Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales.

-Apocalipsis. Desglose completo del contenido de "Análisis de las profecías y visiones".
este comentario ocupa más de 900 páginas tamaño carta.

-Contenido completo del Capítulo Seis de este Análisis

 

APOCALIPSIS

Capítulo Seis de “Análisis de las profecías y visiones”

Capítulo 13 de Apocalipsis

“Espantoso drama de dos grandes bestias apocalípticas”

 
www.monsters.ffxi.atlas.com

“Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón. Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada” (Apocalipsis 13:11-12).

Escena 2

“Otra bestia que… tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como ladrón. El número de la bestia… es seiscientos sesenta y seis.”

      
www.static.flickr.com                                       www.sermonview.com

I.  La segunda bestia de Apocalipsis 13. Finalizando la “Primera Escena” del “Espantoso drama de dos grandes bestias apocalípticas”, enseguida sube de nuevo el telón y comienza la “Segunda Escena”, cuyo título es “Otra bestia que… tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como ladrón. El número de la bestia… es seiscientos sesenta y seis”. Se materializa ante los ojos del apóstol Juan “otra bestia”, en apariencia muy diferente a la primera, mas sin embargo, curiosamente, comparte con ella varios atributos parecidos, actuando ella en concierto con la primera. Nos relata el apóstol: “Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón. Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada” (Apocalipsis 13:11-12). Estudiemos detenidamente esta singular visión.

A.  La segunda bestia sube “de la tierra.” “Después vi otra bestia que subía de la tierra (Apocalipsis 13:11).

1.  La primera bestia sube “del mar”. En contraste, la segunda sube “de la tierra”.

2.  “De la tierra” significa “terrenal, material o carnal”. La segunda bestia no procede del cielo sino que sube de la “tierra”. No es celestial sino terrenal. Su naturaleza es “terrenal”, y por ende, corrupta. Las manchas y el olor de la tierra, de lo terrenal, dilatan el origen de la segunda bestia. Ya que es concebida en la tierra, nace en la tierra y sube “de la tierra”, no es de esperarse que diga o haga cosas buenas.

B.  La identidad de la segunda bestia. ¿Qué representa esta bestia? Planteamos al principio de este análisis nuestra conclusión al respecto, respetuosamente invitando al lector a considerar objetivamente las evidencias que nos han llevado a formularla presentadas en este Capítulo. Metafóricamente, ella es la iglesia apóstata, o sea, el reino espiritual corrupto que nació y creció en los territorios del Imperio Romano sanado. Recalcamos: la segunda bestia de Apocalipsis 13  es la iglesia apóstata. Una apostasía de gran envergadura fue profetizada en 2 Tesalonicenses 2:1-12; 1 Timoteo 4:1-5; 2 Timoteo 4:1-4 y otros pasajes del Nuevo Testamento. Cristo “no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición…” (1 Tesalonicenses 2:3). “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios…” (1 Timoteo 4:1). “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina… apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (2 Timoteo 4:1-5). Extraño sería que tan grande y peligroso desenlace no figurara prominentemente en el libro profético de Apocalipsis. De hecho, es divulgado y tratado una y otra vez en distintas visiones, incluso la de la segunda bestia, como también la de la “gran ramera”.

1.  En el contexto de Apocalipsis, la segunda bestia no representa las religiones paganas del oriente (la India, la China, Japón), África o el resto del mundo, sino la iglesia “cristiana” en plena apostasía. Esta deducción descansa, en parte, en el Versículo 12, donde se explica que la segunda bestia “ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia”.

a)  “En presencia de ella” es una circunstancia de suma importancia para la identificación de la segunda bestia. Mediante esta información se nos enseña claramente:

(1)  Que las dos bestias son contemporáneas.
(2)  Que las dos bestias se manifiestan más o menos en la misma área geográfica del mundo. “En presencia de ella” significa, por inferencia, que, además de ser contemporáneas, viven en el mismo territorio, en proximidad cercana. Una frente a la otra. Como dos vecinos cercanos. Están juntos en el escenario del “Espantoso drama de dos grandes bestias apocalípticas”. La primera está en Europa; la segunda no está muy lejos, por ejemplo, en el oriente extremo o el hemisferio occidental, sino también en el mismo territorio donde se manifiesta la primera.
b)  También observamos que las dos bestias sostienen una relación muy estrecha de mutuo apoyo. ¿Qué hace la segunda bestia a favor de la primera? Toma un paso agigantado que augura trágicas consecuencias para los amantes de la verdad de Dios, a saber, hace que “los moradores de la tierra adoren a la primera bestia”. Los coacciona. Persuade y obliga que lo hagan, amenazando y persiguiendo a los recalcitrantes.
c)  Conclusión: la segunda bestia no simboliza las agrupaciones de religiones paganas que existían más allá de las fronteras del Imperio Romano durante el tiempo de la Edad Medieval, sino al cristianismo corrupto, elevado a “religión del estado”, el que predominaba en el fuero religioso de los territorios donde ejercía su poder la primera bestia sanada.
2.  A continuación, apuntamos otras razones que nos llevan a identificar la segunda bestia como el cristianismo corrupto, o sea, la iglesia en plena apostasía.
a)  Primera razón. La segunda bestia  “tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón (Apocalipsis 13:11).
(1)  El “cordero” es, a diferencia del leopardo, el oso o el león, un animal manso, símbolo de personas mansas. “Manso2, sa. (Del lat. vulg. mansus, por lat. mansuētus). adj. De condición benigna y suave. 2. Dicho de un animal: Que no es bravo. 3. Dicho de una cosa insensible: Apacible, sosegada, tranquila. Aire manso. Corriente mansa.” (Diccionario de la Real Academia Española, en Biblioteca de Consulta Microsoft® Encarta® 2005. © 1993-2004 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos).
(a)  Cristo mismo es representado como el “Cordero… inmolado” de Dios (Apocalipsis 5:6-8)).
(b)  Los discípulos que oyen la voz del Señor, y le siguen, sometiéndose, son sus “ovejas”, y él es su “buen pastor” (Juan 10:1-21).
(2)  ¿Qué representan los “dos cuernos”? Qué conste: “dos”, y no uno solo, como tampoco diez. “Dos cuernos” tiene este “cordero”. Revisando la historia de aquellos tiempos, pronto discernimos dos entidades religiosas que corresponden asombrosamente a estos “dos cuernos”.
(a)  En la porción occidental del Imperio Romano, conocido también como el Imperio Latino, emerge con fuerza creciente la iglesia cristiana apóstata, la misma que más adelante tomaría el nombre “Iglesia Católica Romana”.
(b)  En el oriente, el arzobispo de Constantinopla se hace cada vez más poderoso, compitiendo con el de la antigua Roma. Eventualmente, se separan, formándose la Iglesia Ortodoxa Griega en los territorios del Imperio Bizantino (el Imperio Romano del oriente). A pesar de esta separación, aquellas dos iglesias, tanto la Iglesia Católica Romana como la Iglesia Ortodoxa Griega, comparten muchísimos rasgos fundamentales. Efectivamente, ¡son dos cuernos del mismo animal!
(3)  La segunda bestia exterioriza una anomalía contradictoria, engañosa y peligrosa: sus cuernos son semejantes a los de un cordero, pero la bestia “hablaba como dragón” (Apocalipsis 13:11). Hela ahí en el escenario. ¡Mansita como un cordero! Cara inocente. Mirada dulce. Cabeza inclinada en aparente humildad. Pero, cuando habla, ¡su voz es la de dragón! ¿Qué significa esto?
(a)  Que lo de “cordero” ¡es puro disfraz!

