Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

El niño Jesús de Nazaret: desde su concepción hasta los doce años de edad.

PDF Catorce diapositivas

El EVANGELIO de JUAN. Textos de los veinte capítulos en Ariel 12.
LISTA de los CAPÍTULOS
, con ENLACES.
Comentarios sobre porciones
mediante escritos y diapositivas.

Jesús de Nazaret, Jesucristo, Mesías, Hijo de Dios, Hijo de Hombre. Concepción, nacimiento, niñez, adolescencia, juventud y adultez. Procedencia, poderes, funciones divinas y destino. LISTA de RECURSOS en esta Web.

El “NIÑO DIOS”. ¿Bíblico o mítico? Diapositiva y texto.

 

 

 

Jesús de Nazaret, ¿de dónde vino usted?

 

 

Jesús de Nazaret, ¿de dónde vino usted?, con respuestas de Jesús a la pregunta y gráficas que las ilustran en esta Diapositiva sobre la Deidad y las funciones distintas de Dios el Padre y Jesús el Hijo.

 

 

Jesús de Nazaret, ¿de dónde vino usted?

La respuesta de Jesús: “Sé de dónde he venido y a dónde voy”. Juan 8:14

¿Estaba Jesús plenamente consciente de dónde había venido? ¡Claro que sí! Su respuesta respira completa seguridad.

¿De dónde, pues, había venido precisamente?

La respuesta de Jesús: “…yo de Dios he salido, y he venido; pues NO he venido de mí mismo, sino que él me envió.”  Juan 8:42; 7:28; 16:28.

Uno, el Hijo, que SALE de OTRO, a saber, de Dios el Padre. Pues, ¡DOS DISTINTOS!

Uno que ha venido, pero NO de SÍ MISMO sino que FUE ENVIADO. Pues, ¡DOS DISTINTOS!

Refiriéndose Jesús a su Padre dice: Yo le conozco, porque de él procedo, y él me envió.”Juan 7:29

Explica: He descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la… del que me envió”.

Añade que “estaba primero” en el cielo antes de descender. Juan 6:38, 62

Conclusiones. Conocer el uno al otro, proceder el uno del otro, hacer uno la voluntad del otro. ¡DOS DISTINTOS! En dos lugares distintos, con distintas funciones.

No una ilusión o ficción de “dos Seres celestiales fundidos en un solo Ser, el que tuviera dos o tres caras distintas, ni dos o tres personalidades distintas, las que se proyectaran de un solo Ser o Ente divino”.

Fijémonos bien:

El Dios y Padre permanece en el cielo. NO va a la Tierra.

En cambio, el Hijo, despojándose de sus privilegios y poderes celestiales, va sí al planeta Tierra.

Dos seres en dos lugares distintos, dos esferas distintas, dos mundos distintos. El uno en el cielo; el otro en la tierra.

¿Con qué justificación concebirlos, o presentarlos, como dos Seres fundidos en uno? ¿Como dos personalidades del mismo Ser?

El monoteísmo radical de los judíos del tiempo del ministerio terrenal de Jesús de Nazaret impidió que aquellos judíos, en su mayoría, aceptaran a él como el “Hijo de Dios”.

Por ser Hijo de Dios, tenía, naturalmente, derecho al apellido de su Padre Dios. O sea, a ser llamado “Dios”. Porque era de la misma sustancia espiritual de su Padre Dios. Y, por ende, en este sentido, ser contado como “igual a Dios”.

Mas, sin embargo, tal igualdad de esencia no significaba que el Hijo de Dios compartiera, absoluta y perfectamente, antes de su encarnación, todos los poderes de su Padre ni toda su autoridad.

Sostienen esta conclusión las referencias de Jesús, Hijo de Dios, Hijo de Hombre, a su relación para con su Padre antes del evento de la encarnación.

Por ejemplo, el Padre Dios es quien manda a su Hijo Unigénito a ir, como Ser espiritual despojado de sus poderes, privilegios y derechos celestiales, a habitar el feto creado en la matriz de la doncella María. Al Hijo le corresponde obedecer, o no obedecer.

Justamente a esta realidad se debe su expresión: “…pues NO he venido de mí mismo, sino que él me envió.” Juan 8:42. Parafraseando, con todo respeto tanto al Padre como al Hijo: “No me mandé a mi mismo a ir a encarnarme en la tierra. No tomé la decisión de hacerlo. El Padre es quien tomó la decisión. Él es quien me envió. Me instruyó a ir, sinónimo de mandarme”.

También dijo Jesús, explicando su dependencia del Padre y el origen del mensaje que predicaba en la tierra: “Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar. Juan 12:49.

El Padre envía al Hijo.

El Padre manda al Hijo lo que había de decir.

No había entre los dos Seres igualdad de autoridad y poderes antes de la carnación. Ni tampoco durante el ministerio del Hijo en la tierra.

 


 

El “NIÑO DIOS”. ¿Bíblico o mítico? Diapositiva y texto.

El niño Jesús de Nazaret: desde su concepción hasta los doce años de edad.

PDF Catorce diapositivas

Jesús de Nazaret, Jesucristo, Mesías, Hijo de Dios, Hijo de Hombre. Concepción, nacimiento, niñez, adolescencia, juventud y adultez. Procedencia, poderes, funciones divinas y destino. LISTA de RECURSOS en esta Web.

El EVANGELIO de JUAN. Textos de los veinte capítulos en Ariel 12.
LISTA de los CAPÍTULOS
, con ENLACES.
Comentarios sobre porciones
mediante escritos y diapositivas.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.