Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Deidad. Trinidad. Solo Jesús. Lista de estudios e intercambios disponibles en esta Web

Jesús de Nazaret, Jesucristo, Mesías, Hijo de Dios, Hijo de Hombre. Concepción, nacimiento, niñez, adolescencia, juventud y adultez. Procedencia, poderes, funciones divinas y destino. LISTA de RECURSOS en esta Web.

El EVANGELIO de JUAN. Textos de los veinte capítulos en Ariel 12.
LISTA de los CAPÍTULOS
, con ENLACES.
Comentarios sobre porciones
mediante escritos y diapositivas.

 

Juan 16

 

Gráfica del título El evangelio de Juan Para el capítulo 10, con el texto completo del capítulo y comentarios sobre porciones.

 

El TEXTO completo

seguido por COMENTARIOS

sobre algunas porciones

 

Estas cosas os he hablado, para que no tengáis tropiezo. Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios. 3 Y harán esto porque no conocen al Padre ni a mí. 4 Mas os he dicho estas cosas, para que cuando llegue la hora, os acordéis de que ya os lo había dicho. Esto no os lo dije al principio, porque yo estaba con vosotros. 5 Pero ahora voy al que me envió; y ninguno de vosotros me pregunta: ¿A dónde vas? 6 Antes, porque os he dicho estas cosas, tristeza ha llenado vuestro corazón. 7 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. 8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; 10 de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; 11 y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado. 12 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. 13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. 15 Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber. 16 Todavía un poco, y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; porque yo voy al Padre. 17 Entonces se dijeron algunos de sus discípulos unos a otros: ¿Qué es esto que nos dice: Todavía un poco y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; y, porque yo voy al Padre? 18 Decían, pues: ¿Qué quiere decir con: Todavía un poco? No entendemos lo que habla. 19 Jesús conoció que querían preguntarle, y les dijo: ¿Preguntáis entre vosotros acerca de esto que dije: Todavía un poco y no me veréis, y de nuevo un poco y me veréis? 20 De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo. 21 La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo. 22 También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo. 23 En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. 24 Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido. 25 Estas cosas os he hablado en alegorías; la hora viene cuando ya no os hablaré por alegorías, sino que claramente os anunciaré acerca del Padre. 26 En aquel día pediréis en mi nombre; y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, 27 pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado, y habéis creído que yo salí de  Dios. 28 Salí del Padre, y he venido al mundo; otra vez dejo el mundo, y voy al Padre. 29 Le dijeron sus discípulos: He aquí ahora hablas claramente, y ninguna alegoría dices. 30 Ahora entendemos que sabes todas las cosas, y no necesitas que nadie te pregunte; por esto  creemos que has salido de Dios. 31 Jesús les respondió: ¿Ahora creéis? 32 He aquí la hora viene, y ha venido ya, en que seréis esparcidos cada uno por su lado, y me dejaréis solo; mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo. 33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

 

 

 

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960.
Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

 

El EVANGELIO de JUAN. Textos de los veinte capítulos en Ariel 12.
LISTA de los CAPÍTULOS
, con ENLACES.
Comentarios sobre porciones
mediante escritos y diapositivas.

 


 

 

COMENTARIOS

 

Juan 16:28. Salí del Padre, y he venido al mundo; otra vez dejo el mundo, y voy al Padre. El lado derecho en la diapositiva. El TEXTO sigue la diapositiva.

 

Jesús de Nazaret, ¿de dónde vino usted?, con respuestas de Jesús a la pregunta y gráficas que las ilustran en esta Diapositiva sobre la Deidad y las funciones distintas de Dios el Padre y Jesús el Hijo.

 

Jesús de Nazaret, ¿de dónde vino usted?

La respuesta de Jesús: “Sé de dónde he venido y a dónde voy”. Juan 8:14

¿Estaba Jesús plenamente consciente de dónde había venido? ¡Claro que sí! Su respuesta respira completa seguridad.

¿De dónde, pues, había venido precisamente?