(i)  Que esta segunda bestia aparenta ser mansa y humilde, mas sin embargo, su tono de voz y sus palabras descubren su verdadera identidad.

(ii)  Ella es como un lobo rapaz disfrazado de oveja (Mateo 7:15; Hechos 20:29).

(iii)  Esta bestia es como Satanás disfrazado de “ángel de luz” (2 Corintios 11:13-15).

(iv)  En realidad, ella es el viejo “dragón” vestido de “cordero”.

(v)  De seguro, la segunda bestia es el mismo Satanás vestido de “cristiano”. Ostenta algunos atributos de “cristiano”, pero su verdadera identidad es otra diametralmente contraria al espíritu de Cristo y su evangelio puro.

(b)  Lo que habla es de Satanás, y no, en definitiva, de Dios.

(i)  La segunda bestia sube al escenario, parándose frente a una inmensa audiencia que la observa intrigada, hasta hechizada, identificándose a sí misma como una criatura muy especial de Dios, enviada por Dios como su representante en la tierra, y afirmando tranquilamente hablar la verdad de Dios. Pero, amigo lector, preste atención a las matices de su voz, y particularmente, al sentido de sus abundantes palabras, muchas de las cuales pertenecen al “vocabulario bíblico”, mas sin embargo, en la boca de esta “bestia” suelen comunicar mensajes distintos al de la Biblia. Por sus palabras la conocerá, con tal de saber distinguir entre el verdadero mensaje de Dios y los otros evangelios introducidos por hombres atrevidos y contumaces (Gálatas 1:6-10).

(ii)  Esta bestia habla mentira, pues es portavoz de Satanás, quien es el padre de toda mentira.

(iii)  Enseña “doctrinas de demonios”, en cumplimiento de 1 Timoteo 4:1-5.

b)  Segunda razón. La bestia con cabeza de cordero “hace grandes señales”, con los que “engaña a los moradores de la tierra”. Los apóstoles y demás miembros de iglesia verdadera del Señor hacían “grandes señales y maravillas” auténticas por el verdadero poder de Dios (Hechos 15:12). Usurpando el lugar de la iglesia de Cristo, esta bestia también “hace grandes señales” para convencer al público crédulo, pero no engaña a la persona que sabe discernir entre lo falso y lo auténtico. “También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia…  (Apocalipsis 13:13-14).

(1)  Entre sus señales engañosas figura la de hacer “descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres” (Apocalipsis 13:13). En el escrito “Las pequeñas flores de San Francisco” (Fioretti), se encuentra un ejemplo vivo de tal “señal” grande y engañoso. San Francisco de Assisi invita a Santa Clara, su compañera, como también a los compañeros de él, a una comida. Durante el evento, San Francisco empieza a hablar de Dios de manera persuasiva y maravillosa. Fioretti escribe: “La gracia de Dios descendió sobre toda la compañía y, de repente, todos estaban extasiados en la contemplación de Dios. Entretanto que estaban tan extasiados, con sus ojos clavados en el cielo y sus manos levantadas, los ciudadanos de Assisi y Bettona (en Italia) y la gente de la cercanía de San María de los Ángeles, vieron a la iglesia, la tierra y el bosque envueltos en fuego. Los ciudadanos de Assisi corrieron al lugar para apagar el fuego, convencidos de que todo se perdiera en un holocausto. Al llegar, no encontraron cosa alguna en llamas” (La historia cristiana (Christian History), Edición 42, Tomo XII, No. 2, Página 13).
(2)  Entre las “grandes señales” mentirosas que hace la segunda bestia anotamos: apariciones de la “Virgen María”, estatuas que lloran o sangran, sanidades, manos que sangran, manos con la señal de la cruz, etcétera. Tan abarcador es este tema que optamos por no expandirlo en esta ocasión. El lector que quisiera explorarlo más puede encontrar unos cuantos recursos en www.editoriallapaz.org/salon_iglesia_catolica.html/ y www.editoriallapaz.org/espiritu_santo_lista_recursos.htm/ .
(3)  En lo tocante a las “señales” que hace la segunda bestia, subrayamos de nuevo que son “mentirosas”. Esto lo sabemos a ciencia cierta no solo por la naturaleza engañosa de esta bestia sino también por lo que se dice expresamente sobre las “grandes señales” que ella se atribuye. “Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer…” (Versículo 14). Paralelamente, refiriéndose al “hombre de pecado, el hijo de perdición”, el apóstol Pablo escribe: “…inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos (2 Tesalonicenses 2:9). Así que, las “señales” hechas por la segunda bestia engañan sí “a los moradores de la tierra”, pero solo a “los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos” (2 Tesalonicenses 2:10-12).
(4)  “Se le ha permitido hacer” estas señales “en presencia de la bestia” (Apocalipsis 13:14). No pasemos por alto la importancia de la expresión “…se le ha permitido hacer…” De la manera que a la primera bestia “se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos” (Versículo 7), asimismo se le permite a la segunda bestia hacer “grandes señales”.
(a)  ¿Quién se lo permite? Pues, Dios mismo. El Todopoderoso permite que ella haga “grandes señales”. “Pequeñas” o “insignificantes”, no, sino “grandes”. “Grandes” implica “impresionantes, muy parecidas a señales divinas auténticas, convincentes”. De tal modo que ella se engaña a sí misma –quizá, hasta cierta medida- engañando también a las multitudes que se maravillan en pos de las dos grandes bestias que hacen los roles principales en estas escenas del “Espantoso drama”.
(b)  ¿Por qué se lo permite Dios? Apuntamos concisamente dos razones encontradas en las Sagradas Escrituras.

(i)  Para que reciban “un poder engañoso” y “crean la mentira” los que no aman la verdad (2 Tesalonicenses 2:9-12; Romanos 1:24-28).

