celestial” desciende de Dios, no, por cierto, al planeta Tierra, sino a la “tierra nueva” donde los salvos morarán eternamente. Y en el medio, de nuevo vemos al hombre que anda derechito, por el camino angosto, hacia la abertura en la frontera del Tiempo, por medio de la cual pasará, deshaciéndose de su cuerpo físico, a los “lugares celestiales” muchísimo más hermosos que cualquier escena terrenal. Magníficos Eventos futuros le incentivan a caminar así en el presente.

Deseo fervientemente participar PERSONALMENTE en los tres Eventos futuros que destaco en este mensaje porque me parecen muy emotivos, sobremanera grandiosos, realmente gloriosos y de enorme envergadura positiva para mí. No me satisface meramente hablar teóricamente de ellos, ni solo contemplarlos con una objetividad intelectual que rayara en indiferencia, ni mucho menos presentarlos a otros de mi género sin incluirme en la visualización de su ejecución, sino que deseo experimentarlos, vivirlos yo mismo, a toda plenitud. ¡Qué se hagan realidad viviente en mi persona, en mi alma!

Bien que haya programados para el futuro eventos espantosos de juicios y castigos divinos llenos de pavor y lamentaciones, como los tres ya señalados, también están programados incomparables Eventos futuros esplendorosos que traerán dicha y felicidad eternas a las almas tenidas por dignas de disfrutarlas. Tal es su gloria, poder, grandeza y sublimidad que nos infunden consuelo e imparten esperanza en este tiempo presente, tiempo dificultado a menudo por pruebas y sufrimientos desde pequeñas y pasajeras hasta gigantescas y persistentes, terminando algunos en la muerte del cuerpo de carne y sangre.

Mi percepción personal es que muchos de nuestra gran familia homo sapiens rechazan a Dios, Cristo, Biblia, evangelio e iglesia por tener un concepto muy distorsionado del Ser que se identifica como el Todopoderoso Creador del universo, con todos sus habitantes. No pocos se indignan, denunciando, aun con violencia verbal, a los “supersticiosos y embaucados que creen en un Dios durísimo que traiga sobre sus criaturas un diluvio universal, plagas, mortandad, guerras; en un Dios de venganza y castigos fulminantes, incluso, fuego infernal y prisiones de oscuridad eterna”.

En otros mensajes o estudios hemos confrontado algunos de sus quejas amargas y planteamientos en oposición acérrima al “Dios” contra quien se arman con tanta vehemencia, limitándonos en esta Tercera Parte del presente mensaje a resaltar la “BONDAD” de este Dios. Sí, amigo escéptico o incrédulo, molesto con la mera idea de cualquier “dios” sobre nosotros, porque el lado positivo, amoroso, bello y bondadoso del verdadero Dios merece hasta mucho más atención que su lado severo. El muy inteligente y erudito Saulo de Tarso instó a los israelitas descreídos a mirar “…la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado” (Romanos 11:22). Hacemos nuestra su exhortación, haciéndola extensiva a todo ateo, escéptico, humanista o burlador del presente. Mire, usted, por favor, no solo la “severidad” de Dios sino también su “bondad”, informándose y procurando entendimiento, pues usted jamás podrá comprender la severidad de Dios si nunca llega a conocer y apreciar plenamente su gran BONDAD.

Esforzándome para comprender al Dios que reclama autoridad sobre mi vida, y que le respete, honre y siga, veo que su bondad se pone de relieve majestuosamente a través de tres gloriosos Eventos futuros en los que se me invita a participar personalmente. Le ruego contemplarlos muy atentamente.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 2 de Tres gloriosos eventos futuros que en los que quisiera participar, Parte 3 del mensaje Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente, en editoriallapaz.org.

 

El primer glorioso Evento futuro que he seleccionado es el de “Morir en Cristo”, y si elijo participar me hago acreedor a todas las excelentes Bienaventuranzas divinas que resultan de tal muerte.