La respuesta de Jesús: “…yo de Dios he salido, y he venido; pues NO he venido de mí mismo, sino que él me envió.”  Juan 8:42; 7:28; 16:28.

Uno, el Hijo, que SALE de OTRO, a saber, de Dios el Padre. Pues, ¡DOS DISTINTOS!

Uno que ha venido, pero NO de SÍ MISMO sino que FUE ENVIADO. Pues, ¡DOS DISTINTOS!

Refiriéndose Jesús a su Padre dice: Yo le conozco, porque de él procedo, y él me envió.”Juan 7:29

Explica: He descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la… del que me envió”.

Añade que “estaba primero” en el cielo antes de descender. Juan 6:38, 62

Conclusiones. Conocer el uno al otro, proceder el uno del otro, hacer uno la voluntad del otro. ¡DOS DISTINTOS! En dos lugares distintos, con distintas funciones.

No una ilusión o ficción de “dos Seres celestiales fundidos en un solo Ser, el que tuviera dos o tres caras distintas, ni dos o tres personalidades distintas, las que se proyectaran de un solo Ser o Ente divino”.

Fijémonos bien:

El Dios y Padre permanece en el cielo. NO va a la Tierra.

En cambio, el Hijo, despojándose de sus privilegios y poderes celestiales, va sí al planeta Tierra.

Dos seres en dos lugares distintos, dos esferas distintas, dos mundos distintos. El uno en el cielo; el otro en la tierra.

¿Con qué justificación concebirlos, o presentarlos, como dos Seres fundidos en uno? ¿Como dos personalidades del mismo Ser?

El monoteísmo radical de los judíos del tiempo del ministerio terrenal de Jesús de Nazaret impidió que aquellos judíos, en su mayoría, aceptaran a él como el “Hijo de Dios”.

Por ser Hijo de Dios, tenía, naturalmente, derecho al apellido de su Padre Dios. O sea, a ser llamado “Dios”. Porque era de la misma sustancia espiritual de su Padre Dios. Y, por ende, en este sentido, ser contado como “igual a Dios”.

Mas, sin embargo, tal igualdad de esencia no significaba que el Hijo de Dios compartiera, absoluta y perfectamente, antes de su encarnación, todos los poderes de su Padre ni toda su autoridad.

Sostienen esta conclusión las referencias de Jesús, Hijo de Dios, Hijo de Hombre, a su relación para con su Padre antes del evento de la encarnación.

Por ejemplo, el Padre Dios es quien manda a su Hijo Unigénito a ir, como Ser espiritual despojado de sus poderes, privilegios y derechos celestiales, a habitar el feto creado en la matriz de la doncella María. Al Hijo le corresponde obedecer, o no obedecer.

Justamente a esta realidad se debe su expresión: “…pues NO he venido de mí mismo, sino que él me envió.” Juan 8:42. Parafraseando, con todo respeto tanto al Padre como al Hijo: “No me mandé a mi mismo a ir a encarnarme en la tierra. No tomé la decisión de hacerlo. El Padre es quien tomó la decisión. Él es quien me envió. Me instruyó a ir, sinónimo de mandarme”.

También dijo Jesús, explicando su dependencia del Padre y el origen del mensaje que predicaba en la tierra: “Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar. Juan 12:49.

El Padre envía al Hijo.

El Padre manda al Hijo lo que había de decir.

No había entre los dos Seres igualdad de autoridad y poderes antes de la carnación. Ni tampoco durante el ministerio del Hijo en la tierra.

 


 

El EVANGELIO de JUAN. Textos de los veinte capítulos en Ariel 12.
LISTA de los CAPÍTULOS
, con ENLACES.
Comentarios sobre porciones
mediante escritos y diapositivas.

Jesús de Nazaret, Jesucristo, Mesías, Hijo de Dios, Hijo de Hombre. Concepción, nacimiento, niñez, adolescencia, juventud y adultez. Procedencia, poderes, funciones divinas y destino. LISTA de RECURSOS en esta Web.

Deidad. Trinidad. Solo Jesús. Lista de estudios e intercambios disponibles en esta Web.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.