(ii)  Para poner a prueba a los santos (Deuteronomio 13:1-5).

(5)  ¿Dónde hace la segunda bestia sus “grandes señales”? Precisamente, “en presencia de la bestia”, es decir, de la primera bestia. Ahí en el mismo escenario donde ejecuta su papel la primera bestia, entra la segunda bestia, haciendo “grandes señales” impactantes. “En presencia” misma de la primera bestia. He aquí una evidencia adicional para afirmar que las dos bestias son contemporáneas y que actúan en el mismo lugar. Siendo la primera bestia el Imperio Romano sanado, es, por consiguiente, necesario encontrar a la entidad representada por la segunda bestia dentro de los parámetros temporales del Imperio Romano sanado y en los contornos geográficos ocupados por este. Sanada la “herida mortal” del Imperio Romano en el año 330 d. C. y llegando a su fin aquel Imperio para el año 1555 d. C., deducimos que la segunda bestia había de presentarse en escena entre los años indicados. Además, en los territorios ocupados por el Imperio Romano sanado. Asombrosamente, actúa justamente en el tiempo y el lugar indicados una poderosa entidad con apariencia de un cordero con dos cuernos, pero que habla como dragón, a saber, la iglesia “cristiana” en plena apostasía, con un “cuerno” en la ciudad de Roma y otro “cuerno” en Constantinopla. Ella es quien hace “grandes señales… en la presencia” de los gobernantes y ciudadanos del Imperio Romano sanado. El apóstol Juan ve todo esto en el “Espantoso drama” que toma lugar ante sus ojos, y nosotros vemos cumplidas al pie de la letra las profecías hechas por medio de la visión. ¿Por qué poner en tela de juicio la inspiración divina de Apocalipsis? Visiones proféticas dadas para fines del Siglo I se cumplen perfectamente en el tiempo y el lugar fijados para su cumplimiento, por entidades y seres hacen exactamente los roles proyectados proféticamente para ellos. Esto no puede ser mera coincidencia. Tampoco una ingeniosa interpretación de las profecías, pues la gran consonancia entre profecías y hechos es tan evidente como para no dejar lugar interpretaciones hechas arbitrariamente.
II.  La “autoridad” de la segunda bestia. “Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada” (Apocalipsis 13:12). La apariencia de la segunda bestia engaña en gran manera. Hace su entrada en la “Escena 2” del “Espantoso drama” vestida de “cordero”, pero tras su disfraz, confeccionada con sutil artimaña, existe una criatura autoritaria, imperiosa, sumamente egoísta, con grandes pretensiones de dominio, hasta de alcance universal.
A.  Su “autoridad” crece hasta ser prácticamente la misma que la de la primera bestia.
a)  Ya hemos aprendido que la “autoridad” que tiene la primera bestia es la que Satanás le otorga, y por ende, ¡es una “autoridad” satánica! “Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad” (Versículo 2).
b)  Pues bien, en lo que se refiere a la “autoridad” que ejerce la segunda bestia, la misma es “de la primera bestia”. O sea, es de la misma fuente o categoría. Por lo tanto, la “autoridad” que ejerce la segunda bestia también es “satánica”.
c)  Comprobado que la segunda bestia representa acertadamente a la iglesia apóstata, con sus “dos cuernos”, el uno en Roma, el otro en Constantinopla, se deduce que también es “satánica” la “autoridad” de esta “madre iglesia” en plena apostasía. Ella habla con voz del “dragón”. Engaña con “grandes señales” mentirosas. Que su “autoridad” sea del mismo tipo que la entregada por el dragón (Satanás) a la primera bestia se refleja en su forma de hablar y en sus acciones engañosas.
B.  “Toda la autoridad” significa que la autoridad de la segunda bestia sería tan abarcadora y absoluta como la de la primera bestia. Los abundantes datos históricos confirman el pleno cumplimiento de esta profecía, pues la autoridad de los prelados (gobernantes religiosos) de las dos ramas (los “dos cuernos”) de la gran iglesia apóstata se hacía sentir en todos los contornos del Imperio Romano sanado. Los Papas, con sus cardenales, arzobispos, obispos, etcétera, hasta el sacerdote o monje de rango más inferior en la jerarquía eclesiástica de la iglesia latina, llegaron al colmo de reclamar autoridad absoluta sobre las almas de todos los seres humanos. A continuación, presentamos algunas evidencias sobre el alcance de la “autoridad” de aquella jerarquía eclesiástica.
1.  Durante el tiempo de Constantino, la Iglesia Católica Romana fue administrada por mil ochocientos obispos: mil en las provincias orientales y ochocientos en las provincias occidentales. Todo obispo nombrado debía contar con la aprobación de la membresía (Gibbon, El debilitamiento y la caída del Imperio Romano, Tomo I, Páginas 299-300).
2.  Los prelados eclesiásticos de Roma, Antioquía, Cartago, Alejandría y Constantinopla convocaban a los obispos en la primavera y el otoño de cada año. Mediante estos “sínodos” se imponía la disciplina eclesiástica en las ciento veinte provincias del Imperio Romano. Solo el emperador, en su capacidad de “cabeza” de la iglesia, podía convocar los sínodos denominados “grandes” o “extraordinarios” (Gibbon, El debilitamiento y la caída del Imperio Romano, Tomo I, Página 304). Constantino, el primer emperador “cristiano”, “disputaba con los obispos y... predicaba sobre los temas más sublimes y complicados de la teología” (Gibbon, El debilitamiento y la caída del Imperio Romano, Tomo I, Página 297). Según una máxima de la constitución romana que estaba en vigor mucho antes de la conversión de Constantino, el emperador tenía el derecho y el deber de supervisar y cuidar de la religión. Al convertirse Constantino y sus sucesores al cristianismo, continuaban reclamando este poder, aplicándoselo a la iglesia, efectivamente haciéndose “cabeza” de la iglesia (Gibbon, El debilitamiento y la caída del Imperio Romano, Tomo I, Página 299).
3.  Los prelados de las ciudades principales del Imperio contaban con el poder de controlar, estrictamente, los mensajes predicados en todas las iglesias (Gibbon, El debilitamiento y la caída del Imperio Romano, Tomo I, Página 303).
4.  En una ocasión, cuando Constantino aún reinaba, el presidente de la corte bizantino invocó la merced de la iglesia, reconociendo, efectivamente, la superioridad del prelado de la iglesia en Constantinopla sobre los oficiales seculares. “Tales principios y ejemplos prepararon, imperceptiblemente, (el ambiente) para el triunfo de los pontífices romanos, quienes han pisoteado el cuello de reyes” (Gibbon, El debilitamiento y la caída del Imperio Romano, Tomo I, Página 303).

