Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

JUICIOS del Nuevo Testamento. Lista de estudios, con enlaces.

 

 

1 Corintios 4

 

Una Biblia abierta con el nombre 1 Corintios en letra grande encima ilustra la Página 1 Corintios 4, comentarios, en editoriallapaz.org.

 

El TEXTO completo

seguido por COMENTARIOS

sobre algunas porciones

 

Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel. Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y ni aun yo me juzgo a mí mismo. Porque aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor. Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios. Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros. Porque ¿quién te distingue? ¿o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido? Ya estáis saciados, ya estáis ricos, sin nosotros reináis. !Y ojalá reinaseis, para que nosotros reinásemos también juntamente con vosotros! Porque según pienso, Dios nos ha exhibido a nosotros los apóstoles como postreros, como a sentenciados a muerte; pues hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres. 10 Nosotros somos insensatos por amor de Cristo, mas vosotros prudentes en Cristo; nosotros débiles, mas vosotros fuertes; vosotros honorables, mas nosotros despreciados. 11 Hasta esta hora padecemos hambre, tenemos sed, estamos desnudos, somos abofeteados, y no tenemos morada fija. 12 Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos. 13 Nos difaman, y rogamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos. 14 No escribo esto para avergonzaros, sino para amonestaros como a hijos míos amados. 15 Porque aunque tengáis diez mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio. 16 Por tanto, os ruego que me imitéis. 17 Por esto mismo os he enviado a Timoteo, que es mi hijo amado y fiel en el Señor, el cual os recordará mi proceder en Cristo, de la manera que enseño en todas partes y en todas las iglesias. 18 Mas algunos están envanecidos, como si yo nunca hubiese de ir a vosotros. 19 Pero iré pronto a vosotros, si el Señor quiere, y conoceré, no las palabras, sino el poder de los que andan envanecidos. 20 Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder. 21 ¿Qué queréis? ¿Iré a vosotros con vara, o con amor y espíritu de mansedumbre?

 

COMENTARIOS

1 Corintios 4:5

“NO JUZGUÉIS NADA antes de TIEMPO”

Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios.

 

El “NADA” de este versículo no es ni genérico ni absoluto, pues el propio Jesucristo exhorta: “…juzgad con justo juicio”(Juan 7:24). El propio apóstol Pablo juzgó al miembro de la iglesia en Corinto que fornicó con su madrastra (1 Corintios 5:3). En el mismo contexto, pregunta a los demás miembros: “¿No juzgáis vosotros a los que están dentro?”, ciertamente implicando que deberían de haberlo hecho (1 Corintios 5:12), y sobreentendiéndose que con “justo juicio”. Enseña que incumbe a los cristianos maduros juzgar “las cosas de esta vida” y “juzgar entre sus hermanos”, advirtiendo contra poner a juzgar “a los que son de menor estima en la iglesia”(1 Corintios 6:1-8).

La cláusula “…no juzguéis nada” es preciso entenderla en el contexto particular que comienza en el versículo 3. Algunos feligreses de la iglesia en Corinto estaban juzgando a Pablo, quien responde: Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros…” Añade: “…o por tribunal humano”. Aclara: “…ni aun yo me juzgo a mí mismo”, explicando: “Porque aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor(versículo 4).

En este contexto, el sentido de “…no juzguéis nada” sería, parafraseando: ¡Cuidado de juzgarme! Yo, Pablo, apóstol. De juzgar mi alma. De juzgar mi ministerio; mis motivaciones. De condenarme prematuramente. ¡De pronunciarme perdido! Tales juicios atañen al Señor, y serán manifiestos cuando “venga el Señor”.

Lo de “hasta que venga el Señor”, ¿acaso implique que los cristianos que, resucitados y transformados (1 Tesalonicenses 4:8-13), acompañen a Cristo en su Segunda Venida participen con él en sus juicios? Cualquiera sea la implicación, lo cierto es que los resucitados en “la primera resurrección”, al principio de los “mil años”, reciben la “facultad de juzgar”(Apocalipsis 20:4), y que “los santos han de juzgar al mundo”(1 Corintios 6:2). Así que, la expresión “hasta que venga el Señor” resulta cónsona con estos textos relevantes.

Pese a que “…las tinieblas” oculten, a menudo, en esta vida las malas doctrinas, acciones, intensiones y motivaciones de falsos apóstoles, profetas, pastores y maestros, el Señor “aclarará” y “manifestará” todo mediante las ejecutorias realizadas en conexión con su Segunda Venida.

“…y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios”. Es decir, cada administrador “fiel” “de los misterios de Dios”, o sea, del evangelio puro, Dios le reconocerá como tal, premiándole conforme a sus obras. “…se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel”, apunta Pablo en la disertación sobre “los servidores de Cristo” que se inicia en 1 Corintios 1:10-17, desarrollándose poderosamente en los capítulos 3 y 4.

Certeramente, el contexto de “no juzguéis nada antes de tiempo” gira en torno a los “servidores de Cristo” que administran el “evangelio de salvación”.

 


 

JUICIOS del Nuevo Testamento. Lista de estudios, con enlaces.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.