Después de recibir el apóstol Juan el mensaje de los tres ángeles, registrado en Apocalipsis 14:6-12, aquel varón de Dios escuchó “una voz que desde el cielo” le decía: “Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de su trabajo, porque sus obras con ellos siguen” (Apocalipsis 14:13). Esta poderosa bienaventuranza reconfortante que hace añicos al “temor de la muerte” (Hebreos 2:14-15) fue pronunciada en el año 95 d. C. Así que, vivo dentro del parámetro del tiempo fijado por la frase “…de aquí en adelante”. Y usted también, amado lector. De manera que si quiero hacer mía tan maravillosa bienaventuranza, ¡puedo lograrlo! Puedo vivir de tal modo que cuando la Muerte venga para arrebatar la vida de mi cuerpo físico, ¡muera yo “en el Señor”. Es decir, termine mi vida física en este mundo material “en el Señor”. O sea, siéndole fiel a Cristo hasta el fin de mis días terrenales. No que muera yo como ser espiritual, como alma, pues esto no ocurrirá, sino que acabe la fase material de mi existencia, estando siempre en comunión con el que recibo como Señor y Salvador, viviendo en verdadera “santidad” y andando derechito por el Camino estrecho hasta el último suspiro de mis pulmones.

Lógicamente, primero es necesario tomar los pasos para estar en “en el Señor”, y perseverar en él, para entonces poder morir en él. ¿Cómo llego a estar en él? Pues, debo acercarme a él, creyendo, sin dudar, que él es el Mesías prometido, el unigénito Hijo del Padre Dios, y que él es el Salvador de todo aquel que le ama, obedeciéndole. Esta fe-confianza-convicción personal y viva obra el arrepentimiento de pecados, seguido, sin demora, por el bautismo (inmersión, sepultura) en agua “para perdón de los pecados” (Marcos 16:15-16; Hechos 2:38; 22:16). Así, naciendo yo “del agua y del Espíritu” (Juan 3:1-8), Dios me libra de la “potestad de las tinieblas”, trasladándome “al reino de su amado Hijo” (Colosenses 1:13). Aceptado ya en este “reino”, estoy “en Cristo”, y si uno “está en Cristo, nueva criatura es” (2 Corintios 5:16). Continuando así hasta la muerte, ¡muero “en el Señor”! A todo aquel que muera así Dios le dice “Bienaventurado”.

Entre las bendiciones de esta bienaventuranza divina ponemos de relieve la de ser llevado por los ángeles de Dios al Paraíso, como en el caso de Lázaro (Lucas 16:19-22). ¡Quiero tener esta misma gloriosa experiencia! Quiero ser “llevado por los ángeles” al mismo Paraíso donde el propio Jesucristo pasó, “en espíritu”, los tres días durante los cuales su cuerpo físico yacía en la tumba (Lucas 23:43). Y de ahí ser admitido a “la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial” (Hebreos 12:27), la cual se encuentra en la “tierra nueva” (Apocalipsis 21:1-2; 2 Pedro 3:13), en el nuevo “mundo venidero” (Hebreos 2:5) donde morará la justicia eternamente y para siempre.

