APOCALIPSIS

Capítulo Uno de

 Análisis de las profecías y visiones

 

El trasfondo histórico de Apocalipsis

 

Parte 3

 

El vacablo Apocalipsis en griego, en tamaño grande, ilustración para el tema El significado del vocablo Apocalipsis, de El trasfondo histórico de Apocalipsis.

 

El significado del vocablo Apocalipsis

D. El significado de "Apocalipsis" (ἀποκάλυψις).

1. El reconocido lexicógrafo Joseph Henry Thayer, D.D., define el vocablo griego ἀποκάλυψις (Apocalipsis) como sigue: "Poner al descubierto"

Según él, se trata de "la instrucción acerca de las cosas divinas antes no conocidas". Específicamente, en el caso del último libro del Nuevo Testamento llamado “Apocalipsis” se trata de "la revelación de las cosas futuras relacionadas con la consumación del reino divino." 

(El léxico Griego-Inglés de Thayer, 62).

2. En su Léxico Griego-Español, Alfred Tuggy provee la siguiente información. 

ἀποκάλυψις, εως, . Revelación, manifestación, apocalipsis. A) Revelación de una verdad en general (con objeto en gen.): Lc. 2:32; Ro. 16:25; Ef. 1:17. B) Revelación por medio de visiones, sueños, etc., (con el autor en gen.): 1 Co. 14:6; 1 Co. 14:26; 2 Co. 12:1; 2 Co. 12:7; Gá. 1:12; Gá. 2:2; Ef. 3:3; Ap. 1:1. (Ver C.).  C) Revelación escatológica: Ro. 2:5; Ro. 8:19; 1 Co. 1:7; 2 Tes. 1:7; 1 P. 1:7; 1 P. 1:13; 1 P. 4:13. Ap. 1:1. (Ver B.) 

(Léxico Griego-Español del Nuevo Testamento, Alfred E. Tuggy. Editorial Mundo Hispano. El Paso, Texas)

3. Contrasta con estos léxicos la definición del Diccionario de uso del español, Tomo 1, Página 215, donde se afirma que Apocalipsis es el "Último libro del Nuevo Testamento, que se refiere a lo que ocurrirá al acabarse el mundo".

a) La expresión "lo que ocurrirá al acabarse el mundo" implica que las profecías de Apocalipsis no cubran los casi veinte siglos ya transcurridos de la Era Cristiana sino que se limiten solo a los eventos del fin del universo y del tiempo. 

b) Infinidad de tratados, libros, sermones, sitios de Internet, etcétera, sobre Apocalipsis respaldan esta misma línea de interpretación.

Por ejemplo, el autor Louis Scoczek sostiene que todas las profecías de Apocalipsis se cumplen durante los últimos siete años de la existencia de la tierra, no aplicando él ninguna profecía apocalíptica a los veinte siglos ya transcurridos del cristianismo 

(El Apocalipsis al día, Libros CLIE, Terrassa (Barcelona), España. Página 302).

Sin embargo, evidencias abundantes rinden insostenible esta tesis, las que serán presentadas con lujo de detalle en este Análisis.

4. "Apocalipsis" "apocalíptico" figuran con frecuencia asombrosa en obras literarias y cinematográficas de actualidad, casi siempre en el contexto de eventos catastróficos de índole malévola que presagien el colapso total de civilizaciones o el fin violentísimo del mundo. Su uso obedece a las percepciones populares sobre el significado de “Apocalipsis” y el supuesto tiempo para el cumplimiento de las profecías.

5. Para el entendimiento correcto de Apocalipsis, tengamos presente en todo momento el significado básico de la palabra griega original: "poner al descubierto".

Aplicado al libro de Apocalipsis escrito por el apóstol Juan, esto quiere decir: "descubrir a la luz eventos y condiciones futuras".