5.  Los roles religiosos del emperador romano en Constantinopla, con su sequito.

a)  “Así fue la visión global de los bizantinos: un reino Dios-céntrico, universal y eterno, siendo el emperador el vice regente de Dios, rodeado por un séquito que reflejaba la jerarquía celestial de ángeles, profetas y apóstoles. Un Dios, un mundo, un emperador. Fuera de este cosmos solo había ignorancia y guerra, una furia de bárbaros. El emperador tenía un mandato divino de propagar la fe verdadera, trayéndolos bajo su dominio.”

b)  “La ceremonia reforzaba su rol. Su procesión de coronación pasaba a través del Puerto Dorado, continuando a lo largo de la Mese, la avenida arcada de tiendas que conducía a través del Foro de Constantino, pasando el Hipódromo, hasta llegar a la Augusteura, la plaza principal con su estatua adornada de Justino montado a caballo, señalando, desde su columna, hacia el oriente, y el Milión, piedra que marcaba donde se convergían las rutas del Imperio. Durante la travesía, el sucesor legítimo, o quizá algún usurpador victorioso, se transformaba a sí mismo, mediante una serie de mudas de vestimenta, de un héroe en armadura resplandeciente a una personificación de Cristo vestida de túnica. En la Pascua y la Navidad, doce cortesanos, vestidos simbólicamente como apóstoles, lo acompañarían en procesión a adorar en Hagia Sophia [la iglesia de Santa Sofía], el populacho postrándose en adoración.” (National Geographic. Diciembre, 1983. El Imperio Bizantino. Página 723)

 

C.  La segunda bestia “hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia (Apocalipsis 13:12).

1.  Valiéndose de la gran “autoridad” otorgada por el dragón, la segunda bestia se enseñorea imperiosamente de la tierra y sus moradores, obligándolos a rendir homenaje, o culto, a la primera bestia. Esto quiere decir, que la “madre iglesia apóstata” fuerza a los hombres a adorar al Imperio Romano sanado. ¿Por qué lo haría? Discernimos cuatro razones:

a)  Primera razón. Porque, después de la conversión del emperador Constantino al cristianismo, la iglesia, ya en plena apostasía, llega a ocupar el lugar de “religión del estado”. Como tal, goza de la protección del estado, muchos favores políticos e incalculables beneficios materiales, todo conferido por el estado secular.

(1)  El estado secular respalda a la iglesia apóstata; la iglesia apóstata reciproca gustosamente, respaldando al estado.
(2)  El estado secular obliga a los ciudadanos a someterse a la nueva religión estatal, la cual es la iglesia apóstata. A su vez, esta iglesia en apostasía enseña y ordena a su feligresía a someterse al estado.
(3)  Mediante tal confabulación, las dos grandes entidades malévolas que se unieron en Constantinopla al sanarse la “herida mortal” de la primera bestia, es decir, las dos bestias, el estado secular y la “madre iglesia apóstata”, hunden a las masas en la más profunda y abyecta ignorancia espiritual.
b)  Segunda razón. Porque la jerarquía eclesiástica católica romana desea utilizar al estado secular, con sus recursos materiales, para ensanchar y enriquecer a su iglesia. Jerarquía que, habiendo corrompida a la iglesia con doctrinas, tradiciones y ritos humanos, ahora la gobierna imperiosamente, explotándola para su propio enriquecimiento y engrandecimiento personal.
c)  Tercera razón. Porque a los líderes de la iglesia apóstata le hace falta el respaldo de una potencia militar que proteja los bienes eclesiásticos, ya conferidos por el estado secular ya obtenidos por otros medios. Bienes cuya cantidad y valor aumentan vertiginosamente, una vez elevada aquella iglesia a “religión del estado”, llegando ella eventualmente a ser dueña de una mayor parte de los terrenos y haberes de las vastas áreas en las que logra imponer su “autoridad”, aun a poseer “estados papales”.
d)  Cuarta razón. Porque los líderes eclesiásticos, cuales sean, se confabulan con los políticos en el poder para suprimir y aun combatir físicamente a grupos de “cristianos” u otros religiosos que no se solidaricen con ellos en sus posiciones doctrinales, metas, proyecciones, etcétera.
2.  Esta profecía fue cumplida al pie de la letra durante la Edad Medieval cuando los nexos entre la iglesia apóstata y los gobiernos seculares fueron forjados tal cual unas cadenas gruesas de hierro.

a)  En ocasiones, el Papa ejercía dominio, tanto secular como espiritual, sobre los gobernantes. Por otro lado, hubo tiempos cuando los gobernantes ejercían  dominio sobre el Papa y la iglesia apóstata, manipulándolos y explotándoles para sus propósitos políticos.

b)  Como quiera que procedieran, las dos entidades estaban vinculadas inextricablemente la una con la otra en convenio diabólico.

III.  La “imagen a la bestia”. Además de ejercer “toda la autoridad de la primera bestia” y hacer “grandes señales”, la segunda bestia manda “a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió. Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase” (Apocalipsis 13:14-15). El apóstol Juan ve pasar todo esto en el escenario de la visión profética. Ahí está esa “bestia” engañosa, con sus “dos cuernos semejantes a los de un cordero”, pero voz de “dragón”. También está ahí la primera bestia, aún con vida, pese a su “herida mortal”. Están rodeados de “los moradores de la tierra”, grandes multitudes de seres humanos hechizados, sojuzgados,  explotados y abusados por estas dos malas bestias. Juan está mirando cuando habla la segunda bestia, “mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen” a la primera bestia.

A.  ¿De quién es la “imagen”? De “la bestia que tiene la herida de espada, y vivió”, o sea, se hace al Imperio Romano.

B.  ¿Quiénes harían esta “imagen” a la primera bestia? En la visión son identificados sencillamente como “los moradores de la tierra”. En particular, son seres humanos que moran en algunas tierras controladas por las dos bestias. Ya sabemos que se trata de las porciones de la tierra gobernadas por el Imperio Romano, bien por la rama oriental, bien por la occidental, especialmente durante el tiempo después de sanada la “herida mortal” que recibió aquel Imperio.

C.  ¿Qué cosa simboliza esta “imagen”? Muchas evidencias históricas nos convencen que el “Sacro Imperio Romano” llena las cualificaciones para ser esta “imagen”. A continuación, presentamos algunas.