Además, “…los muertos que mueren en el Señor” disfrutan otra gran bendición, a saber: “…descansarán de sus trabajos”. Amado, este es el “reposo”que “queda… para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas” (Hebreos 4:9-10). En definitiva, no se trata del reposo del séptimo día de la “antigua ley” de Sinaí dada exclusivamente a los israelitas (Éxodo 31:12-17) sino del “reposo” espiritual programado para después de la muerte. Los “trabajos”en el “reino de Dios” son muchos, variados y, a menudo, arduos. Arduos para la mente y el espíritu, y, por ende, también arduos para el cuerpo físico en no pocas circunstancias. Por ejemplo, realizar obras evangelísticas, edificar a los salvos, rescatar a los extraviados, organizar reuniones de congregaciones, lidiar con problemas de la iglesia, cuidar a la grey de lobos rapaces, preparar mensajes o clases bíblicas, atender a enfermos, cuidar a huérfanos y viudas, proporcionar lugares de reunión, etcétera. Defendiendo su ministerio, el apóstol Pablo se refiere a sus abundantes “trabajos”, de estar “en trabajo y fatiga, en muchos desvelos…” (2 Corintios 11:23-28). ¡Qué delicia poder descansar en el Paraíso de todas estas faenas y afanes del reino de Dios en la tierra; de todos estos trabajos mentales, espirituales y aun físicos que nos corresponden en este reino del amado Hijo! ¡Una verdadera bienaventuranza bienvenida! Claro que es un privilegio grandioso poder ejecutar las preciosas obras del reino, pero no por ello dejan de ser trabajos frecuentemente difíciles, cargados y aun agotadores, acarreando estrés y peligros. Así que, gratamente anticipo el descanso prometido a “los muertos que mueren en el Señor”, y esto me incentiva a andar derechito en esta vida con el fin de no perder tan tremenda bendición.

Así que, ¡proponerme a morir “en el Señor”!, creyendo que Dios es “el galardonador” de los que le aman y obedecen.

En la fascinante gráfica para este Evento, la pareja que va caminando derechito hacia el momento de morir “en el Señor”, su vida terrenal es representada, interpretamos, por los dos árboles frondosos. Sus almas enlazadas, por las dos cintas en el centro de la gráfica. Su partida de cuerpos físicos, por las dos águilas que alzan vuelo hacia lo celestial, y por las dos figuras, apenas visibles, arriba de las cintas, que son trasladadas hacia el Paraíso de Dios. Quiero que mi partida sea así, y este deseo, tan fuerte que se sobrepone a los deseos de la carne, me incentiva a andar derechito en el presente con el fin de que el desenlace de mi vida sea precisamente este mismo.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 3 de Tres gloriosos eventos futuros que en los que quisiera participar, Parte 3 del mensaje Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente, en editoriallapaz.org.

 

El segundo glorioso Evento futuro en el que quisiera participar por la dicha y felicidad eternas vinculadas a él es el de la Resurrección “a vida eterna”. Afirma Jesucristo: “…vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz;  y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida…” (Juan 5:28-29). Convencido por las muchas evidencias que he escrutado que Jesús de Nazaret es el Mesías prometido, el Hijo de Dios, creo firmemente que su proclamación acerca de la resurrección tomará lugar tal cual hecha, y quiero ser contado entre los que “saldrán a resurrección de vida”.

Ahora bien, si muero “en el Señor”, mi participación personal en esta fantástica resurrección “a vida eterna” ¡será completamente asegurada! ¿Se fija? Y también la suya, con tal de que muera usted “en el Señor”.

En la resurrección, el cuerpo físico que murió es reconstituido “cuerpo espiritual”, hecho glorioso, poderoso e inmortal (1 Corintios 15:42-44). Sale, pues, de la tumba no el cuerpo “animal” débil, sepultado en vergüenza a causa del pecado, sino un cuerpo transformado en esencia y dotado de atributos contrarios a los del cuerpo mortal. Y del Paraíso viene el alma, entrando en este nuevo “edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos”, la que también se llama “habitación celestial”(2 Corintios 5:1-2), en el que morará eternamente.

¡Qué expectativa más sublime y animadora para este pobre cuerpo físico mío, impactado duramente por las consecuencias del pecado hasta el punto de enfermarse, envejecerse, encogerse y morir paulatinamente, si bien no muere prematuramente! Levantarse de la tumba fría, teniendo sustancia y forma como el cuerpo glorificado del propio Jesucristo sentado a la diestra de su Padre en el cielo (Filipenses 3:21; 1 Juan 3:2). ¡Maravilla de maravillas! ¡Y qué porvenir más excelso para el espíritu (alma), hecho perfecto (Hebreos 12:23)!, pues se le permite ocupar este grandioso cuerpo celestial, en el cual podrá presentarse con dignidad y honor ante Dios mismo y los demás seres de la gloria.