Profundizándonos en las profecías y las evidencias de su cumplimiento, veremos que ese "futuro" comenzó a fines del siglo I, y no en la última mitad del siglo XX, o, como especulan algunos intérpretes, que todavía, a estas alturas, ni siquiera haya comenzado. 

 

¿Cuántos años cubren las profecías?

Diapositiva

 

¿Cuánto tiempo cubren las profecías de Apocalipsis?

 

IV. ¿Cuánto tiempo cubren las profecías de Apocalipsis?

A. Anotamos, a continuación, algunas teorías respecto al tiempo que cubren las profecías apocalípticas.

1. Teoría. Cubren desde el reinado del emperador Nerón hasta el año 70 d. C., o sea, cubren tan solo unos pocos años de la sexta década del siglo I.

2. Teoría. Cubren desde el reinado de Nerón hasta la conversión del emperador romano Constantino en el año 324 d. C.

3. Teoría. Cubren desde la década de los sesenta del siglo I hasta el año 476 d. C., fecha en que Odeacro, varón no ciudadano romano, ocupó el trono del Imperio Romano.

Curiosamente, se encuentra en muchas obras de índole histórica un error mayúsculo acerca de la fecha para el fin del Imperio Romano, a saber: que aquel Imperio cayera en el año 476 d. C., idea creída y propagada ampliamente hasta el sol de hoy.

Lo cierto es que el Imperio Romano no cayó hasta más de un milenio después del año 476, hecho comprobado por Edward Gibbon, Will Durant y otros historiadores de renombre. Sobre este particular se abunda mucho en este Análisis, particularmente en la exposición sobre los capítulos 13 y 17 de Apocalipsis.

4. Teoría. Con la excepción de las siete cartas a las iglesias de Asia, cubren desde más o menos la década de los sesenta del siglo XX (1960 - 1969), cuando muchos predicadores pentecostales y otros líderes religiosos comenzaron a predecir la inminente Segunda Venida de Cristo, hasta una “Tercera Venida” de Cristo, proyectada por ellos, para poner fin al mundo.

5. Teoría. Cubren desde algún punto en el futuro cercano, después del presente año (2020), hasta la culminación del plan de Dios para la raza humana y el universo, siendo esta la posición del Sr. Louis Scoczek, citado anteriormente, solidarizándose con él muchísimos expositores de actualidad.

6. Aseveración nuestra. Cubren desde el año 95 d. C. hasta el fin del mundo y del tiempo.

 

 

Cinco indicaciones claves referente a cuántos años cubren las profecías.

 

Diapositiva

 

B. Para la determinación acertada de cuánto tiempo cubren las profecías apocalípticas Dios nos proporciona cinco indicaciones claves en pasajes del mismo libro de Apocalipsis. Apocalipsis 1:1; 1:3; 22:10; 1:19 y 10:5-7.

1. Apocalipsis 1:1"La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto".

a) ¿Qué quiere decir "pronto"?

(1) ¿Qué todas las profecías se cumplirían dentro de un término de tres meses, tres años, tres siglos o muchos siglos?

(2) Para nosotros los seres humanos, el elemento de relatividad es inherente en el adverbio "pronto", ya que este vocablo no identifica con precisión exacta algún tiempo determinado.

(a) El significado o sentido del adverbio "pronto" lo determinan el contexto verbal, como, además, aun ciertos gestos o el tono de voz.

(b) También determina el sentido de “pronto” nuestro peculiar concepto humano del "tiempo", pues esta dimensión es, para nuestra raza, limitada e incierta por naturaleza, debido por nuestros entornos materiales y temporales.

En cambio, para Dios, quien "es el único que tiene inmortalidad" (1 Timoteo 6:16), "pronto" no quiere decir, necesariamente, "casi de inmediato",  "dentro de unas pocas horas, unos pocos días, unos pocos años, ni siquiera varios siglos o épocas", ya que para él "un día es como mil años, y mil años como un día" (2 Pedro 3:8).