1.  La segunda bestia infunde “aliento a la imagen”. “Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia…” (Versículo 15). Este hecho es una pista importantísima para identificarla acertadamente. La “imagen” no tiene “impulso vital” o “espíritu” hasta que no le infunda “aliento” la segunda bestia. Tengamos presente que esta bestia es la iglesia apóstata católica romana.

a)  “Se le permitió” significa que Dios mismo permitió que la iglesia apóstata infundiera aliento a la imagen. De la misma manera que le permitió a esta misma bestia hacer “señales… en presencia” de la primera bestia. Si Dios hubiese querido impedir aquellas obras diabólicas de ambas bestias, potestad y poder no le faltaban. Obviamente, su plan maestro para la humanidad no incluía intervenir de tal modo que los seres humanos no ejercieran el libro albedrío en lo referente a sus intenciones y decisiones de índole moral-espiritual. Así que, él “permite” que las fuerzas satánicas se manifiesten en la tierra.

b)  “Infundir aliento”, es decir, dar vida, o impartir el “impulso vital”. Nuestra tesis es que la “imagen” es el “Sacro Imperio Romano”. ¿Acaso infundiera la iglesia apóstata católica romana “aliento” al Sacro Imperio Romano? Asombrosamente, ¡esto es exactamente lo que sucedió! Consideremos los hechos históricos.

(1)  En el año 800 d. C., el Papa Leo III coronó emperador a Carlomagno en la basílica de San Pedro en Roma, y todos los presentes le aclamaron diciendo: “¡Larga vida y victoria a Carlos, el Augusto más pío, coronado por Dios, como el gran emperador pacífico de los romanos!”

 

 Carlomagno (742-814), en latín, Carolus Magnus, ‘Carlos el Grande’,
 rey de los francos (768-814) y emperador de los romanos (800-814), condujo a sus ejércitos francos a la victoria sobre otros numerosos pueblos, y estableció su dominio en la mayor parte de Europa central y occidental. Fue el rey más influyente en Europa durante la edad media.”

 

 Coronación de Carlomagno por León III

“En el año 800, Carlomagno, rey de los francos, había establecido un vasto imperio y sus dominios se extendían por la mayor parte de Europa central y occidental. El día de Navidad de aquel año fue coronado como "emperador de los romanos" por el papa León III en la basílica de San Pedro.” Archivo Iconográfico, S.A/Corbis

-San León III (c. 750-816), papa (795-816). Nació en Roma. En el año 800 coronó a Carlomagno como emperador de Occidente. A cambio, bajo la protección del emperador, la soberanía temporal del papa sobre la ciudad y estado de Roma quedó establecida. Esta coronación, un hecho decisivo en la historia de Occidente, señala el final de la dependencia papal a los emperadores de Oriente y el comienzo de una nueva etapa en la sociedad europea occidental, en la que el emperador ostentaba el dominio temporal y el papa el dominio espiritual.”

-Sacro Imperio Romano Germánico, entidad política de Europa occidental, cuya duración se prolongó desde el 800 hasta 1806. Fue conocido en sus inicios como Imperio Occidental. En el siglo XI se denominó Imperio romano y en el XII, Sacro Imperio. La denominación de Sacro Imperio Romano Germánico fue adoptada en el siglo XIII. Aunque sus fronteras se ampliaron de forma notable a lo largo de su historia, los estados germanos fueron siempre su núcleo principal. Desde el siglo X, sus gobernantes eran elegidos reyes de Germania y, por lo general, intentaban que los papas les coronaran en Roma como emperadores, aunque no siempre lo conseguían.” 

El imperio de Carlomagno (800)

“Durante el reinado de Pipino el Breve y su hijo Carlomagno, los Carolingios conquistaron vastos territorios y unificaron una gran parte de Europa occidental en los siglos VIII y IX. En el año 800, el papa León III coronó a Carlomagno emperador del Imperio de Occidente, que más tarde sería conocido como el Sacro Imperio Romano Germánico. Este mapa muestra los dominios de Carlomagno en el año de su coronación.”

-Aquisgrán, Alemania, capital del Sacro Imperio Romano. Desde el punto de vista histórico es una ciudad importante, y probablemente, el lugar de nacimiento de Carlomagno, durante cuyo reinado (800-814), se construyó el palacio y la catedral. Además, el emperador convirtió la ciudad en el corazón de la cultura carolingia, y en ella se produjo un gran renacimiento cultural durante la alta edad media. En Aquisgrán fueron coronados treinta y dos emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico entre los años 813 y 1531.”

(Gráficos y citas desde el gráfico de Carlomagno hasta este punto, de Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993--2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.)

-Conclusión. Así que, queda totalmente comprobado que la iglesia apóstata católica romana, cuyo Pontífice en el año 800 d. C. era Leo III, real y literalmente infundió “aliento” a la “imagen”, la cual, cobrando “vida” mediante la coronación de Carlomagno como “emperador agosto”, fue declarada “Imperio Occidental”, identificándose más adelante como “Imperio Romano”, y luego, “Sacro Imperio Romano”. ¡Profecía apocalíptica cumplida al pie de la letra!

(2)  El juramento que hacían los “emperadores” al ser coronados por los Papas católicos decía como sigue: “Yo, el emperador, me comprometo y prometo, en el nombre de Cristo, delante de Dios y del bendito apóstol Pedro, que seré el protector y defensor de la Santa Iglesia de Roma, en todo cuanto me sea posible serle útil, hasta donde me permita la asistencia divina y hasta donde mi conocimiento y poder alcancen” (Gibbon, El debilitamiento y la caída del Imperio Romano, Tomo I, Página 303).

2.  La “imagen” es adorada. “Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase.” ¿Fue adorado el Sacro Imperio Romano? De hecho, lo fue. Por lo menos, en la persona de su primer emperador Carlomagno. El mismo Papa Leo III, habiendo coronado a Carlomagno, ¡lo adoró!

a)  El testimonio al respecto de los Anales Reales Francos. “El tercer relato contemporáneo de la coronación se halla en los Anales Reales Francos11, los que presentan un récord de los eventos más importantes relacionados con la historia de los carolinginaos. Estos Anales Reales representan como mínimo el rol papal en la coronación. Aunque el Papa tomó la iniciativa en el acto de coronar a Carlos, el enfoque permanece exclusivamente sobre el rey. Carlomagno fue ‘aclamado por todo el populacho de Roma… y …adorado por el Papa a la manera de los príncipes antiguos… y …fue llamado emperador y agusto12.” (“The Significance of the Coronation of Charlemagne –La significancia de la coronación de Carlomagno.” Por Monica Fleener. Western Oregon University. 2005. http://www.wou.edu/las/socsci/history/Monica%20Fleener_Coronation%20of%20Charlemagne.htm. [11] Usually cited as the Annales regni Francorum. [12] Sullivan, The Coronation of Charlemagne, 2.) ¡La “imagen” fue adorada por el Papa católico romano! Y adorándola el Papa, se sobreentiende que también lo hiciera el populacho.

b)  Tocante a la primera bestia, “la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida” (Versículo 8). Siendo la “imagen” una especia de réplica en escala menor de aquella primera bestia, es del todo concebible que “los moradores de la tierra” que colaboraron en su fundición, ¡también la adoraran! Que se arrodillaran ante ella. De hecho, las pobres masas de gentes analfabetas e ignorantes que poblaron gran parte de aquellas tierras durante la Edad Medieval solían arrodillarse tanto ante las autoridades seculares como ante las eclesiásticas. Pero, no todo ser humano de aquellos tiempos estaba dispuesto a rendir homenaje a las bestias y su imagen, sufriendo martirio no pocos.