Incentivado fuertemente por tan hermosa expectativa incomparable, he decidido andar derechito en el presente, con el fin de alcanzar recibir tanta gloria, honra y poder, como también la corona de inmortalidad (Romanos 2:5-11). Respetuosamente, le insto, querida alma, a tomar la misma decisión por las mismas razones.

Ahora bien, según claras indicaciones de las Sagradas Escrituras, cabe la posibilidad de que el Señor Jesús aparezca “por segunda vez, sin relación al pecado, para salvar a los que le esperan” (Hebreos 9:27), antes de que la Muerte siegue la vida de mi cuerpo físico. “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados” (1 Corintios 15:51-52), revelación dilucidada también en 1 Tesalonicenses 4:13-18. De figurar este servidor entre estos dichosos que serán transformados sin ver muerte, mi premio será lo mismo que reciben los justos resucitados, a saber: ¡espíritu hecho perfecto en nuevo cuerpo espiritual glorificado, coronado de inmortalidad!

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 4 de Tres gloriosos eventos futuros que en los que quisiera participar, Parte 3 del mensaje Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente, en editoriallapaz.org.

 

El tercer glorioso Evento futuro en el cual quisiera participar por la gloria, honra y felicidad eternas que traerá es el de ser admitido a las hermosísimas mansiones celestiales que el Señor Jesús está preparando, aun ahora, para todos sus discípulos fieles. “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis(Juan 14:1-3).

Esta promesa de Cristo se amplía en Apocalipsis 21 y 22 mediante las visiones de “la nueva Jerusalén”, “ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial” (Hebreos 12:22), enorme ciudad con doce cimientas, doce puertas, cada una de una sola perla, calles de oro, “río limpio de agua de vida”, “árbol de vida” y “trono de Dios”, iluminada por la luz fulgurante que emana de Dios y su Hijo amado.

Contemplando la gráfica para este Evento, ¡ahí voy yo subiendo la grada hacia una de las doce puertas, dándome la bienvenida uno de los ángeles de Dios!

Esta proyección también me atrae como un poderoso imán hacia lo celestial, incentivándome a andar derechito en esta vida terrenal para poder ser recibido, por la gracia de Cristo y la misericordia de Dios, en aquellos lugares celestiales.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 5 de Tres gloriosos eventos futuros que en los que quisiera participar, Parte 3 del mensaje Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente, en editoriallapaz.org.

 

Resumiendo, si quiero, de veras, participar en estos tres gloriosos Eventos futuros, ¡más me vale andar derechito durante toda mi travesía por este planeta Tierra!

-Entre árboles frondosos, ya grandes ya medianos, de magníficas verdades divinas.

-Entre hermosas flores variadas de múltiples esperanzas gloriosas.

-Salvando montes y valles de pruebas o tentaciones.

-Guiado siempre por la brillante luz blanca que emana del cielo, el norte de la salvación eterna.

El apóstol Pablo expresa este sentir de la siguiente manera: “Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne” (Romanos 13:13-14).

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 6 de Tres gloriosos eventos futuros que en los que quisiera participar, Parte 3 del mensaje Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente, en editoriallapaz.org.

 

Respetuosa y cariñosamente, invito a todo joven y adulto, a todo varón y mujer, a escrutar con rigorosa objetividad su caminar moral-social-espiritual de actualidad.

De encontrarse en caminos de maldad en medio de arrabales de pecado, le animo, amorosamente, a rectificar su trayectoria antes de que sea demasiado tarde.

¿Estamos andando derechitos, por la orillita, hacia la derecha, rumbo al cielo, o hacia la izquierda, camino al sufrimiento eterno?

Esta gráfica que distorsiona figuras humanas y escenarios terrenales sirve para ilustrar los “Caminos distorsionados de incertidumbre y de confusión mental, emocional y espiritual, por los que andan almas errantes, indecisas, inseguras, desorientadas”.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 7 de Tres gloriosos eventos futuros que en los que quisiera participar, Parte 3 del mensaje Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente, en editoriallapaz.org.