2. Apocalipsis 1:3; 22:10. “El tiempo está cerca." Dado que esta frase aparece en el contexto de profecías, entendemos que significa: "El tiempo para iniciarse el cumplimiento de las profecías está cerca".

a) El elemento de relatividad también es atributo inherente del adverbio "cerca".

(1) ¿Cómo debe entenderse este adverbio? ¿"Muy cerca, a punto de comenzarse", como en la declaración del Juan el Bautista: "el reino de los cielos se ha acercado" (Mateo 3:2)?

Por cierto, el reino de Dios iba a manifestarse dentro de pocos días en la persona de Cristo y sería establecido entre los hombres dentro de aproximadamente tres años y medio después del anuncio de Juan el Bautista.

(2) O, ¿quiere decir "quizá después de muchos siglos", como en 1 Pedro 4:7, donde escribe el apóstol Pedro: "El fin de todas las cosas se acerca"?

Pedro no dice que el fin de Jerusalén se acerca sino "el fin de todas las cosas".

En su segunda carta, “todas estas cosas” abarcan los cielos, los elementos, “la tierra y las obras que en ella hay” (2 Pedro 3:10-11), y no tan solo Jerusalén o la tierra de Israel.

El apóstol Santiago anunció en el siglo I: "La venida del Señor se acerca" (Santiago 5:8). ¿Acaso escogiera el Espíritu Santo esta fraseología particular para advertir la inminente destrucción del templo judío y Jerusalén? Semejante aplicación no armoniza con la doctrina del Nuevo Testamento sobre la Segunda Venida de Cristo, la que siempre se relaciona con la resurrección de los muertos, la transformación de los vivos y la destrucción total del universo material.

b) El verdadero significado de "cerca" lo puede determinar solo el contexto de Apocalipsis.

3. Apocalipsis 1:19. "Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas".

a) La expresión "las que han de ser después de estas" indica, definitivamente, secuencia de tiempo, sin que haya un lapso prolongado de tiempo que separe "las que son" de "las que han de ser después". Primero, "las que son"; enseguida, "las que han de ser después", sin un intervalo largo de tiempo que los separe.

Entendemos que Cristo estaría afirmando que los eventos futuros revelados en Apocalipsis comenzarían a suceder inmediatamente después de la revelación de "las que son", o poco tiempo después de la revelación.

b) "…las que has visto." El apóstol Juan había visto:

(1) Un ser "semejante al Hijo del Hombre" (Apocalipsis 1:13);

(2) "Los siete candeleros de oro" (Apocalipsis 1:12);

(3) “Las siete estrellas”(Apocalipsis 1:16).

c) "…las que son." No se trata de las cosas que “son” en nuestro tiempo del siglo XXI sino de las que “eran” en el tiempo cuando Juan recibió las revelaciones. O sea, en el “presente” para él; el año 95 d. C.

Se refiere a las circunstancias doctrinales, morales, sociales y políticas que afectaban a las iglesias del siglo I. En particular, a las siete iglesias de Asia, provincia del Imperio Romano. De hecho, las siete cartas, pese a su brevedad, revelan mucho acerca del ámbito en el que se desenvolvían aquellas congregaciones.

d) "…las que han de ser." Estas cosas que "han de ser" no son exclusivamente las que serán después del tiempo presente (el siglo XXI), abarcando la frase "han de ser" todas las cosas que iban a suceder desde el tiempo cuando las revelaciones fueron dadas a Juan en 95 d. C. hasta el tiempo presente, como también algunas cosas que han de suceder durante el período que cubre desde el presente hasta el fin del mundo.

4. Apocalipsis 10:5-7. "El ángel que vi en pie sobre el mar... juró... que el tiempo no sería más, sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará.”

a) En este pasaje, claramente se anuncia el fin del tiempo, y, por ende, la consumación del plan (“misterio”) de Dios para la raza humana y el universo. “…el tiempo no sería más…” Partiendo de este hecho, se desprende el que los eventos profetizados mediante las primeras seis trompetas ocurrirían antes del fin del tiempo.

b) Al seguir desarrollando nosotros este Análisis, estudiaremos otras profecías parecidas a esta del “séptimo ángel” sobre el fin del universo y del tiempo.