3.  La “imagen” habla y mata. “Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase.”

a)  “…hablase…” La segunda bestia quiere que la “imagen” hable. ¿Qué hable sobre qué cosa? No sobre cualquier asunto sino, de acuerdo con el contexto, en lo relacionado a “todo el que no la adorase”. O sea, quiere que el gobierno secular denuncie a toda persona que resista al Papa y sus secuaces; a toda persona que la jerarquía de la iglesia apóstata tenga por “hereje”. Pretendía que aquella “imagen” identificara públicamente a todo “hereje”, enjuiciándolo en cortes convocadas para tal propósito y condenándolo a severos castigos, aun a la pena máxima de muerte por tortura, de no admitir el acusado sus “pecados”.
b)  “…e hiciese matar a todo el que no la adorase.” La iglesia apóstata católica romana tiene una agenda muy especial para la “imagen” que mandó a hacer, a saber, no solo que “hable” sino que también “mate”. ¿Matar a quiénes? “A todo el que no la adorase.”
(1)  En particular, el Papa Leo III, quería vengarse contra los romanos que lo habían atacado, lastimándolo severamente, y encarcelándolo. Escapando de la cárcel, este Papa maltrecho va donde el rey Carlomagno, procurando protección. El rey, muy católico al fin, complace al Papa, enviándolo de nuevo a Roma, acompañado por un contingente acorde con su oficio.

-“Los romanos habían afligido al Pontífice Leo con muchas heridas, arrancándole sus ojos y cortándole su lengua, de manera que había sido compelido a acudir para socorro al rey [noviembre 24 de 800]. En consecuencia, Carlos fue a Roma para poner en orden los asuntos de la Iglesia, los cuales estaban en gran confusión, y pasó allí todo el invierno. Fue entonces que recibió los títulos de Emperador y Agosto [agosto 25 de 800]…”  (“La vida de Carlomagno.” Por Einhard. Traducción al inglés por Samuel Epes Turner. New York. Harper and Brothers. 1880. Traducción al español por Homero Shappley de Álamo)  (http://www.fordham.edu/halsall/basis/einhard.html#Charlemagne%20Crowned%20Emperor)

 

-Einhard (también Eginhard o Einhart) (c. 775 – marzo 14, 840, en Seligenstadt, Alemania) fue un cortesano franco, siervo dedicado de Carlomagno, cuya famosa biografía escribió. Vita Karoli Magni, y Louis the Pious.   www.wikipedia.org

-Carlomagno mandó a arrestar a los rebeldes que atacaron a Leo, encarcelándolos hasta el año 816.

(2)  La agenda de hacer matar a los que no adorasen a la imagen, o a la segunda bestia misma que la dio vida, fue realizada a plenitud espeluznante durante el tiempo del Sacro Imperio Romano, permaneciendo este, oficialmente, hasta el año 1806 d. C. Diez siglos a lo largo de los cuales no solo el Sacro Imperio Romano sino también otros gobiernos seculares, animados, instigados o amenazados por la jerarquía de la iglesia apóstata, denunciaban, castigaban o mataban a muchos millones de personas estigmatizadas como “herejes”. Traeremos abundantes evidencias al estudiar las acciones de la “Gran ramera”, “ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús” (Apocalipsis 17).

D.  “Imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió” (Versículo 14). El modelo para la “imagen” que la segunda bestia mandó a hacer sería la primera bestia, el Imperio Romano. De hecho, discernimos varias similitudes entre el Imperio Romano de tiempos pasados y el Sacro Imperio Romano creado en el año 800 d. C. Por ejemplo:

1.  Ambos reinos llegaron a dominar a varias naciones, uniéndolas bajo un solo estandarte.
2.  De la manera que algunos césares fueron titulados “Emperador” y “Agosto”, asimismo tomaron estos títulos algunos reyes del Sacro Imperio Romano.
3.  Ambos reinos persiguieron a los verdaderos hijos de Dios.
Con todo, el “Sacro Imperio Romano”, en términos de territorio, riquezas y poder, no era sino una mera “imagen” de la grandeza y poderío de aquel antiguo Imperio Romano en su época de mayor dominio y gloria.
E.  Conforme a la identidad establecida en este estudio para los distintos protagonistas en el “Espantoso drama” que estamos presenciando a través de los ojos y el relato del apóstol Juan, la Iglesia Católica Romana misma no es, en definitiva, la “imagen” que hacen “los moradores de la tierra” sino, inequívocamente, la entidad que ordenó su fabricación. Este hecho es de suma importancia para evitar confusión sobre la identidad verdadera de los protagonistas. La “bestia” fundamentalmente “religiosa” es la que manda a formar la “imagen”. La bestia con apariencia de “cordero”. La bestia que “hace grandes señales”, intentando imitar a la iglesia verdadera. La segunda bestia, una criatura esencialmente religiosa. Infinidad de evidencias históricamente verificables demuestran que la Iglesia Católica Romana hacía exactamente lo que se le atribuye a la segunda bestia, incluso hablando “como dragón” y haciendo “grandes señales”. Que ella infundiera “aliento” a una “imagen” de la primera bestia, los hechos históricos lo demuestran con claridad inconfundible.
F.  La “imagen” tampoco es la “Santa Inquisición”. Un solo detalle clave obra poderosamente en contra de semejante identificación, a saber: en su inmensa mayoría, los “moradores de la tierra” se oponían a la formación de la “Santa Inquisición”, temiéndola y odiándola. En cambio, gustosamente cooperaron para el establecimiento del Sacro Imperio Romano.

 

 

(Hasta aquí la revisión realizándose en el día de hoy. Me corresponde ir en breve a enseñar unas clases. Con el favor de Dios, terminaremos esta revisión mañana.)