 

El adulto joven en la pantalla vive los días de su vida en un estado de infeliz indecisión. Conflictos, contradicciones, encontronazos entre el “Yo egoísta, terrenal, el Primer Adán”, y el “Yo espiritual, el Segundo Adán, revestido del Señor”.

-Por un lado, se visualiza como de poca moralidad, sensual, viviendo conforme a los deseos de la carne, sin importarle ni un bledo su alma o lo espiritual. En medio de las tinieblas y los rayos de electrizantes impulsos y actividades siniestras. Rebelde, aliado con el propio Satanás, sosteniendo en sus manos un tridente, símbolo de lo satánico.

-Por el otro, se proyecta como un angelito con alas, recato, disciplinado, rodeado de luz.

-¿Por cuántos días, meses, años de vida estará claudicando entre dos pensamientos, y, por ende, entre dos caminos y dos destinos, ambos eternos?

-Esta  angustiosa y frustrante ambivalencia, este estado conflictivo de doble ánimo, conviene resolverlo de una vez para siempre. ¡Decidirse a andar derechito por el camino angosto!

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 8 de Tres gloriosos eventos futuros que en los que quisiera participar, Parte 3 del mensaje Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente, en editoriallapaz.org.

 

El propio Jesucristo identifica las dos opciones, o sea, los dos caminos, exhortando: “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella…” (Mateo 7:13).

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 9 de Tres gloriosos eventos futuros que en los que quisiera participar, Parte 3 del mensaje Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente, en editoriallapaz.org.

 

“…porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:14).

 
 
 
Imagen (diapositiva-slide) 10 de Tres gloriosos eventos futuros que en los que quisiera participar, Parte 3 del mensaje Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente, en editoriallapaz.org.

 

Querido amigo, amiga, su viaje fantástico a la gloria eterna se inicia al confesar usted fe en Cristo, arrepentirse y bautizarse “para perdón de los pecados” (Marcos 16:16; Hechos 2:37-47). Haciéndolo, usted será añadido por Cristo a la iglesia que él fundó, y perseverando fiel hasta el fin, al morir “en el Señor”, usted traspasará las dimensiones del tiempo y del espacio terrenal, llevado por los ángeles al Paraíso de Dios.

Si desea nuestra ayuda para comenzar su propio “Viaje fantástico”, le invitamos a contactarnos con toda confianza.

 

Parte 1 del mensaje Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente

Parte 2 del mensaje Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente

Opciones: presentar las tres partes del mensaje Eventos del pasado y del futuro que me incentivan a andar derechito en el presente como una serie de predicaciones, o abreviar el contenido, uniendo el contenido en una sola predicación. Las tres partes son:

-Parte 1. Cuatro Eventos del pasado que hacen mella en mi mente y espíritu, persuadiéndome a creer en Dios y andar conforme a sus designios para mí.

-Parte 2. Tres Eventos futuros que quisiera evitar por la angustia, el sufrimiento y la vergüenza eterna que traerán. 

-Parte 3. Tres gloriosos Eventos futuros en los que quisiera participar por la dicha y felicidad eternas que traerán.

 

Las Partes 1, 2 y 3 en un solo PDF

Quince imágenes, compuestas de gráficas y textos, resaltan las enseñanzas principales traídas. Después de cada imagen se encuentran explicaciones y aplicaciones prácticas para la actualidad.

Las imágenes (diapositivas-slides) en PDF
Para la proyección digital o el estudio personal

 

Eventos del pasado y del presente que me incentivan a andar derechito en el presente. Seis temas principales. 241 diapositivas (slides) preparadas en PowerPoint y disponibles en PDF. Para clases bíblicas, conferencias o mensajes.

Clases bíblicas. Guías para maestros. PowerPoint. PDF. Muchos temas en esta Web.

Cómo planificar, preparar y presentar sermones, clases bíblicas o conferencias.

Sermones. Veintenas en esta Web. Texto completo, audio, PowerPoint, video.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.