5. Conclusiones.

a) Los parámetros de tiempo que establece, por un lado, la terminología "pronto""el tiempo está cerca" y "las cosas que han de ser después", y, por el otro extremo, la que dice "el tiempo no sería más", nos llevan a la fuerte convicción de que las profecías de Apocalipsis cubren desde los últimos años del siglo I después de Cristo hasta el fin de todas las cosas materiales y del tiempo mismo.

b) En adición a los parámetros de tiempo fijados por las frases estudiadas, confirman nuestra conclusión las interpretaciones de las profecías que ofrecemos en esta obra. Veremos que las profecías realmente cubren el tiempo desde los últimos años del siglo I de nuestra Era hasta el fin del universo.

c) Cualquier otra posición sobre el tiempo que cubren las profecías apocalípticas carece, hasta donde hayamos podido verificar, de evidencias o argumentos convincentes que la respalden.

¿Para quiénes fue escrito Apocalipsis?

V. ¿Para quiénes fue escrito Apocalipsis?

A. “Juan, a las siete iglesias que están en Asia…” (Apocalipsis 1:4)

“…los siete candeleros…” en medio de los cuales se para Cristo “son las siete iglesias (Apocalipsis 1:20)“El que tiene las siete estrellas en su mano…” manda siete cartas a las siete iglesias en Asia (Apocalipsis 2 y 3).

Asumiendo que el “siete” sea el número profético de completitud, razonamos que aquellas “siete iglesias… en Asia” representaran, de una que otra manera, quizás a grandes rasgos, la totalidad de congregaciones en el siglo I, y, por extensión, representarían la totalidad de congregaciones en todo lugar y tiempo desde el año 95 d. C. hasta el fin del universo material y del tiempo mismo.

B. Reflexionando sobre todas las bienaventuranzas, profecías, enseñanzas, advertencias y orientaciones de Apocalipsis, a este servidor me parece del todo inconcebible que fuesen limitadas solo a las siete iglesias de Asia.

¿Todo Apocalipsis solo para aquellas siete iglesias de Asia? ¿Solo para el tiempo de ellas? Altamente dudoso. Aun irrazonable.

¿Qué no fuera para las demás congregaciones de aquel tiempo, las que estarían experimentando, sin duda, más o menos lo mismo que las iglesias de Asia? ¿Cuán lógico sería semejante concepto de Apocalipsis?

De la manera que las cartas inspiradas dirigidas por los apóstoles Pablo, Juan y Pedro a congregaciones particulares o individuos, son, en realidad, para la iglesia universal, asimismo el libro de Apocalipsis.

Pablo escribió dos epístolas a los corintios, pero las mismas contienen instrucciones aplicables universalmente a los cristianos.

Apocalipsis es para todo “el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas…” (Apocalipsis 1:2). Entonces, no tan solo para una porción selecta y muy limitada de la población global sino para todos los habitantes en el mundo enterno.

 “Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor…” (Apocalipsis 14:13).

¿Las bienaventuranzas pronunciadas en Apocalipsis solo para los que murieran “en el Señor” en las “siete iglesias… en Asia”?

¿Solo para los de la década de los sesenta del siglo I?

¿Solo para los que murieran en el Señor antes del año 476 d. C.?

 ¡Claro que no!

Apocalipsis es para mí. Apocalipsis es para usted. ¡Apocalipsis es para todos!

 


 

Parte 4 del Capítulo Uno. Viaje por las Dimensiones del Tiempo. Diez Paradas.

Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones. Archivos en PDF para el comentario

Apocalipsis: análisis. Índice de solo los textos que componen el comentario

Apocalipsis: análisis. Lista del contenido completo del comentario, incluso las imágenes

 

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.