 

IV.  La segunda bestia “hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre” (Apocalipsis 13:16-17).
A.  Para la interpretación de esta profecía, tengamos presente en todo momento que la segunda bestia ejerce su poder en presencia del Imperio Romano sanado. Recalcamos y subrayamos: ¡en PRESENCIA del Imperio Romano SANADO! No perdamos de vista el contexto de la profecía sobre “la marca... el nombre... o el número” de la bestia. Ubicar correctamente esta profecía en la línea del tiempo es vital para una interpretación libre de errores.

a)  El Imperio Romano sanado llegó a su fin en el siglo dieciséis de nuestra época.

b)  Por lo tanto, las profecías sobre lo que haría la segunda bestia en presencia de la primera ¡no son para el siglo veintiuno!

(1)  La profecía sobre la “marca o el nombre... o el número” de la bestia ¡fue cumplida durante la Edad Oscura (Medieval)! Fue cumplida durante la existencia del Imperio Romano sanado.
(2)  El Imperio Romano no existe en el Siglo XXI. No hay razón lógica alguna para identificar a la Unión Europea o al Mercado Común Europeo como una manifestación o aparición nueva del antiguo Imperio Romano.
(3)  Definitivamente, esta profecía sobre la “marca” y el “número” de la bestia no es para el Siglo XXI.
(4)  ¡Tampoco es para el futuro! El Imperio Romano no volverá a levantarse de nuevo. Se sanó una sola vez de su herida mortal. No hay profecía que predijera otras sanidades para aquel Imperio.
 2.  “Hacía que a todos... se les pusiese una marca.” Es decir, a toda persona, sin tomar en cuenta su estado social, material o político. Durante la Edad Oscura, las dos bestias tenían autoridad “sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación” (Apocalipsis 13:7). Por consiguiente, disponían de la potestad para “marcar” a toda persona.
3.  “Una marca en la mano derecha, o en la frente.” ¿Qué era la “marca”?
a) ¿Era literal? Es decir, ¿se trata de una marca material, visible o palpable, hecha específicamente en la mano derecha y no en la izquierda, o en la frente y no en la mejilla, de todas los habitantes del mundo donde dominaba la segunda bestia? Quizás la iglesia apóstata hiciera que se impusiese alguna “marca” literal en sus feligreses durante algún tiempo de la Edad Oscura. De haberlo hecho, desconocemos las evidencias. En realidad, el contexto de la profecía no nos obliga a interpretar la “marca” como literal.

b)  ¿Es la “marca” el código en forma de rayas (CUP, o sea, Código Universal de Productos) que aparece en la mayoría de los productos vendidos hoy día? Definitivamente, ¡no lo es! Hemos establecido ya que la profecía sobre la “marca” no es para el Siglo XXI, ni tampoco para el futuro. Consideremos:

(1)  La segunda bestia exigía la “marca” durante el tiempo cuando actuaba en presencia de la primera bestia sanada.
(2)  La bestia sanada (el Imperio Romano sanado) existía durante la Edad Oscura, muriendo a mediados del siglo dieciséis.
(3)  Se deduce que la “marca” era para aquel tiempo de la Edad Oscura cuando la iglesia apóstata tenía el poder de controlar el comercio y de exigir, a pena de castigo o muerte corporal, que todo ciudadano se identificara con una “marca”.
(4)  En el tiempo presente, la iglesia apóstata (la Católica Romana) no tiene el poder de controlar el comercio del mundo, ni de exigir, a pena de castigo o muerte corporal, que todo habitante del globo tenga una “marca” para tener el derecho de comprar y vender. La iglesia apóstata de actualidad tiene grandes riquezas, mas sin embargo no controla el comercio de los países más productivos y ricos del mundo. Curiosamente, los países más productivos y ricos del mundo actual ¡no son “católicos”! Algunas de estas potencias económicas actuales son: Estados Unidos de América (los católicos componen solo el veintidós por ciento de la población del país), Japón, Alemania, Inglaterra, Indonesia, Taiwán, China y Arabia Saudita. Es notable que ¡ningún país predominantemente “católico” (por ejemplo, Italia, España, Colombia, Argentina, Chile, Venezuela o Perú) figura entre los países más productivos y ricos del mundo actual!
(5)  ¿Es la “marca” alguna codificación visible o invisible en las tarjetas de crédito? ¡Negativo, en absoluto! La profecía sobre la “marca” se cumplió durante la Edad Oscura. Reiteramos: esta profecía no es para nuestros días.
(6)  ¿Será la “marca” alguna señal invisible grabada en la frente o en la mano derecha mediante el uso de láser? De cierto, que no. Tales ideas sensacionalistas solo nacen en la mente de personas que aplican las profecías de Apocalipsis al presente o al futuro, ignorando los casi dos mil años de la Era Cristiana que ya pasaron. Durante estos dos mil años, se cumplieron muchas profecías apocalípticas, incluso la profecía sobre la “marca” de la bestia.

c)  ¿Puede interpretarse simbólicamente aquella “marca” que todo habitante de las tierras donde dominaba la segunda bestia tendría que recibir para satisfacer la voluntad imperiosa de la jerarquía “cristiana” apóstata? Sin duda alguna. En tal caso, la “marca”  hubiese sido cualquier objeto, frase, jerga, contraseña o ademán que la persona utilizara para identificarse política o religiosamente. Por ejemplo:

(1)               La “señal de la cruz”;
(2)               El acto de persignarse;
(3)               Una cruz cosida o dibujada en la ropa;
(4)               Un crucifijo;
(5)               Una imagen de María o de algún santo;
(6)               El rosario;
(7)               El uso del escapulario;
(8)               Alguna bandera de significado religioso o político;
(9)               Las insignias de las distintas y múltiples organizaciones de la iglesia apóstata;
(10)           Las insignias de los gremios industriales y comerciales aprobados por la iglesia apóstata;
(11)           Ciertos colores tales como el amarrillo o la  escarlata;
(12)           En fin, cualquier doctrina, práctica o símbolo de la iglesia apóstata o del poder secular que la apoyaba.

4.  “Que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca.”

a)  Esta profecía fue cumplida durante la Edad Oscura.

b)  Las dos bestias dominaban completamente a todos los ciudadanos, imponíendo la ley secular y también la espiritual. Lógicamente, controlaban también el comercio. (Estudiar el Capítulo Siete, la Sección I – F – 2 – d, para apreciar el tremendo dominio económico que ejercía la “madre iglesia” apóstata durante la Edad Medieval).

c)  Ejemplos de las restricciones económicas impuestas por la jerarquía de la iglesia apóstata referente al comercio:

(1)  Alejandro III era el Papa de la iglesia apóstata desde el año 1159 hasta el año 1181 d.C. El Concilio Lateranense (año 1179) convocado por él, ordenó que ninguna persona traficara con los “herejes”, es decir, con las personas que no tuvieran la “marca” de la bestia, o sea, la aprobación de la iglesia apóstata.
(2)  El Sínodo de Tours, también convocado por Alejandro III, emitió un edicto según el cual ningún hombre debiera comprarle nada o venderle cosa alguna a los “herejes”.
(3)  Martín V era Papa desde el año 1417 hasta el año 1431 d.C. Este prelado convocó el Concilio de Constancia, el cual impuso el mismo tipo de ley.
G.  “El número de su nombre es “número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis (Apocalipsis 13:18). Muchos comentaristas opinan que el “nombre” de la bestia es “Lateinos”. Concurrimos. De hecho, esta interpretación data desde el Siglo II d.C. Por ejemplo, referente a “lateinos” Ireneo escribió: Esta interpretación “me parece muy acertada, ya que este es el nombre del último de los cuatro reinos vistos por Daniel, siendo lateinos los que reinan en el presente”. Para Ireneo, “el presente” era el tiempo del segundo siglo cuando el Imperio Romano estaba en su apogeo. (Ireneo. Asia Menor, 130 – Lyon, 208. Padre de la Iglesia. Obispo de Lyon desde 177. Combatió a los gnósticos en su Tratado contra las herejías. (© 1996 Editorial Norma, S.A. Reservados todos los derechos.) Las siguientes consideraciones sostienen la interpretación según la que “lateinos” es el nombre de la bestia.
1.  El libro de Apocalipsis fue escrito en griego. “Lateinos” es un nombre griego.
2.  El valor numérico del nombre “Lateinos” es precisamente “seiscientos sesenta y seis”.
a)  L  - 30
b)  A – 1
c)  T – 300
d)  E – 5
e)  I – 10
f)  N - 50

g)  O - 70

h)  S - 200

3.  “Lateinos” es “nombre de hombre”. En el lenguaje latín, el nombre del hombre que fundó Roma era “Latino”. Traducido al griego, su nombre es “Lateinos”. Latino. Rey legendario del Lacio. Según otra leyenda, fue el Júpiter de los latinos.” “Latino, latina. Adjetivo y nombre. Del Lacio y de las regiones que se fueron incorporando al Imperio romano. 2 Perteneciente al Imperio romano. 3 Perteneciente al grupo de lenguas derivadas del latín. 4 adj. Perteneciente o relativo al latín.” (© 1996 Editorial Norma, S.A. Reservados todos los derechos)

4.  Según la interpretación de las dos bestias que hemos dado, el “nombre” de la bestia debe corresponder contextualmente al Imperio Romano sanado, a la iglesia apóstata o a ambas entidades. No es correcto buscar el nombre entre las naciones o los líderes del tiempo actual porque el contexto no es el del tiempo presente sino del tiempo cuando el Imperio Romano sanado existía y la segunda bestia actuaba en su presencia. El nombre “Lateinos” llena perfectamente la exigencia contextual del pasaje.

a)  En el caso del Imperio Romano:

(1)  El fundador de Roma se llamaba “Latino” (“Lateinos” en el griego).
(2)  El idioma del Imperio Romano era el “latín”. En el occidente, el latín seguía siendo el idioma del Imperio hasta su debilitamiento a fines de la Edad Oscura.
(3)  Referente al Imperio Romano sanado, desde que ocurriera la separación de la parte oriental de la parte occidental del Imperio, la parte oriental se conocía como el Imperio “Griego” porque el griego era el idioma oficial. En cambio, la parte occidental se conocía como el Imperio “Latino”, pues el latín era su idioma oficial. Cuando ocurrió la separación, el Imperio oriental tomó el nombre “Romano” asignando al Imperio occidental el nombre “Latino”. La separación ocurrió a fines del siglo siete después de Cristo.

b)  En el caso de la iglesia apóstata del occidente (uno de los dos cuernos de la segunda bestia), ¡ella misma se denominaba “latina”!

(1)  Se leía la Biblia solo en latín;
(2)  La misa, las oraciones, los himnos, las letanías, los cánones, los decretos, en fin, todo se hacía en latín.
(3)  El clérigo se identificaba como “latino”.
(4)  Los concilios se identificaban como “latinos”.
(5)  Durante la Edad Oscura, el adjetivo “latino” se aplicaba a todo, ¡hasta al mundo mismo!
5.  Conclusiones: “Lateinos” es el nombre más indicado para la segunda bestia. ¿Cuál otro “nombre” más apropiado pudiera haberse concebido para la segunda bestia, la cual es la iglesia apóstata? Se ajusta perfectamente al contexto apocalíptico de las dos bestias, particularmente al de la segunda bestia.
a)  La profecía sobre el “nombre” de la bestia y el “número de su nombre” ¡se cumplió amplia y acertadamente cuando la iglesia apóstata comenzó a identificarse como la iglesia “latina”, celebrar su culto pervertido en latín, aliarse estrechamente con el Imperio “Latino” e imitar en su organización eclesiástica al Imperio Romano. Debemos considerar lo acertado de esta profecía como otra prueba de peso a favor de la inspiración divina del libro de Apocalipsis.
b)  Reiteramos: esta profecía sobre el tan discutido número “seiscientos sesenta y seis” ya se cumplió. La profecía no es para el siglo veintiuno, ni es para el futuro. Se cumplió durante la Edad Oscura.

 

-Observación del autor. Más importante aún que el estudio de "Apocalipsis" es el de la "sana doctrina" fundamental revelada en su totalidad por el Espíritu Santo (Juan 16:13). "Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina ; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren" (1 Timoteo 4:16). "Cualquier que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo , no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo " (2 Juan 9). Una anomalía curiosa y preocupante de nuestra época es el afán que manifiestan muchos creyentes, incluso predicadores, evangelistas y pastores, por "Apocalipsis" y otros textos proféticos , sin haber aprendido ellos siquiera "los rudimentos de la doctrina de Cristo" (Hebreos 6:1), por ejemplo, que el bautismo bíblico es por inmersión y "para perdón de los pecados" (Hechos 2:38; 8:34-40). "Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre... Y entonces los declararé: Nunca os conocí..." (Mateo 7:22-23). ¿Y por qué "nunca" ? Obviamente, porque jamás llegaron a creer y bautizarse como ordena Cristo en la Gran Comisión, diciendo: "El que creyere y fuere bautizado, será salvo..." (Marcos 16:15-16). Estimado estudioso de las Sagradas Escrituras, respetuosamente le animamos a escudriñar no solo "Apocalipsis" sino a estudiar detenidamente las " Doctrinas fundamentales del evangelio "
 

 

-Apocalipsis. Desglose completo del contenido de "Análisis de las profecías y visiones".
este comentario ocupa más de 900 páginas tamaño carta.

-Contenido completo del Capítulo Seis de este Análisis

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.